SINOPSIS POLITICA 1099

URGENCIA DE CAMBIOS EN EL GOBIERNO

Hay una anécdota que refiere que cuando un presidente de la república entrega el poder le deja de herencia al sucesor tres sobres, que sólo él puede abrir, después de tomar el mando constitucionalmente, y con la recomendación que únicamente lo hará en caso de tener un problema muy grave.

Normalmente el primer inconveniente que enfrentan los mandatarios es la escasez de dinero, a causa de las deudas o latrocinios; por lo que, el primer sobre recomienda: “Échale la culpa a tu antecesor”, lo que normalmente se hace.

Cuando se presenta el siguiente problema difícil para el gobernante, el segundo sobre es abierto y exhorta: “Procura hacer algunos cambios en tu gabinete. Conviene el reajuste”. Con el paso del tiempo, la adversidad obligará recordar que existe un tercer sobre, el cual indica: “Haz otros tres sobres y déjaselos a tu sucesor”.

Así de efímero resulta el ejercicio del poder público, por ello la importancia de hacerlo trascender positivamente, entregándose de lleno a la satisfacción de las necesidades colectivas y no a la indebida acumulación de bienes materiales. Quienes hace poco llegaron a la función pública deben ponerse en los zapatos de los que se fueron, pues el mismo camino recorrerán y en condiciones similares pronto estarán: en la incertidumbre legal, acompañada de un lastimoso repudio, en medio de la melancólica indiferencia y agobiados por la nostalgia del poder.

Una tercera consecuencia de lo que hoy hagan o siembren, sería brincar a otros espacios o perpetuarse con la reelección; aunque, para concretar este objetivo tendrán que realizar un trabajo impecable, pulcro, sin mancha.

Pero, a nueve meses de ejercicio gubernamental, la administración municipal de Zitácuaro a enfrentado un sinnúmero de problemas, algunos sumamente graves, como el asesinato de ciudadanos a manos de la policía, lo que solamente ha derivado en la dimisión del titular de la DSP y dos detenidos; sin que la ineptitud, negligencia y omisión en los mandos los haya hecho acreedores a sanciones punitivas, pues la impericia es sinónimo de corrupción, al cobrarse un salario que no se devenga con eficacia . Todos esos conflictos el gobierno zitacuarense los ha enfrentado con el mismo personal, cuyo esfuerzo ha sido insuficiente y deficiente.

Si a lo anterior se suma la falta de operatividad y ausencia de los resultados que la población espera, de acuerdo a las expectativas generadas, el efecto sería la urgente necesidad de realizar cambios en el gabinete, pues en todo y para todo tiene que andar dando la cara el alcalde y se hace notoria su ausencia cuando sale del municipio, ante la falta de personal que supla sus partidas.

Ha trascendido que de un momento a otro se suscite cambio de titular en la Secretaría del Ayuntamiento, que es una posición clave, donde resulta indispensable la eficacia, habilidad operativa y capacidad de respuesta. Por lo que es imprescindible integrar un equipo que se adelante a los acontecimientos, detectar los problemas y solucionarlos antes de que se conviertan en malestar colectivo y estallen en conflictos sociales.

El Secretario del Ayuntamiento debe coordinar un equipo interdisciplinario que, además de funcionar de filtro a la carga laboral cotidiana que atiende el ejecutivo, actuar de escudo y vocero; realizar trabajo de campo, que le permita tener un diagnóstico preciso de la problemática municipal, así como alternativas de solución para inhibir la posibilidad de manifestaciones de inconformidad y poseer las respuestas precisas a los conflictos.

Por ejemplo, un buen operador político jamás debió permitir las manifestaciones causadas por la indignación ante la muerte de un segundo ciudadano en Barandillas; ya que, en coordinación con la Comisión de Seguridad Pública en el Cabildo y la Visitaduría de la CEDH, se debió investigar las causas que propiciaron el primer incidente, de ser posible hasta el estado mental de los policías, para conocer las razones por las cuales actúan tan violentamente contra la población. Indagar las condiciones de salubridad en las instalaciones, corroborar la presencia permanente del Médico, que certifica el estado de salud de los requeridos y cuida la integridad de los mismos, pugnar por la institución de un juzgado cívico, entre otras “descuidos” que contribuyeron a tan lamentables sucesos.

LINCHAMIENTO MEDIATICO CONTRA EL MAGISTERIO

Sólo un movimiento, como el magisterial, podría lograr que se cimbren las estructuras del poder e impulsar las transformaciones sociales que el país necesita. Particularmente esa lucha podría ser impulsada por los integrantes de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE), por aglutinar dicho gremio a profesionales de la educación, muchos de ellos egresados de Escuelas Normales Rurales y otras instituciones donde adquirieron sólida formación humanista.

La mayoría de los profesores de la CNTE han sido instruidos o formados en la lucha social, entendiendo esta como la eliminación de toda imposición, especialmente política, de dominación de un hombre sobre otro hombre; cuyas acciones se dirigen no sólo a cambiar a la sociedad, sino que esta sea solidaria con los individuos, eliminando toda causa de opresión o tiranía.

Los miembros del también denominado Movimiento Democrático Magisterial o “Maestros Democráticos”, entienden y pregonan que la lucha social, trasladada a la Revolución, tendría como objetivo la libertad de la humanidad, honrada esta en todos sus sentidos; así como el propósito de liberar a la sociedad mexicana, especialmente a los oprimidos, marginados, excluidos y explotados, para ennoblecerlos. Con esa intención se aglutinaron en un amplio movimiento de masas, organizado y unido en torno a un proyecto emancipador y transformador, aunque se perciba utópico, convirtiéndose en determinado momento en la organización sindical más poderosa de América Latina y la más temida por el régimen gobernante, pues no ha existido otra aún con su capacidad de instrucción, organización, convocatoria y movilización.

Pero como todo movimiento que surge puro, afectando los poderosos intereses de la clase dominante y poniendo en peligro la permanencia de este degradado sistema político, también pudiese haber sido infiltrado y contaminado. De otra forma no se explica como una organización sindical, con formación doctrinaria humanista, democrática, socialista y solidaria, puede ser capaz de no respetar la diversidad política, la independencia laboral, la libertad de expresión, la manifestación libre y universal de ideas, pero sobre todo honrar la integridad física y moral de quienes no coinciden con ellos, a los que se debe convencer con la fuerza de la razón, no con la razón de la fuerza.

Es verdad que el gobierno federal y los medios masivos de comunicación al servicio del Estado están aprovechando las vejaciones de que fueron objeto el grupo de profesores chiapanecos por parte de integrantes o miembros de grupos filiales a la CNTE. Docentes que supuestamente fueron amenazados, humillados y rapados por los profes democráticos o aliados de estos, por que los agredidos se negaron a participar en las manifestaciones y decidieron cumplir sus obligaciones de atender a los alumnos, ya que se trata de directores de escuelas.

Esas escenas se están empleando para desprestigiar al movimiento magisterial, ejerciendo una especie de linchamiento mediático, de sobra justificado, pues no es la primera ocasión en que los docentes se exceden.

En Michoacán han sido constantes las agresiones de profesores a sus compañeros, con los que no coinciden gremialmente, los han golpeado, rapado y llenado de plumas. Hasta entre ellos mismos se atacan, cuando se andan disputando las direcciones sindicales. Pero quien padece más las estrategias y acciones mal estructuradas y peor dirigidas del movimiento magisterial, son los alumnos y la sociedad en general, que se convierten en rehenes de la ausencia de los docentes en las aulas, las marchas y bloqueos. Por ello la insistencia en revisar sus tácticas de lucha, pues tal vez las causas sean justas, pero las tareas de protesta constantemente resultan incomodas y ofensivas.

Sin contar que el magisterio cada vez se distancia más de la sociedad, ha sido indiferente a las demandas más sentidas de la ciudadanía, en cambio sus luchas se han enfocado a la defensa de sus particulares intereses laborales y de empoderamiento político. Ojalá rectifiquen, por el bien de su propia sobrevivencia como organización social

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *