SINOPSIS POLITICA 11/01/2020

                                          HERRERA y SU INMINENTE SALIDA DE LA SEGOB

 El “rumor” de la renuncia de Carlos Herrera Tello a la Secretaría de Gobierno, para regresar a la presidencia municipal de Zitácuaro, no es nuevo, ni novedoso. Aunque se intensificó al finalizar el año pasado y a principios del presente, un medio de comunicación publicó como un hecho la abdicación de Herrera a la SEGOB.  La “noticia”, de que el depuesto munícipe de Zitácuaro abandonaría el segundo espacio de mayor poderío en el organigrama del gobierno de Michoacán, salió de la misma Secretaría de Gobierno, especulándose que fue su propio titular el encargado de propagarla.

 Al respecto, existen cuatro hipótesis que sustentan los motivos o pretensiones de Carlos Herrera por regresar a la presidencia de Zitácuaro:

A). – Una de las teorías estaría fundada en un posible rompimiento de Herrera Tello con el gobernador, en el ámbito político (no en el terreno de los negocios). El distanciamiento con el “dueño del balón” sería por la falta de resultados positivos al frente de la Secretaría obligada a guardar el orden social, reestablecer el Estado de Derecho, la gobernabilidad y estabilidad del Estado, pero nada de esto se ha logrado.

B). – Otra suposición estriba en que, una vez que se intentó cautivar a Marco Antonio Solís Sosa, alias “El Buki”, a través de la difusión de una encuesta tendenciosa que lo situaba como seguro ganador de la gubernatura de Michoacán, Herrera se dio por enterado que sus posibilidades de representar al PRD como candidato al gobierno del estado eran nulas e intentó chantajear al gobernador amagándolo con dejar la Secretaría de Gobierno y regresar a Zitácuaro.

 Afirman los enterados que Aureoles le respondió que estaba bien, pero que renunciara en mayo. Herrera molestó, porque su argucia no causó el efecto esperado, insistió que lo haría de inmediato. Desconociéndose la razón por la cual no se ha concretado la abdicación.

 C). – Un tercer supuesto establece que el gobierno de Michoacán y su partido finalmente han aceptado que no tienen condiciones para participar con éxito en la contienda electoral, ni siquiera para dar la batalla por la gubernatura, cuya derrota consideran anticipada; por lo que, concentrarán su exiguo capital en proteger la salida, cuidarse las “espaldas”, luego del desastre en que han convertido al estado y la manera insaciable con la que lo han saqueado, dando prioridad a ganar el Congreso del Estado. Es decir, se enfocarán de lleno en conquistar diputaciones locales, teniendo en Herrera Tello a uno de sus principales activos, en el supuesto bastión electoral del grupo en el poder: Zitácuaro.

 D). – La cuarta hipótesis establece una eventual separación de Silvanos Aureoles de la gubernatura de Michoacán para convertirse en dirigente nacional de lo que queda del PRD y Herrera Tello quedaría como sustituto.

                                           NECESARIA y URGENTE LA SALIDA DE HERRERA

 La dimisión de Carlos Herrera Tello a la Secretaría de Gobierno no sólo resulta necesaria, si no urgente y la reestructuración del gabinete del gobierno del estado debe ser profunda, en personas y actitud, tal vez así logren recuperar algo de credibilidad ciudadana, frente a los comicios del 2021.

 El fracaso del gobierno de Michoacán, por la incompetencia de su gabinete, es rotundo. Sobre todo, de la Secretaría de Gobierno, que ha sido degradada a niveles intolerables, convertida en un circo dirigido por payasos, con actuación menesterosa, frívola y ridícula. Mientras el Estado se cae a pedazos, hundido en la inseguridad y violencia, producto de la impericia, ineficacia y corrupción del gobierno.

 Por lo pronto, el gobernador, en su habitual encuentro con la prensa (el día lunes), aclaró que no tiene proyectado ajustes en su gabinete; pero, ahí mismo manifestó que: “Por ahora no, pero nunca se sabe” …

 Lo cierto, es que el distanciamiento entre el uno y el dos en el gobierno michoacano parece evidente. Al menos que se trate de una estrategia más de simulación, de esas que acostumbran los políticos para confundir a la sociedad y que tienen como propósito hacer creer rompimiento de relaciones, separación o “divorcio” político, para qué uno de los peleados sea aceptado entre los adversarios, grupos antagónicos o personas decepcionadas con el poder central. Pero en este caso parece real la indisposición, pues al Secretario de Gobierno se le ha escuchado despotricar contra el gobernador y el hermano Senador de este. Anunciando, ante su equipo cercano de seguidores y operadores de la región, a mediados de diciembre, que dejaría la Secretaría para retornar a la alcaldía de Zitácuaro.

 Otra verdad innegable, es que hace tiempo Carlos Herrera no aparece en las conferencias de prensa al lado del gobernador (luciendo sus más entrenadas sonrisas, por estar frente a los reflectores y al lado del supuesto manda más), tampoco lo acompaña en sus constantes visitas a la región, ni estuvo en la instalación de la mesa de seguridad; es decir, ha dejado de ser la dama de compañía del mandatario. Pero tampoco se percibe que esté trabajando, realizando operación política para defender la gobernabilidad y estabilidad del estado y rescatar la deteriorada imagen del gobierno perredista, tan vapuleado por los sondeos de opinión, cuyos funcionarios incompetentes siguen colocando, a la de Michoacán, como una de las peores y más corruptas administraciones del país

                                               CARLOS HERRERA, PEOR QUE CAMPOS PONCE

 Diversas son las voces que han comparado a Carlos Herrera Tello con su ex socio y aliado: Juan Carlos Campos Ponce, “símbolo” del político más corrupto de la región. Cotejo que al inicio resultaba difícil aceptar, en la actualidad las constancias ratifican no sólo la similitud, sino la superioridad de Herrera en cuanto a perversidad y voracidad.

 Pues, no obstante ser Herrera el funcionario predilecto, al que se le han otorgado más y mejores espacio de poder en el gobierno: Le entregaron la alcaldía de Zitácuaro (que le arrebataron a Morena), la Secretaría de Obras Públicas (para seguir haciendo negocios) y la Secretaría de Gobierno (para asumir el control político y proyectarse), hoy ansía convertirse en candidato a la máxima magistratura de la entidad, a pesar de tratarse de un arribista y oportunista que, con artilugios, a desplazado a otros integrantes del grupo en el poder, y convertir a Michoacán, de un estado dominado por la corrupción y la criminalidad, en un territorio oprimido por el pánico.

 Es precisamente esa complicidad negligente la que ha convertido a Michoacán en una zona de terror, donde se recrudecen la violencia e inseguridad y se multiplican las ejecuciones masivas de seres humanos, como los cinco cuerpos localizados apilados en Ciudad Hidalgo (el jueves), los tres asesinados en Uruapan el mismo día y un cadáver encontrado en “El Puente de Fierro” de Zitácuaro, cuya gravedad estriba en el temor fundado que haya sido victimado por la propia policía. Teoría que se fortifica ante el hermetismo que las autoridades guardan al respecto. Resultando improbable la expansión, fortalecimiento y propagación de los grupos delictivos sin la colaboración de la autoridad.

 Pero nada pasará, los gobernantes y sus funcionarios pueden delinquir y saquear a placer, pues en Michoacán no existe oposición real, ni fuerzas que generen equilibrio ante los abusos y excesos, menos hay quien combata la putrefacción e impunidad; pues, hasta morena, “el partido de la esperanza”, en anti corruptible, el que empuja la “cuarta transformación”, resultó ser más de lo mismo: gavillas dedicadas a la disputa del poder por el poder mismo, sujetos sin escrúpulos, amantes de la idea de que el fin, para enriquecerse materialmente, “justifica los medios” que empleen, incluido someter la dignidad y cualquier otro indicio de principio ético, que normalmente les resulta estorboso.

  Ejemplo: los diputados locales del partido de AMLO que aprobaron la deuda de más de 4 mil millones de pesos para Michoacán, los múltiples casos de corrupción denunciados y demostrados, así como las decenas de quejas y querellas contra funcionarios y ex mandatarios que permanecen ignoradas. Esto sucede mientras el presidente se desgarra las vestiduras en una supuesta lucha contra la corrupción y guerra contra los delincuentes “de cuello blanco”, sin que sus correligionarios en otras latitudes hagan eco a sus exigencias. En tanto “el pueblo bueno y sabio” continúa empinado, sometido y ultrajado, “pues no hay pueblo que quiera salvar al pueblo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *