SINÓPSIS POLÍTICA 11/09/20

EL MORTAL CORONAVIRUS ESTÁ LASTIMANDO FUERTE

 Muchos no creíamos en la pandemia, menos en los estragos que podría ocasionar. Algunos, incluso agredían cuando se abordaba el tema. Otros, los morbosos, exigían nombres y ubicación de infectados para creer. Hasta nuestro máximo líder nacional, el presidente de la república, minimizaba las consecuencias del mortal virus e invitaba a la población a hacer su vida normal: “No dejen de salir, sigan llevando a la familia a comer, a los restaurantes, a las fondas, porque eso es fortalecer la economía familiar, la economía popular”. 

 López Obrador emitió dicho exhorto cuando apenas había 300 personas contagiadas en el país, hoy el número de muertos está a punto de alcanzar los 70 mil. Cuando el vocero presidencial en materia de salud había asegurado que, cuando mucho, se llegaría a los 30 mil decesos y, desde hace meses (para el ellos), la curva de contagios se viene “aplanando”. De tal manera que la mortalidad del Covid-19 ha llegado a los círculos más cercanos de todos, afectando a conocidos, amigos y familiares.

 En nuestro querido Zitácuaro, en el transcurso de la semana que termina, tres estimados conocidos zitacuarenses perdieron la batalla por la vida, la mayoría de ellos a causa del Covid. Primero falleció Ulises, conocido trabajador de Las Grúas de Zitácuaro. Días después, el martes, perdimos a dos estimados habitantes de este municipio: el maestro de danza Hilario Carranza García y a Guillermo Martínez Vásquez, el conocido “Memo de Las Grúas”. 

 Oficialmente la cifra de muertes en Zitácuaro es de 42. Lo que significa que el número real de decesos debe ser el doble o más, particularmente sí se considera que un importante porcentaje de enfermos prefieren superar el padecimiento resguardados en sus hogares, en lugar de acudir a los hospitales públicos o privados, dónde podrían contagiarse si la enfermedad no es causada por el Coronavirus, no tener la atención adecuada por la saturación o temor a erogar gastos excesivos. Por lo que prefieren atenderse en sus domicilios, con remedios caseros o automedicarse. Algunos logran así superar el contagio, otros no tienen esa fortuna, pero quedan excluidos de las cifras oficiales, tanto de enfermos, como de fallecidos y recuperados.

 Debemos entender también que, presionadas por la crisis económica que la pandemia está ocasionando, las autoridades no exigirán ni obligarán resguardarse en casa, ni la suspensión absoluta de actividades; por lo que, la observancia de medidas preventivas que eviten el contagio, es responsabilidad de cada quién. Por ello la insistencia de quedarse en casa y de no ser posible permanecer aislado, respetar los protocolos de higiene y las sugerencias de salud, como la sana distancia, cubre bocas, lavarse las manos constantemente y utilizar alcohol o gel anti bacterial. Con ello podríamos evitar la pérdida de más conocidos, amigos, familiares y seres amados. 

 La enfermedad es real, no la minimicemos. Aun cuando la muerte sea por otros padecimientos, la causa que la acelera es el Coronavirus. 

INDISPENSABLE LA ALIANZA TRIPARTIDISTA PARA COMPETIR CONTRA MORENA

 Sin duda alguna, el partido del presidente de la república encabeza las preferencias ciudadanas al gobierno de Michoacán y en la mayoría de los municipios del estado, incluyendo Zitácuaro. Es el resentimiento social contra los partidos políticos que han gobernado el alimento y principal fortaleza de los simpatizantes y seguidores de AMLO (morena). Y, en Michoacán, por el momento, son mayoría absoluta los que albergan ese sentimiento de animadversión, que es directamente proporcional a la adhesión, solidaridad o simpatía con quién despertó la esperanza de transformación y logró albergar en el imaginario colectivo el anhelo y posibilidad de cambio positivo a favor de la sociedad. 

 Y sí ese cambio no sucediera, muchos se darían por satisfechos con el castigo a los corruptos, responsables directos de la desgracia que azota a millones de mexicanos, que son esa inmensa mayoría en condiciones de pobreza extrema y familias destrozadas por la inseguridad y violencia, causadas por la corrupción, ineptitud e insensibilidad de los gobernantes anteriores y muchos actuales.  

 Sin embargo, los partidos opositores al régimen obradorista cuentan en sus filas con un voto duro, de militantes y simpatizantes leales, convencidos de sus documentos básicos o tal vez no vislumbran otra opción ni oportunidad fuera de sus institutos políticos. 

 La mayoría de sondeos de opinión o encuestas, de las empresas dedicadas al marketing político de mayor renombre nacional, en Michoacán le reconocen a morena más del 32 % de las preferencias electorales. 

 Mientras que el voto duro del PRI representa sólo el 12 %, más el 11 % del PAN y el 7 % del PRD. Lo que, sumadas las preferencias ciudadanas de las tres principales fuerzas (supuestamente opositoras), juntas lograrían el 30 por ciento de la votación, si la jornada electoral se realizara el día de hoy. Lo que significa que sólo unidos, en coalición o alianza, podrían ser competitivos ante el partido del presidente de la república. 

LOS ASPIRANTES MÁS FUERTES

 Los aspirantes más fuertes, con más popularidad o presencia, en morena, son dos: Cristóbal Arias Solís y Raúl Morón Orozco. Con amplia ventaja el primero. Tanta, que se especula que podría convertirse en candidato independiente con amplias posibilidades de éxito, pues la estructura social que construyó las dos veces que fue candidato a gobernador se ha reactivado. Además, que ser parte del poder legislativo es menos desgastante, que estar al frente del ejecutivo. 

 Lo cierto, es que una eventual candidatura de Cristóbal Arias fuera de morena, debilitaría a dicho partido en Michoacán y abriría la posibilidad de que cualquier organización política se alzara con la victoria electoral, incluido el PRD, si llegase a postular a un candidato serio, de resultados en la función pública, más que de discurso e imagen hipócrita. 

 En el PRI, Víctor Silva Tejeda, es el puntero. Pero, a últimas fechas se ha incorporado a la contienda interna el ex presidente de Tacámbaro, ex diputado local y de los más prósperos productores de aguacate en el país, Valentín Rodríguez Aguirre. Mientras que Adriana Hernández Iñiguez se fortalece, ya que, en caso de una alianza del PRI con el PRD, ella podría ser la nominada. Aunque el tricolor se resiste a la coalición, presumiéndose que esa es la “línea” nacional (de no alianzas), por la timidez con el presidente de México, ante las embestidas contra la corrupción y se teme que el dirigente nacional de dicho partido sea de los próximos objetivos, por su paso en la gubernatura de Campeche, o bien, este obedeciendo a pactos establecidos previamente, lo que se corrobora con la sumisión del PRI en el legislativo federal. 

 En el PRD, los cinco años ininterrumpidos de campaña, con una costosa carga al erario público, no le han servido de mucho al hermano del gobernador, el Senador Antonio García Conejo, quién no compensa la insultante erogación, pues su crecimiento ha sido mínimo; no obstante, es él que todavía encabeza las preferencias en este partido político, acortándose la distancia que lo separa de Carlos Herrera Tello y Adrián López Solís.

 En el PAN, los pretendientes son: Alfonso Martínez Alcázar, Marko Cortés Mendoza y Armando Tejeda Cid.

 Tampoco se descarta una posible nominación de Juan Antonio Ixtlahuac, a quién la mayoría de la “chiquillada” le coquetea, ofertándole la candidatura a la gubernatura a cambio de alguna posición plurinominal en el congreso de local o federal, pero Ixtlahuac busca ser él quien encabece a la alianza tripartidista.

 De estos grupos de aspirantes podría surgir el que represente a la coalición, pero si ésta no se concreta o se da nada más entre dos fuerzas políticas, la derrota estará garantizada, en el estado y sus municipios. De esa posible coalición dependerán así mismo el resto de candidaturas, a los ayuntamientos y diputaciones locales y federales, así como la negociación para la integración de los gabinetes respectivos.  

 Dependiendo de las alianzas estatales y la designación del candidato a gobernador, se negociarán las planillas para ayuntamientos y fórmulas para diputados, tomando en cuenta la equidad de género; pero, sobre todo, la fortaleza de liderazgo y prestigio ciudadano, para tener candidatos competitivos, que aporten capital al abanderado a la gubernatura, en lugar de cargarse en él.

EN ZITÁCUARO ESCASEZ DE PERFILES 

 Desafortunadamente para los partidos políticos (todos), entre sus filas persiste la ausencia de personas con cualidades que los conviertan en candidatos aceptados por el electorado y tendrán que explorar entre la sociedad civil, tratar de convencer a ciudadanos de éxito empresarial, comercial y profesional, con excelente reputación de probidad, para que los representen. Tomando en consideración que las presidencias municipales podrían dejar de ser negocio. Incluso, enfrentar el riesgo de no recuperar ni lo invertido en campaña, ya que los programas y recursos serán administrados y aplicados por la federación, que además implementaría medidas estrictas de vigilancia y fiscalización. 

 De entrada, la mayoría de funcionarios perredistas quedarían excluidos o descartados, si se toma en cuenta que la capacidad política se mide de acuerdo a los resultados obtenidos a favor de la población, a la que se sirve, y el trabajo de los “servidores” actuales de la función pública municipal ha sido a favor de su patrimonio personal y en perjuicio de los ciudadanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *