SINOPSIS POLITICA 1103

                                                        UN AÑO SIN RESULTADOS NOTABLES

A poco más de un año de la elección del ayuntamiento local (7 de junio) y a diez meses de ejercicio de gobierno, los zitacuarences todavía no han podido disfrutar los macro beneficios esperados, producto del afecto que el gobernador Aureoles dice sentir por esta tierra que amablemente lo acogió y en él ha confiado, ni de la habilidad de estadista, ni capacidad de gestión que pudiesen poseer el munícipe y su grupo de colaboradores. Al contrario, aunque se labora a marchas forzadas, el trabajo es cuesta arriba, en ocasiones remando contracorriente.

A decir del propio presidente municipal, Carlos Herrera Tello, ni él mismo se imaginó el desastre financiero que encontraría, consecuencia del desaseo y latrocinios.

Aunque nada justifica la demora de resultados, es entendible. Pues el gobierno actual se ha ocupado más en tratar de superar el rezago y problemática heredada, que en iniciar y concretar proyectos de desarrollo colectivo.

Programas y proyectos para impulsar al municipio a planos superiores de crecimiento y bienestar social, se han elaborado muchos, sólo que se necesita dinero para ejecutarlos y de eso, precisamente es de lo que se carece; por una sencilla razón: se lo llevaron.

Lo delincuentes que salieron y los que desde el Congreso los protegieron, no nada más saquearon los activos, también endeudaron al municipio, afectando su capacidad crediticia. Tampoco se invirtió en infraestructura y las pocas obras que se edificaron se hicieron mal y con pésimos materiales para abaratar costos y embolsarse el excedente.

Claro ejemplo de lo anteriormente señalado pasó en SAPA, donde la presente administración designó al frente de ese organismo a uno de los profesionales con mayor experiencia en dicha área, no sólo en Zitácuaro, si no en el estado. El propio hermano de entonces presidente de la república, Juan Luis Calderón Hinojosa, como director del OOAPAS, en Morelia, le confió a Alejandro Zúñiga Camacho la operación de dicho organismo. Pero Zúñiga, ya había sido Director de SAPAS en otras dos administraciones, de diferentes partidos, en Zitácuaro. Incluso, fue también director del mismo sistema en la ciudad de Toluca, capital de Estado de México.

Aún con esa trayectoria, Alejandro Zúñiga fue duramente cuestionado por algunos sectores de la sociedad zitacuarense, cuando tratando de enmendar desvíos, excesos y saqueos del gobierno de Campos Ponce, dejó sin agua a ciertas zonas de la cabecera municipal, al suspender el suministro del vital liquido para perforar nuevos pozos; ya que el gobierno saqueador del pasado reciente, priista por cierto y protegido por su partido, no realizó jamás mantenimiento de las vías de conducción, ni excavó o buscó nuevos suministros de agua. En cambio sumergió aún más en el colapso financiero a la que anteriormente fuera una próspera institución paramunicipal, con capacidad económica suficiente hasta para prestarle al ayuntamiento.

Muchos zitacuarenses criticaron a Zúñiga, tal vez por conveniencia partidista trataron de ignorar que los verdaderos culpables de la mayoría de los males que hoy se padecen, sin preocupación derrochan los recursos que debieron utilizarse para satisfacer necesidades de obras y servicios de los gobernados, evitando heredar quebrantos, estafas y conflictos.

Cargaron con todo de manera brutal, procedieron como bestias, por el cinismo con el que se condujeron y la voracidad empleada, difícilmente igualada, aunque algunos por así convenir a sus intereses perturbados pretendan comparación. Pero ya de investigar, juzgar y condenar o absolver, que es lo más seguro, se encargarán las autoridades respectivas (no competentes, porque esas no existen… y si las hay, sólo ellos saben donde están, por que la raza no las encuentra…).

Independientemente de los excesos del gobierno priista de Campos Ponce y de la tolerancia a la corrupción que abunda en su partido político, la administración que preside Carlos Herrera Tello no debe escudarse en ello como pretexto para tirarse a la hamaca; al contrario, tienen que redoblar esfuerzos para reparar los daños, realizar el doble de gestión para salir del quebranto, impedir meter la mano, transparentar cada peso y acción, investigar para documentar los ilícitos de los anteriores y obligarlos a devolver lo robado. Todo esto no es sencillo, pero es lo que ellos querían y para lo cual se les paga…y aunque fuera gratis… es su obligación.

Contrario a lo que habituaba Juan Carlos Campos, quien a los pocos días de asumir la alcaldía se fue a Las Vegas a desestresarse, costumbre que practicó una o dos veces al mes durante el tiempo que gobernó, se percibe que Herrera Tello se está aplicando en el cumplimiento de sus deberes públicos. Pero su actividad no es compartida por algunos de sus colaboradores, que sólo trabajan por cumplir, sin la pasión y entrega que las circunstancias exigen.

No ha podido encontrar un eficaz Secretario del Ayuntamiento, obviamente los resultados que dicha dependencia exigen no podrá proporcionarlos una sola persona, por hábil que sea. Se requiere de un competitivo equipo de operadores, que logren expandirse a todas las áreas del gobierno municipal, que tengan detectados a todos los grupos de choque, los factores de riesgo, personas con liderazgo, control informativo de organizaciones, monitorear a todas las colonias, tenencias y comunidades, para identificar las inconformidades ciudadanas antes de que se conviertan en conflictos sociales, entre muchas tareas que corresponde realizar al responsable de la política interna del municipio.

También los integrantes del Cabildo deben contribuir con la parte que les atañe, algunos regidores y regidoras lo están haciendo, pero falta más trabajo de campo y de inteligencia; por mencionar un dato, la Comisión de Seguridad Pública debería poseer un archivo con las fichas técnicas de los mandos policiacos y los elementos, al menos de la policía municipal, saber quiénes son, de donde son, sus antecedentes y trayectoria, resultados de sus exámenes, informes de sus conductas, todo lo que contribuya a conocer más a quienes son los responsables de nuestra seguridad.  Así como supervisar periódicamente las instalaciones y el funcionamiento en las mismas.

Vigilar de cerca a los directivos de la corporación, investigarlos, pero son tan omisos que del nuevo director no se tiene ni su currículo. Por eso algunos mandos se portan como payasos, distraen a elementos, que son recursos públicos, para que los anden cuidando. Se creen magnates, se sienten soñados con guaruras, cuando primero está la protección de quienes pagan su manutención. No entienden que antes esta la seguridad de los gobernados que la propia. Pero estos, además de exhibicionistas, cobardes y miedosos, son inconscientes de la gran responsabilidad que tienen en sus manos, al ser los guardianes de nuestra integridad. Si tanto pánico tienen de exponer el pellejo, que se enclaustren en un convento, que se conviertan en monjas o se dediquen a otra cosa, nada los obliga a ser policías, pero si a respetar los bienes ajenos, sobre todos los públicos.

                INTOLERANTES A LA INCONFORMIDAD, PERO COMPLASCIENTES CON LA INMORALIDAD

En el marco de un nuevo “gasolinazo” (incremento al precio de la gasolina), el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, al exhortar al magisterio de ese estado para que abandonen los bloqueos que mantienen en protesta por la imposición de la llamada Reforma Educativa, en tono amenazante les manifestó: “Hemos sido tolerantes a excesos criticables”. Frase plagiada a Gustavo Díaz Ordaz, quien en 1968, momentos antes de ordenar masacrar estudiantes, también había dicho: “Hemos sido tolerantes a excesos criticados, pero todo tiene un límite y no podemos permitir ya que se siga quebrantando irremisiblemente el orden jurídico…” y la opción más viable para su torcida mentalidad, fue el asesinato masivo de jóvenes estudiantes que repudiaban, como hoy lo hace el magisterio, los excesivos vicios del poder autoritario y corrompido.

Hoy el gobernador priista, cobijado con las siglas del Partido Verde Ecologista, intenta imitar al más rancio y putrefacto priismo; pero con mucho menos capacidad intelectual que el asesino de estudiantes, pues Velasco Coello no ha sido siquiera capaz de acuñar frases propias y tiene que plagiarlas. En cuanto a su prepotencia, también ha quedado en evidencia, ya que públicamente se atrevió a cachetear a un colaborador suyo.

Respecto a la tolerancia que arguye, esta es una obligación de todo mandatario a la diversidad de pensamiento, de opinión y a quienes discrepan de las leyes que no convencen o no convienen.

Intolerante se debe ser frente a la corrupción gubernamental, ante la degradación política, con funcionarios públicos y representantes populares criminales, saqueadores y timadores, jamás con quienes se inconforman por las prácticas erráticas de autoridades y de quienes creen gobernar.

En este momento queda claro que el gobierno federal no actuará aplicando la ley a los mandatarios de su partido que defraudaron la confianza popular en ellos depositada y saquearon las arcas públicas que les fueron confiadas; es más fácil perseguir, reprimir y encarcelar maestros para imponer caprichos y distraer la atención que el mundo ha puesto en problemas más delicados, como la corrupción y violencia, que hacer justicia, llevando ante los tribunales a los culpables del desastre financiero y la inseguridad pública.

A los priistas no se les encarcelará, tal vez sólo a uno o dos chivos expiatorios, para simular; ya que electoralmente no conviene que el tema de la degradación de los gobiernos priistas siga en boga. Además, pronto quedará en el olvido cualquier escándalo al respecto. Pero si se encarcela a todos los delincuentes, el escándalo será mayúsculo y perdurará hasta el 2018, fortaleciendo a sus opositores y desgastando a sus aliados, lo que significa que el PRD experimentaría desbandadas en sus filas que emigrarán a MORENA. Pero muchos de los trásfugas del PRD no lo harán por convicción, son oportunistas que van a la cargada, para no despegarse de la ubre presupuestal, volver a mamar de la misma o convertidos en típicos chapulines.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: