SINOPSIS POLÍTICA 1129

DEGENERADOS EN CENTROS DE FORMACIÓN BÁSICA

El escándalo de la semana se escenificó en la prestigiosa Secundaria Nicolás Romero (número uno), de Zitácuaro, donde uno de los prefectos es acusado de noviazgo con una alumna de la institución. Noticia que obligadamente nos remite a algunos años atrás, cuando una niña de la secundaria de San Felipe de Los Alzati, de esta misma municipalidad, que había sido seducida por uno de sus profesores, se suicidó por “amor”.

En esta ocasión, la oportuna intervención de la madre no permitió que la relación derivara en daños irreparables, sólo una parálisis facial en la pequeña víctima, que fue causada por el estrés al verse descubierta; como si ella fuese la responsable, cuando el culpable es el pervertido sujeto que se supone está preparado, ética y profesionalmente, para desempeñar su delicada labor. Además se le paga para cuidar la integridad física y emocional de las alumnas, no para abusar de su condición y perjudicarlas.

Si no hubiese sido también por la oportuna y eficaz intervención de la Visitaduría Regional de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, esta sería una más de las decenas de vejaciones a las garantías esenciales del ser humano que permanecen en la impunidad. Pues la CEDH es de las instituciones públicas que, excepcionalmente, todavía gozan de la confianza ciudadana y ésta (como muchos otros casos en los que han tenido injerencia), es una muestra más del porqué se confía en sus funcionarios.

Ahora sólo falta que los “líderes” sindicales mezquinos y políticos corruptos que mantienen relación de parentesco y afinidad con el depravado sujeto pretendan usar sus influencias para defenderlo o interceder por él.

LO QUE ESTABLECE LA LEY

La confusión de valores, la ignorancia y desconocimiento de la legislación, ha motivado que personas a través de las redes sociales se atrevan culpar a las víctimas del abuso, argumentando que las niñas son las que provocan dichas situaciones (que los degenerados las acosen, seduzcan y lastimen), a pesar de tratarse de tipos que superan a sus “novias” con más de 30 años de edad.

Al respecto, el Código Penal de Michoacán, en su artículo 156, tipifica como delito de “corrupción de personas menores de edad” a quien induzca, procure o facilite a persona menor de dieciocho años a realizar actos de exhibicionismo corporales o sexuales…”.

En tanto el artículo 167, del mismo código, establece como delito de abuso sexual de personas menores de dieciséis años, aquel que realiza quien, sin el propósito de llegar a la cópula ejecute un acto sexual en una persona menor de dieciséis años de edad, o la haga observar o ejecutar dicho acto.

Así mismo el numeral 170, define como delito de estupro, el cometido por quien tenga cópula con persona mayor de doce y menor de dieciséis años de edad, obteniendo su consentimiento por medio del engaño.

Independiente del daño moral causado y la reprobable ausencia de ética del “presunto” infractor, mínimo serían dos preceptos legales, de tipo penal, los que sancionarían la conducta del imputado. Pero él no es el único responsable, ya que no sólo por acción se transgrede la ley y se cometen ilícitos, también por omisión; y la dirección de la institución fue omisa, al grado que las victimas tuvieron que recurrir a la Comisión Estatal de Derechos Humanos en busca de auxilio y protección a sus garantías, que estaban siendo vulneradas.

Insisto, si la CEDH tuvo que inmiscuirse, es porque no existe confianza en los órganos procuradores de justicia; pero particularmente, porque la dirección de la escuela no tuvo capacidad (ni voluntad) para resolver.

No obstante, esos directivos hoy tienen el cinismo de intentar censurar la libertad de expresión y limitar el derecho a la información; ya que, en un escueto comunicado “exhortan” a los medios de comunicación y a la sociedad en general, “abstenerse de emitir comentarios que afecten los derechos humanos de las partes en conflicto”. Cuando los únicos derechos “afectados” son los de la alumna, por la ineptitud, falta de ética, perversidad y ausencia de profesionalismo del personal, así como la protección y complicidad (por omisión) de directivos.

POLÍTICOS SÁTRAPAS FILTRAN ESTRUCTURAS DEL NUEVO COMIENZO

Con fiestas, comidas, bebidas, atenciones, incluso facilitando espacios donde vivir, algunos viejos políticos, que están resultando más sagaces que los nuevos, han infiltrado ciertas estructuras del gobierno del nuevo comienzo, para que sus privilegios continúen intactos y seguir traficando con influencias en favor de algunos de sus seguidores.

Anteriormente se establecían pactos de impunidad entre los miembros del mismo partido, durante el tránsito de un gobierno a otro. El que se iba, sus deslices y excesos eran cubiertos por quien llegaba. Eran acuerdos no escritos que se cumplían; por ello, quien ostentaba el poder público le apostaba y aportaba para que llegarán los integrantes de su grupo político o de partido. Pero hoy, eso ya no es necesario. Aunque gobiernen partidos contrarios, ellos, los caciques, siguen siendo poderosos y permanecen intocables, por la deslealtad de ciertos funcionarios actuales a quienes les han brindado la oportunidad de acceder o permanecer en el servicio público.

Otros, a pesar de ser los más beneficiados con la corrupción y deviación de recursos y no obstante haber sido aliados en algún tiempo del partido que hoy gobierna en Michoacán, en la actualidad son los principales denostadores.

Me refiero, por ejemplo, a la CNTE, organismo magisterial que ha sangrado las finanzas públicas de manera monstruosa, recibiendo cientos de millones de pesos de gobiernos priistas y perredistas, a cambio de no realizar acciones de desorden social o “desobediencia civil”.

Nada más Leonel Godoy Rangel aceptó que durante su gobierno se proporcionaba a los líderes de la CNTE hasta 500 millones de pesos por minuta firmada, en tanto un ex legislador, integrante de la Comisión de Educación, reveló que la firma de minutas con la CNTE ha costado al erario público de Michoacán más de 20 mil millones de pesos.

A lo anterior se deben las acciones de presión del llamado “Magisterio Democrático” al gobierno actual, que les ha suprimido esos dispendiosos privilegios, que contribuyeron a dejar las finanzas estatales en la quiebra; pero sus líderes no se llenan y quieren más dinero de las arcas públicas, que sólo ellos saben el destino que se da a dicho recurso, sin contar que más del 50% del presupuesto de Michoacán se destina para cubrir los salarios de los profesores y que muchos de ellos (de las diversas corrientes gremiales), están comisionados a los distintos partidos políticos con más de dos plazas, sin devengar ninguna.

Otros desleales, con el gobierno y la ciudadanía, son los funcionarios de la Auditoria Superior de Michoacán, quienes desde el 2011 han laborado en dicha dependencia, teniendo la obligación de escudriñar la correcta aplicación de los dineros, durante el ejercicio de dos administraciones estatales, así como a tres periodos de gobiernos municipales (ya que en el 2018 se habrá de nombrar nuevo titular de la ASM), jamás encontraron irregularidades graves en ningún gobierno, a pesar de la evidente quiebra financiera que se padece por la rapiña.

Hoy, gracias a la Contraloría michoacana y a la difusión que durante la semana se hizo en medios nacionales de comunicación, nos hemos enterado que la Secretaria de Finanzas durante el mandato priista de Fausto Vallejo Figueroa, tiene 12 procedimientos administrativos en su contra, se le investiga por “presuntamente” quitarle recursos a programas sociales y de salud. Las acusaciones suman más de 2 mil 323 millones de pesos. Esto explica que los peores adversarios, Silvano Aureoles Conejo los tiene entre sus colaboradores.

CEREBROS DE TEFLÓN

No crea usted que los representantes populares y funcionarios públicos llegan a sus cargos en su estado natural (salvajes). No. Antes se les pule un poquito, aunque se supone que elegimos como nuestros mandatarios, legisladores y ediles, a lo óptimo y estos a su vez seleccionan a personas insuperables en capacidad, honestidad y talento, para que colaboren con ellos. No obstante ser lo mejor de los pueblos, se les capacita.

Pero algunos tienen la cabeza hueca, sólo la usan para pegarle con ella a los balones en los partidos de futbol o para hacerle contrapeso al cuerpo. Si se aplican una tomografía resultará que su masa encefálica se encuentra totalmente virgen, jamás ha sido usada. Otros tienen cerebro de teflón, nada se les pega, mucho menos lo bueno. Como los funcionarios municipales que hace unos días cometieron el disparate de intentar desalojar a los comerciantes del parque de La Estación de sus locales, nada más por que se les ocurrió, sin existir mandato judicial de por medio.

Se necesita ser bestia para estar en la función pública y carecer de conocimientos básicos en Derecho o al menos usar la lógica jurídica. Afortunadamente, para dichos servidores públicos, los locatarios son personas flexibles, topan con algún radical que los denunciara y algunos de ellos podrían irse olvidando de futuras postulaciones electorales, pues mínimo los delitos de ejercicio indebido del propio derecho y abuso de autoridad se hubiesen acreditado y con ellos el antecedente penal que les impediría candidatearse. Ojo, se vale ser ignorantes, pero no abusen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: