SINOPSIS POLITICA 1132

SILVANO, EL FENOMENO MICHOACANO

Surgió de la nada, en los 90`s, perdiendo electoralmente su primera incursión en política partidista, derrotado por uno de los líderes más emblemáticos del priismo regional, Cenobio Contreras Esquivel; quien, en buena lid, conservó para el Revolucionario Institucional la diputación local.

Pero, Silvano Aureoles Conejo convertiría la adversidad en fortaleza, aprovechando esa mala experiencia como enseñanza para crecer y regresar con mayor destreza, capacidad, sagacidad y organización, para conquistar (en el año 2000) la diputación federal, primer cargo de elección popular para el PRD en la región oriente de Michoacán, sede de uno de los poderes hegemónicos del priismo estatal y con estrechos vínculos con las cúpulas nacionales del régimen tricolor.

Frente al oriundo de Caracuaro sucumbieron los ex gobernadores Ausencio y Servando Chávez Hernández, así como todos sus seguidores, que respaldaban la candidatura de Alfonso Reskala Cárdenas a la legislatura federal. Dos años después, en el 2002, el apellido de más influjo también sería derrotado en las urnas por Aureoles, al despojarlos de la alcaldía y décadas de “señorío”. Un extraño al municipio fue el único capaz de lograr lo que nadie más había podido hasta entonces. Y sin violencia, al menos no de parte del hoy gobernador.

Sólo un año se mantuvo al frente de la alcaldía de Zitácuaro, tiempo durante el cual presidió la Coordinadora Municipalista, que aglutinaba a todos los munícipes perredista del Michoacán. Espacio que le permitió al mismo tiempo recorrer la entidad, realizando trabajos de gestoría y orientación a sus compañeros presidentes municipales, pero el gobernador Lázaro Cárdenas Batel le encomendó hacerse cargo de la Secretaria de Agricultura y Desarrollo Rural. Dejando inconclusa su responsabilidad al frente del Ayuntamiento de Zitácuaro, lo que le produjo fuertes críticas, particularmente de sus opositores, pero también de la ciudadanía que se sintió decepcionada ante el incumplimiento de la mayoría de sus promesas de campaña, incluso protocolizadas ante la fe de Notario Público. No obstante, en 2006 conquistó, en las urnas, un escaño en el Senado de la República.

Cargando con el desgaste de su partido (PRD), ocasionado por los escándalos en que se sumergió el gobierno de Leonel Godoy Rangel (y Fidel Calderón Torreblanca, entonces Secretario de Gobierno), con quienes las organizaciones delictivas no encontraron ninguna resistencia para establecer su imperio; en 2011 Silvano Aureoles pierde de manera estrepitosa la gubernatura de Michoacán, pues sus propios correligionario en el gobierno estatal lo dejaron solo, habían pactado con el PRI impunidad a sus fechorías.

SILVANO, SIN CAPACIDAD PARA GANAR LA JEFATURA DE TENENCIA DE PASO DE NÙÑEZ

El fracaso electoral, por el gobierno de Michoacán, representó un duro golpe para Aureoles Conejo. Sus adversarios hacían escarnio y difundían que con la pérdida de esa batalla el zitacuarense demostraba que estaba acabado políticamente y sin capacidad siquiera para ganar la jefatura de tenencia de Paso de Núñez (municipio de Caracuaro), de donde es originario.

Pero en efecto, sólo se trató de una batalla perdida. La guerra por trascender en la vida pública continuaba, y de ser candidato a gobernador, Silvano regresó a Zitácuaro, su reducto político; donde, con dificultades, ganó la diputación federal, que lo volvería a reincorporar a la vida política. Gracias a un error de estrategia del PRI, que omitió alianza con el PVEM en este distrito; por lo que, confundidos, los electores votaron parejo por la coalición PRI-PVEM y en el caso de este distrito se anularon los sufragios emitidos en tal sentido, permitiendo el triunfo de Aureoles.

Recuerdo que en ese momento, el recién electo legislador federal, sólo aspiraba a ser integrante de la Comisión de Programación y Presupuesto, pues –según sus palabras- es ahí donde se acuerda la distribución del presupuesto para las entidades federativas y él quería estar donde se decide, para destinar recursos a Michoacán y sus municipios. Nadie, ni él se imaginó que se convertiría en el Presidente de la Cámara de Diputados.

De ahí regresaría para conquistar la gubernatura, sin muchas complicaciones, pues había realizado un eficiente trabajo de gestión y promoción, a diferencia de sus adversarios. Ayudándole el desgaste del gobierno priista de la entidad, así como el hartazgo social por el fortalecimiento del crimen organizado, que había penetrado todas las estructuras del poder público y mantenía oprimida a la población.

La carrera política de Silvano Aureoles Conejo ha sido intensa y tan vertiginosa que no se ha permitido concluir la mayoría de los encargos que el electorado le ha conferido. En sólo 15 años se ha convertido en Diputado Federal, presidente municipal, Secretario de Estado, Senador, Diputado Federal por segunda ocasión, gobernador y ahora aspirante presidencial.

LOS PENDIENTES DE AUREOLES

A nadie puede criticársele su legítimo derecho de aspirar a espacios superiores de desarrollo, a menos que el señalamiento sea motivado por una animadversión insana, engendrada por sentimientos bajos, como la frustración, resentimiento y envidia.

Silvano es inquieto, trabaja con ímpetu, sin descanso, siempre pugnando por trascender. Obviamente en su acelerada carrera afecta intereses de personajes poderosos, a los que les ha despojado de privilegios, resultando natural que estos condenen todo proyecto y acción que Aureoles emprenda. Hasta han creado sus propios medios de comunicación para lapidarlo, lo cual también es correcto, pues contribuye a la generación de equilibrios ante posibles excesos y abusos de poder.

Sin embargo, en campaña por la gubernatura prometió que combatiría la corrupción e impunidad, que establecería la mejor policía de México y haría de Michoacán el estado más seguro de la república mexicana. Considero que estas dos propuestas, que ratificó en su toma de posesión, son las que más adeptos les aportaron. Pero no las ha cumplido.

Ciertamente se ha avanzado en el combate a la corrupción e impunidad, con las diez denuncias penales presentadas contra ex gobernadores, pero todavía no hay ningún ex mandatario, ni funcionarios en prisión. Mientras, seguimos padeciendo las consecuencias de sus desenfrenados saqueos.

En materia de seguridad, es donde más le han fallado sus colaboradores de la Procuraduría General de Justicia y la Secretaría de Seguridad Pública; pues, aunque es cierto que han disminuido las extorsiones, se han disparado los homicidios dolosos y ejecuciones, así como los feminicidios, a pesar de haberse decretado la alerta de género. También resulta claro que los grupos armados vuelven a arrebatar territorio a la autoridad.

En medio de estas complicaciones, Silvano Aureoles ha anunciado que buscará la Presidencia de México. Lo cual, si se lo propone lo puede lograr, lo ha demostrado en peores condiciones de infortunio. Pero antes debe cumplir lo que prometió a los michoacanos y para conseguirlo, sus colaboradores tienen que aplicarse en dar resultados, en lugar de caer en el juego mediático y provocador de sus adversarios, que buscan confrontarlos, dividirlos o distraerlos, inventando encuestas e intentando hacerles creer que están siendo tomados en cuenta para suceder a Aureoles en la gubernatura.

La candidatura del PRD a la presidencia de México se tiene programado se defina en diciembre o enero, luego entonces sus funcionarios tienen hasta entonces para dar resultados en los temas que les competen, a lo cual deben concentrarse y dejar de andar distrayéndose.

LAS FORTALEZAS DEL ZITACUARENSE

Nació en una pobre y marginada localidad del municipio de Caracuaro, en el corazón de la tierra caliente michoacana, pero él escogió ser zitacuarense. Ignoro el origen de su fortaleza y perseverancia inquebrantables, tal vez las adquirió en su infancia. Bajo ese clima inclemente, acosado por innumerables alimañas, hambre, enfermedades, trabajo rudo y agotador. En esas condiciones hostiles el carácter se forja, se templa, después todo resulta sencillo y hasta recreativo, para quien consigue sobrevivir a ese candente sol y tierra bronca.

Siendo dirigente estudiantil de la Universidad Autónoma de Chapingo, al notar su capacidad académica y liderazgo, Jorge de la Vega Domínguez invitó a Silvano Aureoles Conejo a colaborar con él en la Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos e integrarlo en su grupo político; pero Aureoles no aceptó, prefirió venirse a Michoacán, meterse a las fauces del lobo, construir su liderazgo desde abajo, apoyándose en las bases sociales para erradicar cacicazgos, que ya resultaban perniciosos.

Hoy, el temor de sus contrarios, es directamente proporcional a la intensa campaña de odio que realizan en cuanto medio de difusión les es posible, conocen sus potencialidades, saben que puede derrotar al más competitivo, por eso nadie lo quiere de contrincante. Lo culpan porque en 30 años Michoacán ha tenido 10 gobernadores, cuatro en los últimos cuatro años y si logra ser ungido candidato a la presidencia de México, serían cinco mandatarios estatales en cuatro años. Le imputan también los costos que tendría una eventual elección extraordinaria para sucederlo y hasta del desastre financiero dejado por sus antecesores…pero lo señalan e incriminan, quienes dejaron en ruinas el Estado y los partidarios de estos…

Con Luis Donaldo Colosio Murrieta se puso de moda la frase de “la cultura del esfuerzo”, que se le atribuyó, por ser su origen político ajeno a las castas privilegiadas del momento, no obstante su padre, Don Luis Colosio Fernández, había sido presidente municipal y socio de una empresa minera. Al respecto, Silvano Aureoles también es producto de esa cultura del esfuerzo, hijo de madre soltera y campesino desde su niñez, teniendo que trabajar a edad temprana para costear sus estudios. Esto es lo que realmente vale la pena rescatar. El talento y fortaleza para romper paradigmas, de ser prácticamente un niño en condición de calle, convertirse en proyecto a la primera Magistratura del País.

Pero hay una cualidad más: su habilidad para colarse. El PRI y el gobierno federal tal vez estén maquinando usar a Aureoles para golpear a AMLO; pero sagaz como él es, seguramente simulará dejarse usar y se les colará. Haciendo futurismo, otro escenario sería que al no despegar el candidato del PRI, la caballada tricolor se sume a otro abanderado, del PAN o PRD; que se construya una coalición PAN-PRD, incluso MORENA-PRD.

Silvano mantiene relación cordial con los actores preponderantes de todas las fuerzas políticas nacionales, Enrique Ochoa Reza (PRI), estuvo en casa de gobierno hace unos días visitándolo, con Miguel Ángel Osorio Chong se reúne frecuentemente, lo mismo que con el presidente de la república. Con Gustavo Madero (PAN) también sostiene acercamiento y con los líderes de los partidos emergentes.

Pero nada está aún decidido, menos escrito. Lo cierto es que a muchos zitacuarenses, a los pobladores de la región oriente y de esta parte de la tierra caliente, nos convendría tener un Presidente de la República, o ya de perdida que siga incrustado en la primera línea del poder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: