SINOPSIS POLITICA 12/10/2019

                                                       HERRERA e IXTLAHUAC y SUS INCONGRUENCIAS

 La política, teóricamente es la actividad humana más sublime, pues tiene como objetivo llevar a la sociedad a estadios superiores de desarrollo y bienestar. Pero, aunque resulte contradictorio, han sido precisamente quienes viven de ella (de la política), los que se encargan de ultrajarla, degradarla y desprestigiarla, apartándose cada vez más de sus postulados y del cuidado de las formas en el quehacer público, conduciéndose con mayor cinismo y desfachatez en el asedio de sus propósitos, que es el acceso al poder para apropiarse de los bienes públicos, convirtiéndose en seres insaciables y sin escrúpulos, que mienten con asombrosa facilidad, con el fin de engañar. Lo peor, es que la sociedad cree en sus embustes, porque así le conviene o por necesidad de confiar en algo o en alguien.

 En el trascurso de la semana varios ejemplos de incongruencias y demagogia política se evidenciaron, en diversos personajes, de los distintos partidos.

 El sábado, en Zitácuaro, “coincidentemente” concurrieron fenómenos y líderes políticos estatales, el mismo día y en la misma jurisdicción territorial:

 Con el propósito de entregar 15 patrullas al municipio (que de nada o muy poco servirán, si no cambia el perfil delincuencial de los altos mandos), el Secretario de Gobierno y presidente municipal con licencia de Zitácuaro, vino a su tierra natal a hacer lo que mejor sabe: alardear, fanfarronear y ridiculizar su “investidura”. Carlos Herrera Tello manifestó que, en una acción coordinada el ayuntamiento de Zitácuaro y el gobierno estatal “capturarán a las ratotas y ratitas que infrinjan la ley”. Al escuchar o leer la frase, lo primero que se nos ocurre preguntarnos es: ¿A poco serán capaces de auto inmolarse? ¿Intentarán perjudicarse a sí mismos, atentar contra su misma especie?

 Obviamente nuestro Secretario de Gobierno no hacía alusión al auto exterminio; pues aclaró que con él, en el poder, no se va a permitir que Zitácuaro vuelva a ser nido de delincuentes, que instalados a sus anchas aquí despachaban, en el gobierno municipal, llegaban como Pedro por su casa (tampoco se refería a su ex secretario particular), andaban con armas para arriba y para abajo (tal vez ahora usen resorteras…y no necesitan andar para arriba y para abajo, pues ahora obligan que sus víctimas vayan a donde a ellos se les antoje).

 Pero el responsable de la política interna del estado asegura que esa historia oscura no volverá a pasar…pues ellos, los del gobierno perredista de Michoacán y Zitácuaro, son bien honestos y demasiado eficientes en la lucha contra la inseguridad, en la Fiscalía Regional y en la Policía Michoacán ya no hay corruptos, menos en las corporaciones municipales, en tanto los alcaldes son incapaces de coludirse con los delincuentes.

 La única verdad, es que no veremos ninguna ratota, ni ratita en la cárcel. Las únicas ratas que serán detenidas y luego liberadas, son las que roban bicicletas, autoestéreos, acumuladores, las que se meten a los hogares a saquear lo que encuentren, urgidos con la incontrolable necesidad de satisfacer sus adicciones. Otras “ratotas” que serán reprimidas, son las que por hambre se roben alguna gallina o hurten medicinas para atender enfermedades de sus familias; pero las verdaderas ratas, esas que roban millones, que se burlan de la confianza ciudadana en ellas depositada o las que extorsionan, jamás serán tocadas, ni molestadas, más bien serán premiadas con alguna candidatura o cargos en la administración pública.

 En concreto, nadie cree en la perorata del empresario constructor metido de político, pues la realidad lo desnuda como un vulgar mentiroso, incongruente y demagogo, protector de los ladrones, a quienes asegura combatir. Ratotas, son las que él y sus jefes protegen, como esas que lo flanqueaban el día que vino a Zitácuaro a entregar las patrullas.

 Las ratotas abundan en las estructuras del gobierno, más que fuera de ellas; ahí está, como ejemplo, el par de guaruras del gobernador, detenidos el jueves por secuestro. Y ya casi olvidamos a otro par de “escoltas” del mandatario que, alcoholizados, hicieron desmanes en un jaripeo en el Lienzo Charro de Zitácuaro, insultaron y amagaron con armas de fuego a una persona, quien les quitó lo fanfarrón y fue enviado a prisión por reprenderlos (en lugar de que fuese premiado), pues los delincuentes disfrazados de policía reflejan lo que abrevan de sus corrompidos mandos.

                                                         EL DOCTOR MIRELES EN ZITÁCUARO

 El mismo sábado, Zitácuaro y la región tuvieron también la visita del famoso Dr Mireles, el ex líder de los grupos de auto defensas de Michoacán, a quien grupos de doble moral, como ciertos senadores de la república, han pretendido sea destituido del cargo de subdelegado del ISSSTE en Michoacán, por utilizar “expresiones misóginas”, como decir “pirujas” y “nalguitas”, en referencia a determinadas féminas. Modismos que son comunes, entre otros “peores”, en la región de tierra caliente, de donde es originario el médico libertador de los michoacanos.

 Para los hipócritas resulta más condenable decir públicamente “nalguita” y llamar “piruja”, que a escondidas destrozar a las damas con infamias, maltratarlas físicamente, golpearlas, engañarlas, explotarlas, asesinarlas o encubrir los abusos en perjuicio de ellas.

 Los senadores y los críticos de Mireles, en lugar de juzgar y pretender condenar a quien dice, habrían de encarcelar a los que hacen. Las palabras no matan; en cambio, sí asesinan las acciones y omisiones, contribuyen al magnicidio y crímenes de lesa humanidad los gobernantes y funcionarios que toleran y fomentan la corrupción, los que se coluden con organizaciones criminales, los que engañan y lucran con las posiciones de poder, a esos deben condenar. Mireles con su aportación al pueblo de Michoacán, exponiendo su vida y sacrificando su libertar por quitarnos el yugo del crimen organizado, que nos mantenía secuestrados, como sucede nuevamente en amplias regiones del estado, se ganó de la sociedad algunas concesiones, pues en los hechos demostró lo valioso que para él resulta la vida, la libertad y la dignidad del pueblo.

 Entre esas licencias concesionadas por los michoacanos que lo conocen bien, está la de decir, pues el hacer lo ha dignificado.

 Tan claro ha quedado el aprecio que aún se le profesa en Michoacán, que nada logró la campaña orquestada para denigrarlo y comienza a colarse entre los aspirantes de morena al gobierno de Michoacán. Pero en su carrera partidista y electoral, el galeno de Tepalcatepec debe ser más prudente, para clarificar sus decisiones y dar certeza a sus acciones, evitando con ello evidenciarse como un incongruente más.

El cometario viene en relación a su visita a Zitácuaro y la región, donde José Manuel Mireles Valverde dejó plantado a un grupo de abogados, periodistas, líderes sindicales, transportistas, profesores y trabajadores del campo, ya que al médico se le informó que se trataba de un grupo de morena, y los funcionarios públicos del gobierno federal tienen prohibido participar en asambleas partidistas. No obstante, sí acudió -engañado- a una convocatoria de integrantes de morena, que tras bambalinas operan a través de su hermana, que al mismo tiempo es funcionaria federal, encargada de los programas federales e involucrada en las decisiones del partido.

 Así mismo, Mireles se reunió también con ex alcaldes y ex candidatos del PRI que buscan arrebatar para ellos el capital electoral de morena. Sujetos oportunistas y arribistas, sin convicciones ideológicas, ni lealtad partidaria, puesto que, en busca de arribar o permanecer en el poder, traicionaron a su partido de origen. En cambio, el ex líder autodefensa rechazó la oportunidad de intercambiar posturas con un grupo de personas efectivamente liberales, que llevan sus convicciones a la práctica y no farsantes que las enclaustran o conservan en resguardo entre paredes, que son intolerantes a opiniones o posturas contrarias a las propias, cobardes que “tiran la piedra y esconden la mano”, hipócritas que enarbolan la bandera de la verdad, la justicia y la razón y hacen todo lo contrario.

 Se trata pues de personas que no buscan empleo, ni convertirse en candidatos, si no respaldar un proyecto ciudadano honesto, sin pedir nada a cambio en lo personal, sólo el cumplimiento de acuerdos que favorezcan a la colectividad.

                                                                       TOÑO IXTLAHUAC

 Retomando el tema de la demagogia e incongruencia, Juan Antonio Ixtlahuac Orihuela, a su corta edad, se ha convertido en el mejor símbolo de ambos vicios. Toñito siempre alardeó de su inquebrantable e inmutable lealtad a los documentos básicos (declaración de principio, programa de acción y estatutos) del PRI, partido en el que biológicamente nació, con el que simpatizó desde su niñez y militó siendo puberto, cuando logró la presidencia del FJR; pero del cual también obtuvo todo lo que es y tiene: su cuantioso caudal patrimonial y su menguado capital político.

 Ixtlahauc, igual que Juan Carlos Campos (para ejemplificar), jamás han sido productivos en otra actividad, que no sea la política. Del servicio público se han enriquecido…el PRI los ha convertido en personas materialmente acaudaladas y socialmente encumbradas; por eso, se podría considerar ingrato que, cuando el partido se encuentra en “desgracia” o él se enfrente a obstáculos para concretar sus ambiciones, le dé la espalada a la organización política que lo hizo y de la cual consiguió lo que tiene.

 Para disfrazar la deslealtad al partido se inventarán innumerables pretextos, que se expondrán con una retórica cargada de frases demagógicas y presentadas de manera magistral, como sólo Toño Ixtlahuac, campeón de oratoria, podría hacerlo. Pero ello no impedirá que sea catalogado como traidor e incongruente por sus propios ex partidarios y algunos seguidores.

 Otra acción que muestra esa incoherencia en el joven político, es un video que hizo circular en redes sociales, donde él mismo exhorta a la serenidad pre electoral, anunciando que todavía no son los tiempos para inquietarse quienes aspiren a ser candidatos, que aun falta mucho para ello; sin embargo, él se ha apresurado a renunciar a 25 años de militancia para buscar en otra organización política lo que en su partido se le dificultó.

 Todo parece indicar que Ixtlahuac Orihuela pretenderá ser candidato a gobernador (a cambio de alguna posición plurinominal), abanderando a un partido en formación, creado por la también expresidiaria Elba Esther Gordillo Morales, dirigente vitalicia de la SNTE, denominado “Redes Sociales Progresista”, dirigido por el yerno de la profesora. Dicho instituto político vendría a sustituir al PANAL, ex partido satélite del PRI y del PAN; pero “Redes Sociales Progresistas” se crearía para respaldar a Andrés Manuel López Obrador, con quien Gordillos Morales se ha comprometido por haber permitido su liberación de prisión, previos acuerdos pactados con antelación.

 Así que, otra incongruencia de Toñito, es intentar pasar de fustigador de AMLO a su escudero. Y de un partido que lucha por resurgir, a uno que todavía no se constituye y ya trae serios problemas internos, además que también será satélite como el PANAL, y su periodo de vigencia se augura breve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *