SINOPSIS POLÍTICA 14/07/2018

MORENA Y SUS INSENSATECES

   Todavía no toman posesión del gobierno y ya comenzaron a asomarse algunas equivocaciones de morena, mostrándose las incongruencias y lo distinto que representa ser oposición, a asumir la responsabilidad de gobernar. Es claro que nada cambiará, tendremos al mismo perro, pero con diferente collar; a la misma empresa, pero con otro gerente.

Resultaría ocioso ser repetitivo abordando temas que medios nacionales han difundido de manera extensa y que han dado cuenta que en materia de seguridad, educativa, económica, hidrocarburos (gasolinas), no será como se nos hizo creer en campaña. Insisto, Aunque Andrés Manuel sea el presidente más legitimado en la historia reciente del país, por la inmensa participación ciudadana que se volcó en la urnas a votar por él, todo seguirá igual.

AMLO, ni es extraterrestre, ni el iluminado que muchos creyeron; es un ser humano, común y corriente (en ocasiones más corriente que común). Es un hijo del sistema más, otro político vividor del régimen, no tiene por qué ser diferente, ni gobernar distinto, mucho menos creer que pueda sacarnos del hoyo, que él también contribuyó a crear.

Tal vez, cuando mucho, logremos ver sólo un cambio positivo para el país: el combate a la corrupción, un gobierno sin ella y austeridad administrativa, con lo cual realmente se alcanzaría una transformación radical en la forma de ejercer el poder popular en México… pero hasta de eso dudo.

Todo lo demás amenaza con ser igual y en algunos casos peor, no olvidemos que morena y López Obrador se dedicaron a la pepena, reciclando los deshechos de otros partidos políticos (PRI, PAN y PRD). Por eso no resulta extraño que cuando los candidatos de morena se ven favorecidos con la victoria en las urnas, festejan a la democracia; pero cuando se ven perdidos, alegan fraude. Es decir, cuando ganan, es porque se trató de un proceso democrático, justo, libre, imparcial, transparente y equitativo; pero cuando pierden, es porque se impuso la corrupción, hubo fraude y parcialidad de los funcionarios electorales, porque así lo decidió la “mafia del poder”.

Como gobierno, morena, sus gobernantes, funcionarios y representantes populares estarán expuestos a los errores, culposos y dolosos, imprudenciales e intencionales, tácticos y de estrategia, generando primero desilusión, desesperanza y repudio después. Pero preocupa sobremanera que en ciertos casos todavía no sean gobierno y comiencen a provocar hartazgo entre la ciudadanía.

Por ejemplo, entre los “errores tácticos” que producen malestar ciudadano, que más tarde se convertiría en repudio, además de las promesas incumplidas respecto a la “cuarta transformación de la nación”, se encuentra utilizar la agresión como método de debate, ante la falta de argumentación; es decir, insultar a quienes piensan y opinan diferente a ellos. Ondean la bandera de la democracia, pero intentan imponer a toda costa su pensamiento como verdad absoluta. Igual como lo hacía el PRD en sus inicios.

Pero morena también imita al PRI, incurriendo en errores de estrategia, como sucedió recientemente en Zitácuaro, en la disputa por la presidencia municipal, al declararse vencedores de manera anticipada, antes de que los órganos oficiales lo manifestaran. Por eso ya no se les creyó cuando argumentaron fraude. Fundamentalmente que ellos mismos habían exigido respeto a los resultados, favorecieran a quien fuera de los candidatos. Actuaron exactamente como antaño lo hacia el PRI, festejando el triunfo sin conocer con certeza los resultados emitidos por las autoridades electorales.

Otro desacierto, en el caso de Zitácuaro, es intentar desestabilizar; pues, a pesar de que AMLO es el presidente electo más legitimado en varias décadas, busca la “reconciliación”, que le permita una sólida gobernabilidad, y dudo que le simpatice saber que un grupo de priistas y panistas estén utilizando su partido (morena) para generar caos, mientras él está concentrado en temas de índole internacional.

Tampoco resulta congruente convocar al desorden o desacato, pues ya serán gobierno, ni modo que no confíen en ellos mismos y en las instituciones que estarán en su poder. Ciertamente están en su derecho de inconformarse e impugnar los resultados electorales, si estos no les favorecen y tienen la capacidad para documentar irregularidades, así como de agotar todas las vías legales, pero ante las instancias respectivas, no en la calle, afectando a terceros, ajenos a sus perversos intereses personales.

El lugar de estar lloriqueando por la derrota, deben analizar lo que hicieron mal y prepararse para dentro de tres años, donde no contaran con el arrastre de AMLO, si no con la construcción de fortalezas y liderazgo que realicen de aquí a esa fecha, cuando el gobierno de López Obrador seguramente estará experimentando desgaste.

                                                                 FRAUDE POS ELECTORAL

Los de morena alegan fraude “pos electoral”, porque el resultado final, incluido el cómputo voto por voto, no les favoreció; pues ya habían festejado y alardeado la victoria de manera anticipada, dejándose llevar por los resultados del PREP, que como su nombre lo indica: son preliminares.

De acuerdo a los resultados del PREP, la señora Salinas salía con una ventaja superior a los 200 votos, pero al computar “voto por voto y casilla por casilla”, el resultado se revirtió, favoreciendo a Herrera con más de 160 sufragios. Argumentando los seguidores de la candidata de morena que el fraude no se suscitó durante el proceso, ni jornada electoral, si no después, “en la mesa”. Donde ellos y los partidos coaligados tenían representantes, que se suponen competentes. Además de las autoridades electorales, que ahora son acusadas por los morenistas de fraudulentas.

Sin embargo, el error de los escrutadores, que pudiesen haberse equivocado al momento de contar, tiene explicación: Por primera vez en la historia de Michoacán hubo elecciones concurrentes, se empataron las estatales con las federales, y en cada casilla los escrutadores tuvieron que contar el contenido de cinco urnas, en lugar de tres, como en el pasado. Y realizar dicha labor resultó agotador y estresante para ellos, por esa razón no fluían los resultados preliminares con la prontitud que se tenía contemplada, que fuese a partir de las 8 de la noche.

Fue alrededor de las 23:30 horas cuando empezaron a conocerse los resultados de las primeras casillas, en tanto en algunas de ellas el cómputo se prolongó hasta las 2 y 3 de la madrugada. Lo que ocasionó errores involuntarios y comprensibles al contar los votos en algunas casillas. Hace tres años, que fue menor la carga de trabajo para los escrutadores, Carlos Herrera en el cómputo final obtuvo 397 votos más de los que inicialmente había anunciado el PREP. Y Juan Antonio Ixtlahuac, entonces candidato a diputado federal, alcanzó casi 5 mil votos más, respecto a los resultados preliminares.

 

                                                                   PERVERSIDAD POLITICA

El política los candidatos difícilmente pierden, muchos de ellos son personas acaudaladas y si no lo son, lo aparentan bien; pero sí tienen fijación por acumular bienes materiales, por eso en política invierten dinero, para multiplicarlo. Y si no se alzan con la victoria en las urnas, mínimo intentarán recuperar lo que invirtieron, inconformándose con el resultado, impugnando y presionando para negociar lo que “gastaron” o canjear por espacios de poder y privilegios. Tal vez el presente no sea el caso, pero si podría intentarse para buscar impunidad por ciertas “compras” irregulares y protección a uno de los principales patrocinadores de la campaña de morena en el municipio.

Lo cierto, es que no es de izquierdistas aprovecharse de la desinformación y en ocasiones de la ignorancia, para engañar.

Tampoco es verdad que los zitacuarense que acudieron a las urnas, el pasado primero de julio, hayan reprobado con el sufragio a la administración municipal actual; al contrario, más de 5 mil 500 nuevos ciudadanos la avalaron, pues hace tres años Herrera obtuvo 19, 966 sufragios y en esta ocasión la votación ascendió a 25, 528.

Lo que si es cierto, es que los candidatos de morena se crecieron y se vieron favorecidos con el fenómeno López Obrador, y la mejor muestra de ello, es el triunfo de la diputada local electa, Zenaida Salvador Brigido, y la misma Rosa María Salinas, cuyo movimiento de masas no consiguió la respuesta popular esperada. De los más de 25 mil ciudadanos que la apoyaron con su voto, apenas unos 800 participaron en la marcha de “repudio al fraude”, pues muchos sólo cumplieron con su deber cívico y no les gusta participar en “borlotes”, algunos se sumarán a la cargada del ganador y otros aceptarán que cometieron un error, que nada más querían sufragar por AMLO y para no equivocarse votaron parejo por morena.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *