SINOPSIS POLITICA 16/11/2019

                                  ENTRE MÁS CONOZCO A LOS POLITICOS, MÁS CONFÍO EN MI PERRO…

Por décadas, Zitácuaro ha sido referente en la política de Michoacán. De esta tierra han emergido cuatro gobernadores (José Servando Chávez Hernández, Ausencio Chávez Hernández, Víctor Manuel Tinoco Rubí y Silvano Aureoles Conejo), algunos nativos, otros adoptivos, pero todos con ascendencia en este bello municipio; sin incluir a los cercanos, como Luis Martínez Villicaña, que parte de su infancia aquí radicó… bueno, hasta Pablo Abner Salazar Mendiguchia, ex mandatario chiapaneco, estudió su bachillerato en nuestra ciudad, donde conserva familiares y amigos.

 Pero el poder real, durante años, ha pertenecido a una emblemática familia que, aunque algunos de sus jerarcas jamás han ganado un proceso electoral, deciden quien gobierne y si no triunfa el candidato de su predilección, de todos modos terminan por imponerse, sometiendo a quien gobierne, sea o no integrantes del mismo partido.   

 A esta familia acuden a rendir pleitesía (sumisión y obediencia), funcionarios públicos de todos niveles y filiaciones, desde fiscales regionales hasta (simuladamente) el mismo gobernador. Y, aunque su liderazgo electoral esté en demasía disminuido y representen detrimento social a los actores políticos que en ellos se resguardan, estos acuden en busca de su aval y amparo, pues poseen el “valor” más preciado para los seres insaciables de bienes materiales: dinero. Además de contactos de todo tipo y en los más “altos niveles”.

 El único político perteneciente al partido de la citada estirpe que no se les sometió (hay que reconocerlo) y conquistó la presidencia municipal de Zitácuaro a pesar de la oposición de ellos, es Juan Carlos Campos Ponce. Fuera de él, todos han sucumbido ante ese poderío; por ejemplo, Carlos Herrera los favoreció con la concesión del rastro municipal y les ratificó el comodato del campo de futbol Ignacio López Rayón, entre otros privilegios que el ex mandatario zitacuarense les otorgara; luego de que, integrantes de dicha familia, en campaña política, se introdujeran al domicilio de uno de los más cercanos colaboradores del hoy Secreatrio de Gobierno, a quien cachetearon, humillaron y sometieron.

 Herrera se ha postrado al mencionado poderío, a pesar de que él mismo los señaló de ser autores intelectuales de un presunto atentado, que supuestamente padeció en la ciudad de Toluca, cuando fue declarado candidato perdedor contra Rosa María Salinas. Después los números cambiaron, con ello la “victoria” electoral y el apetito de “denunciar”, por parte del abanderado perredista.

 Insisto, todos: subordinados, aliados y adversarios les rinden obediencia. Por eso no sorprendió la visita que el Senador de morena, ex Secreatrio de Gobierno con el PRI y dos veces ex candidato a gobernador por el PRD, Cristóbal Arias Solís, haya acudido en busca de la “aprobación” de los integrantes de dicha dinastía.  A pesar de los costos políticos que esa reunión podría acarrear al proyecto de su supuesta aliada, Rosy Salinas, en su carrera a la presidencia municipal por el partido del Senador y al que la dama ya representó de manera exitosa.

 Rosa María Salinas Téllez, es la aspirante de morena a la alcaldía de Zitácuaro con más posibilidades de alcanzar la victoria y el domingo, Arias Solís le encomendó la misión de representarlo en el municipio como titular de la casa de gestión del Senador, estructura paralela a la de morena, que está construyendo con pretensiones a la gubernatura del estado; sin embargo, con la difusión de la fotografía en la que se observa a CAS rodeado de priistas, la principal afectada será la señora Salinas, pues crecerá la duda respecto a quienes serán sus verdaderos jefes políticos, quienes en realidad estarán tras el trono (el poder siempre lo han tenido), en caso de alcanzar la presidencia municipal de Zitácuaro.

 Aunque Cristóbal Arias no es el primer opositor, ni será el último, que se acerque a pedir apoyo al poderoso y acaudalo grupo político de los Orihuela. Antes que él, lo hicieron sus correligionarios: de Tuxpan, Jesús Mora González, aspirante a diputado federal, así como la actual diputada local Zenaida Salvador Brígido. 

 Estas reuniones, entre las cúpulas de supuestos adversarios políticos, son comunes. También se ha vuelto normal que las bases, los de abajo, se confronten y desgarren entre ellos, mientras los “de arriba” se deshacen en elogios y abrazos, acordando como seguir manipulando a los ingenuos que en ellos confían, para arrancarles el voto que los lleve o mantenga en el poder, cuyas bondades se repartirán entre ellos y a los incautos dejarlos donde están, por agachones e “inocentes”.

                                                                 INCERTIDUMBRE EN MORENA

 Hasta hace algunas semanas la supremacía de morena, respecto al PAN, PRI y PRD, resultaba innegable; pero, a un año en el poder (menos 15 días), se duda que pueda llegar con la misma fortaleza a julio del 2021, pues en año y medio pueden ocurrir muchas cosas, cometerse más imprudencias graves, realizar declaraciones incongruentes y ofensivas, estancar o empeorar la economía, continuar sin resultados positivos en materia de seguridad, etc.

 Sin embargo, no todo es negativo en el primer año de ejercicio, del gobierno nacional de morena. Se ha avanzado de manera significativa en la austeridad republicana, que es una realidad, sobre todo en la cámara de diputados, donde nuestros representantes populares se dedican ahora sí a legislar, se les despojó del trafico de influencias y de los negocios que hacían en la labor de “gestión”, ya no se les dotó de camionetas de lujo, choferes y asistentes personales…bueno, ni para la gasolina se les dan recursos.

 Lo anterior es sumamente positivo para la ciudadanía, pero sobre todo para los contribuyentes, que ya no observan con indignación como sus impuestos son despilfarrados por hordas de vividores. Esa austeridad también se ha trasladado a los estados del país y, aunque se padece en todos los sectores, hay disposición colectiva en “apretarse el cinturón”, si el esfuerzo es parejo y la clase gobernante nos guía con el ejemplo de ser los más sacrificados.

 Esa austeridad, aunada a un control más estricto de las finanzas públicas, ayudará a que lleguen al gobierno y a la función pública quienes en verdad tengan convicciones de servicio y no de ir a enriquecerse, apropiándose de lo que nos les cuesta, de lo que no es suyo; y, sí se imponen castigos severos a quien se atreva a roban los bienes de la nación, ya muy pocos ambicionarán ser gobernantes. Volveríamos a los tiempos de antes, cuando se rogaba a los hombres más probos que fueran candidatos, pues en verdad tenían que sacrificar el tiempo y trabajo dedicados a su parcela, ganado, comercio o industria para ponerlo a disposición de los demás, a cambio de la satisfacción del deber cumplido y un raquítico salario, pues no había presupuesto y las obras se construían con la creación de comités de ciudadanos también honorables, que contribuían aportando y realizando actividades para reunir el dinero. La política no era negocio, como lo es ahora, ni los hombres tan ambiciosos e indignos.

 Las anteriores, son algunas de las acciones positivas que ha emprendido el gobierno federal, aunadas a un todavía tibio combate a la corrupción, que con ansia se espera pueda ser intensificado y generalizado. Lo que contribuiría a consolidar la victoria electoral del partido en el poder, conscientes de que la causa principal de la creciente inseguridad y violencia es precisamente la corrupción, no la pobreza.

 Es la descomposición ética de los gobernantes y funcionarios públicos el principal consentidor e incitador de los grupos criminales y su libre operación en perjuicio de la sociedad, y no las apremiantes necesidades ni marginación de la población, quien también es victima de ambas agrupaciones: políticas y delictivas. Los pobres y marginados conservan valores, por eso siguen siendo desposeídos de bienes materiales. Los cabecillas de los carteles no son integrantes de grupos étnicos, la mayoría fungieron como policías o pertenecen a generaciones degradadas de capos con origen campesino, pero ya nacieron en el ambiente criminal.

 Pero, en el ámbito político electoral, morena existe gracias a AMLO y sin López Obrador el partido desaparecería, pues no cuenta todavía con estructura propia y en el primer intento por construirla fracasó, por imitar las prácticas fraudulentas del PRI, partido de origen de la mayoría de ellos, incluido el propio mandatario nacional. Luego entonces, si el presidente se desgasta, morena dejaría de ser electoralmente competitivo en el 2021.  A ello se debe la cascada de ataques contra el mandatario; quien, a su vez, da elementos de sobra a la denostación, al ser demasiado sincero y verbalmente impulsivo, para ser estadista.

 Constantemente se le cuestiona, al Presidente de México, crear enemigos imaginarios en lugar de perseguir a criminales reales, que prefiere liberar a un líder criminal y en cambio ataca a tuiteros y periodista, que acusa golpe de estado, mientras mantiene un control férreo de las fuerza armadas, que son humilladas y deshonradas por inacción.

 Incidentes violentos, que se dan cada semana, como el de Culiacán (la liberación flagrante de un capo del narcotráfico); el de Chihuahua, el asesinato de mujeres y niños; la humillación semanas antes del ejército en Michoacán; escenas de niños tirados al piso, en escuelas de Tamaulipas, para protegerse de las balas de criminales, son muestras no sólo de la impunidad, si no de la vulnerabilidad del estado de derecho, por la ausencia de una estrategia de combate real y directo contra la delincuencia organizada.

 Es claro que los abrazos están fallando y provocando la intervención de EU en asuntos propios del Estado Mexicano, por la omisión del gobierno federal de atacar de manera frontal a los grupos criminales y declarar, de ser necesario, un estado de excepción. Conscientes de que habrá cientos, tal vez miles, de bajas inocentes y graves “daños colaterales”, pero difícilmente superiores a las vidas que cada día se pierden, patrimonios bien habidos que son arrebatados y la zozobra generalizada que se está convirtiendo en psicopatía colectiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *