SINOPSIS POLITICA 17/08/2019

                  EL LUNES, DESDE ZITÁCUARO, LOS PODERES AVALARÁN UNA IMPOSICIÓN PERVERSA

 19 de agosto, fecha históricamente honorable para el pueblo de Zitácuaro, por haberse instalado aquí la Suprema Junta Gubernativa de América o Junta de Zitácuaro, que representa el primer ensayo de gobierno independiente… pero, a partir del 2019, es también de afrenta, ultraje, humillación, deshonra y vergüenza.

 Porque la Presea, Suprema Junta Nacional Americana, instituida por hombres ilustres para reconocer a los hijos predilectos de Zitácuaro, que le han dado honra y prestigio a este municipio, por trascender en la cultura, la ciencia, las artes, el deporte, las virtudes, el trabajo ejemplar y honrado, en la academia, las letras, la tecnología, se ha degradado y al mismo tiempo vejado la dignidad de nuestros representantes en el Cabildo, al someterse dócilmente a una voluntad perversa, que impuso su decisión, violentando de manera ruin todo vestigio de moralidad y legalidad.

 La decisión tomada por el Cabildo, obedeciendo indicaciones de la elite gobernante, es a todas luces transgresora de la normatividad. No nada más violentaron el reglamento y la convocatoria para elegir al recipiendario de la Presea al Mérito Cívico Suprema Junta Nacional Americana, al designar a quien no es nativo de Zitácuaro, ni físicamente radica en el municipio, ni posee méritos tangibles para ser acreedor a un reconocimiento de tal envergadura.

 Presea, de cuya entrega debería descartarse de manera automática a los políticos, porque con ellos se pisotea todo indicio de norma moral, pues el gobernante y funcionario público todo lo contaminan y corrompen. Además, en lo que cobran y roban tienen implícita su “retribución”, por los servicios prestados a la “patria” en la función pública, misma que deben ejercer con honestidad, eficiencia y transparencia, viviendo en la honrosa medianía, en lugar de saquear para convertirse en nuevos ricos, como se ha hecho costumbre…y todavía se ofenden cuando se les descubre que son farsantes.

 Cuando un político o servidor público realiza alguna acción “altruista”, siempre lo hace con la intención mezquina de alardear ese bien que hizo a la sociedad, con el firme propósito de persuadir, engañar, para ganar simpatías que se conviertan en votos. Jamás hacen algo desinteresado, nunca aportan su tiempo, capacidad, creatividad, ni capital (político o material) de manera gratuita, siempre lo invierten para arrebatar más dinero y poder. Por ello, en adelante debe prohibirse presentar propuestas de funcionarios, ex funcionarios y políticos, activos y en retiro, para que se inscriban como candidatos a recibir dicha Presea.

 La decisión del Cabildo, de entregar a Pascual Sigala Paez la Presea al Mérito Cívico Suprema Junta Nacional Americana, causó malestar casi generalizado en la población zitacaurense, pero nada sucedió, ni pasará, más que desahogarse en las redes sociales con insultos y algunas propuestas inteligentes, que no pasarán de eso: pura retórica de revolucionarios de Facebook. Nadie impugnó ni expuso su inconformidad por escrito. Ni se acudió al recurso de Amparo, para intentar echar abajo la decisión del Cabildo por violentar lo estipulado en la convocatoria, vulnerando los derechos de los participantes y de la población.

 Tampoco se han realizado acciones de protesta o resistencia de los luchadores sociales y líderes políticos, todos han guardado silencio, como los dóciles corderos que son, aunque se esponjen como leones.

 Esta infamia, típica de un régimen vulgar y autoritario, ya se ha consumado y el día lunes será avalada por el pleno del Congreso del Estado, que se trasladará a esta ciudad a sesionar y donde nuestros “ilustres” representantes populares, de todos los partidos y supuestas tendencias ideológicas, izquierda, derecha y centro, también guardarán silencio, si no es para adular a los autores y beneficiados directos con los atropellos a las normas morales y legales, pero sobre todo a la dignidad de un pueblo otrora libertario, pero al que hoy le resulta más cómodo guardar silencio.

   DECADENCIA EN EL ORGANO DEFENSOR DE LOS DERECHOS HUMANOS EN LA REGION ORIENTE

 Hace poco más de 20 años, ante los abusos constantes de las corporaciones policiacas, particularmente de la desaparecida Policía Judicial Federal y Ministerios Públicos de la federación, que en ese tiempo realizaban las funciones ilícitas que hoy ejecutan los jefes de plaza del crimen organizado (apoyada la PJF por Ministerios Públicos y policías judiciales del estado), hubo necesidad de crear órganos No Gubernamentales de Defensa de Los Derechos Humanos, pues los responsables de investigar y perseguir los delitos y a los delincuentes eran los principales infractores y se protegían entre sí.

 Fue así que surgieron entonces dos comisiones de Derechos Humanos No Gubernamentales, una creada y dirigida por una pareja de Contadores Públicos, que desconocían el derecho y por lo mismo resultó un proyecto temporal, y la otra impulsada por El Despertar y por el abogado Marcos Joel Vera Terrazas, quien la presidía. Esta experiencia, de hace más de 20 años, derivó en un proceso formativo para quienes en ella participaron, que a la fecha continúan con la misma visión y misión.

 Al incrementarse la corrupción y permear todas las estructuras de gobierno, vulnerando cada vez más las garantías esenciales de las personas, se hizo necesario se legislara la creación de una Comisión Defensora de los Derechos Humanos que contara con patrimonio propio y recursos financieros para su operación, naciendo así la CEDH organismo gubernamental, cuya obligación primordial debería ser promover y proteger los derechos humanos, en especial ante la perpetración de abusos por parte de funcionarios públicos o empleados del estado.

 Pero en la región oriente, la violación a los derechos de las víctimas, que han sido ultrajadas en sus garantías individuales por algún funcionarios o corporaciones policiacas, provienen precisamente del personal de la institución obligada a velar por el respeto a los derechos humanos de las personas: la Visitaduría Regional de la CEDH, cuyo personal carece de la sensibilidad mínima indispensable para brindar atención a quienes han sido transgredidos en sus derechos, actuando más como custodios (as) y ministerios públicos, que como protectores y defensores de las garantías individuales de los seres humanos.

 Los empleados (as) de la CEDH en Zitácuaro son prepotentes y déspotas con las personas que acuden a solicitar sus servicios de orientación y apoyo, cuando han sido víctimas de funcionarios que han violentado sus derechos; pero en lugar de ser asesorados, son maltratados e interrogados por los empleados de la CEDH en la región, quienes se conducen como si fuesen fiscales. Además, dichos funcionarios deciden si reciben o rechazan la queja, sin brindar explicación alguna al quejoso. Actuando más como defensores e informantes de la parte agresora que de la víctima, cuyos bienes jurídicos están obligados a proteger.

 Lejos de convertirse en contención de los abusos y de las injusticias de los funcionarios arbitrarios, generando equilibrio frente a los excesos de poder, en Zitácuaro, lo que la CEDH hace, es fomentar la impunidad. Pues en más de dos años ni una sola recomendación ha emitido, siendo una de las regiones donde más se violentan los derechos de la población por parte de las corporaciones policiacas. Por citar un ejemplo, sólo la Policía Michoacán, cuando su coordinador regional fue Jesús Flores García, recibió alrededor de 30 quejas y más de 20 denuncias penales y a la fecha ninguna a “procedido”, a pesar de la contundencia de las evidencias en algunos casos de tortura y violación, y la gravedad de los ilícitos cometidos.

 Por dicha negligencia y omisiones, es que ésta institución, que debería ser sensible y humanitaria, está perdiendo credibilidad entre la población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *