SINOPSIS POLITICA 22/06/2019

                                     INSEGURIDAD INCONTROLABLE EN LA TIERRA DE LO PODERES

 La inseguridad y violencia en Michoacán, pero particularmente en Zitácuaro, bastión político del grupo en el poder, tierra del Gobernador, del Secretario de Gobierno, del Fiscal General, del Secretario de Finanzas y de la mayoría de integrantes del gabinete, se ha vuelto incontrolable.

 El domingo, las corporaciones policiacas recibieron el reporte de que un grupo armado asesinó al conductor de una combi del servicio público en Aputzio de Juárez, municipio de Zitácuaro; y en ese mismo lugar y momento “levantaron” al tripulante de un Jetta negro y lesionaron a dos de sus acompañantes.

 En Uruapan, el día lunes, estallaron granadas en el interior del guarda equipaje de un autobús; el martes, en el mercado de abastos de Morelia, dejaron abandonado el cuerpo decapitado de un hombre, con un narco mensaje clavado con un cuchillo en el pecho; pero el jueves fueron dos los cadáveres decapitados localizados en la capital del estado, también con mensaje escrito.

  Pero en la región oriente de Michoacán, además de la incompetencia de la Fiscalía Regional para resolver la innumerable cantidad de ilícitos cometidos, por complicidad y deficiente integración de las carpetas de investigación, colaborando para que los infractores no sean vinculados a proceso, se ha disparado de manera descomunal la venta y consumo de drogas, lo que trae como consecuencia el incremento también excesivo de asaltos y robos, cometidos en su mayoría por adictos, que buscan desesperadamente ingresos para adquirir sus dosis de veneno. 

 Posteriormente, esos drogadictos infractores, que se vuelven una pesada carga social, al dedicarse al robo y asalto, se convertirán en víctimas de quienes los indujeron e iniciaron en la autodestrucción facilitándoles los enervantes para su intoxicación, los que, en una tarea de “limpieza”, aprovechando el vacío de autoridad y en ocasiones la colaboración de las mismas corporaciones encargadas de “combatirlos, eliminarán o reclutarán a los consumidores de drogas, a los que consideran “tecatos”, “hieleros” y “cristaleros”.

 Los victimarios por esas tareas de “limpieza”, más efectiva que las efectuadas por una autoridad “ausente”, conseguirán el reconocimiento de algunos sectores de la sociedad, hartos de los robos, quienes más tarde podrían lamentarse, cuando las extorsiones, levantones y secuestros los alcance a ellos. Pero todo esto tiene como origen la corrupción del gobierno, ese que devora al pueblo y aun así no se les acaba el hambre, pues son insaciables y más voraces que los mismos delincuentes (que dicen combatir), pues estos eliminan a la competencia y a algunas lacras, sin perjudicar a personas ajenas a sus actividades. Mientras los funcionarios públicos fabrican y siembran evidencias para incriminar inocentes, nada más porque los critican y denuncian sus corruptelas.

                                                    CASI LE CREO SU DISCURSO AL GOBERNADOR

 Habla con una vehemente seguridad, con fortaleza tal en sus palabras que, el miércoles de gira por Zitácuaro, durante la puesta en marcha de “La Segunda Fase del Plan de Seguridad”, organizado con motivo de los últimos acontecimientos que se han registrado en Aputzio, donde el conductor de una combi fue asesinado y en La Encarnación (donde por accidente un hombre fue liberado por la policía municipal de un “levantón”) , a punto estuve de creer todas y cada una de las promesas y compromisos manifestados por el gobernador Silvano Aureoles Conejo:

– “Zitácuaro será el primer municipio en el estado que tenga el estándar internacional en el número de policías y su certificación. 620 policías debidamente preparados y equipados para proteger a la ciudadanía”.

– “En un mes Zitácuaro tendrá la mejor policía del estado de Michoacán”.

– “Michoacán debe ser un estado que no se acostumbre a vivir en la inseguridad y en la violencia, y sí se puede tener un estado libre de inseguridad y violencia, que no haya impunidad… no vamos a permitir que haya impunidad”.

– “Que se escuche fuerte y que se escuche lejos: A Michoacán se le respeta”.

– “Y en esta región no vamos a permitir más que siga habiendo incursiones de delincuentes de los estados vecinos a cometer delitos a nuestra tierra. Porque sé que vienen a cometer delitos y luego se esconden al otro lado de la frontera; pero nada nos va a detener, vamos a ir por ellos a donde estén. No les vamos a permitir que vengan a cometer delitos a Michoacán y luego van y se esconden en municipios del estado de México. Vamos a ir allá por ellos”.

– “Ya por lo menos dos de los que andaban haciendo males aquí y que se escondían en Toluca, ya están en el bote. Pero nos faltan algunos que siguen cometiendo delitos del lado de Michoacán y a Michoacán no les voy a permitir que se metan y el día de hoy he procurado que de inmediato nos despleguemos a la frontera mientras se termina el proceso para la construcción del cuartel de la Guardia Nacional en Aputzio”.

– “Ya sabemos quiénes son y más o menos sabemos dónde están. No se nos van a escapar, ya se han pasado de la raya y van ver la repuesta. Tienen que aprender a respetarnos. Así como en otros momentos ha intentado arrinconarnos o pisotearnos y les hemos respondido con todo y esta vez no va ser la excepción, les responderemos con todo”.

– “Espero que, con el ejemplo de la policía de Zitácuaro, también lo hagan todos los municipios del Estado. Zitácuaro se va a colocar a partir de ahora a la vanguardia de los municipios del estado y del país en cumplir con el número de elementos cuyos estándares ha creado la ONU”.

– “El compromiso es ir por los delincuentes, estén donde estén, y ustedes lo van a ver muy pronto y ustedes van a ser testigos compañeros de Zitácuaro. La seguridad pública es primero y no los voy a dejar solos nunca y este es un compromiso permanente con mi tierra y con mi gente”.

 Hasta la piel se me erizó al escuchar tan emotiva, comprometedora y esperanzadora perorata … pero luego recordé que cada vez que se da un hecho de inseguridad que evidencia la fragilidad del Estado que gobierna, se realizan eventos de este tipo para intentar dar muestra de capacidad de fuerza. Así sucedió cuando se linchó a cinco personas en Crescencio Morales y con discursos, igual de conmovedores, el mandatario prometió que ese hecho no quedaría impune y que hasta los funcionarios omisos serían castigados. Nada sucedió, las cinco víctimas incineradas vivas ya casi han sido olvidadas y los funcionarios negligentes premiados.

 Algo similar ocurrió con los cinco policías ejecutados en Loma Larga y que fuera el motivo del arranque de la “Primera Fase del Plan de Seguridad” en esta ciudad y donde Silvano Aureoles Conejo volvió a empeñar su palabra de que el múltiple asesinato de los elementos policiacos no quedaría impune… pero en pleno operativo de las fuerzas del orden un sujeto fue asesinado y su cuerpo arrojado al tiradero de basura.

 A otro ciudadano más se le arrebató la vida durante dicho operativo, en el municipio de Tiquicheo, al no soportar las inhumanas torturas a las que fue sometido por la Policía Michoacán…y nada, ni la ejecución de los cinco policías, ni el asesinato del torturado por los elementos de la “policía científica e inteligente” que se nos prometió, se han resuelto. Así, resulta complicado confiar en nuestras autoridades e imposible creer en sus discursos, cuando estos son totalmente contrarios a la realidad y a los resultados prometidos.

                                                 ZITÁCUARO NUEVAMENTE EN LA PRENSA NACIONAL

 Peor aún, cada vez que se pretende hacer una demostración de fuerza en su tierra, la realidad que se les restriega en la cara trae consecuencias más funestas. Y en esta ocasión, cuando vuelve a prometer, ya no una policía científica e inteligente, si no la más calificada y certificada en el país, y asegura que en Zitácuaro no hay criminales, que estos vienen de otros estados a delinquir, pero que irá por ellos a donde estén, “porque a Michoacán se le respeta”. Y alardea que no permitirá impunidad e irá por los criminales a donde estén, pues ya sabe quiénes son y “más o menos donde están” y no se le van a escapar. Y jamás nos dejará solos a los pobladores de su tierra…

 …Se suscita un terrorífico acontecimiento difundido por la prensa estatal y reproducido por medios nacionales de comunicación. Se trata de un video donde un grupo delincuencial destaza el cuerpo de un individuo, arrojando trozos de carne a una fogata, mientras lanzan a amenazas a sus adversarios y afirman que están en Zitácuaro. Exhibiéndose por enésima ocasión la demagogia gubernamental, pues minutos antes el ex Procurador General de Justicia y ahora Secretario de Seguridad Pública, acababa de ratificar que desde el arranque de la administración de Aureoles, “se han dado pasos firmes en el combate a las conductas que vulneran la tranquilidad y la paz de los michoacanos”.

 Tal vez asesinar y destazar personas no afecte la tranquilidad de los michoacanos o posiblemente los agresores y sus victimas no sean de Michoacán, ni las salvajes practicas aterradoras se ejecutaron en este estado… o yo estoy alucinando.

 Desde hace meses se ha estado informando la infiltración criminal en las estructuras del gobierno, particularmente en las corporaciones policiacas y de la Fiscalía Regional, quienes se han convertido en los competidores de algunas células delictivas asentadas en la región y colaboradores de otras, de las que reciben beneficios financieros a cambio de dejarles hacer y pasar. Pero, seguramente, cuando sean descubiertas, sus mandos “indignados” alegaran ignorancia, se arrogarán contra sus críticos, acusándolos de mentirosos, trataran de “eliminarlos” o les fabricarán algún delito, que para eso se pintan solos.

 La corrupción e ineptitud del personal que labora en la Fiscalía Regional resulta más que evidente, pero en lugar de ser investigados y sancionados, sus superiores los alientan y permiten se lancen en perjuicio de quienes denuncian y combaten sus ilegalidades, llevando asuntos, como el del abogado Joel Vera, a la mesa de seguridad, cuando la región se encuentra vulnerada y azotada por la violencia.

 “Coincidentemente” es el mismo Fiscal, el que debió resolver el linchamiento de Crescencio Morales; el mismo que debió investigar, localizar y aprehender a los asesinos de los cinco policías ejecutados supuestamente en Loma Larga; el mismo que debió esclarecer la violación de la menor que fue ultrajada con los cañones de armas de fuego de la policía, que fueron introducidas en sus partes intimas y la dejaron severamente lastimada de sus facultades. Ese Fiscal, en quien no existe la mínima confianza de las víctimas de algún delito, es a quien el gobernador le ha encomendado la tarea de localizar y detener a las células delictivas que ingresan al municipio, cuando resulta más que evidente su ineptitud y complicidades. Resultando claro que no se pretende resolver el problema de fondo, si no continuar engañando ingenuos.

                                                 HERRERA SE DESMARCA DE SUS OBLIGACIONES

 El día de ayer, viernes, Carlos Herrera Tello, Secretario de Gobierno, rechazó la presencia en Morelia y otras regiones del estado de grupos delictivos. Posteriormente “rectificó”, para aclarar que desconoce si en la capital del estado y otras regiones de la entidad existe presencia de células criminales, “pues no es lo que me toca”, recalcó.

 Agregó que la Secretaría de Gobierno no tiene información en ese sentido, quien la puede proporcionar son otros actores, como el presidente municipal de Morelia, la Fiscalía General del Estado y la Secretaría de Seguridad Pública.

 Además de lanzarle tremenda pedrada a Adrián López Solís, con quien de tales comentarios se denota rompimiento, de manera frívola e imprudente el ex alcalde de Zitácuaro rehúye o en verdad desconoce cuales son sus obligaciones como responsable de la política interna del estado y jefe del gabinete de seguridad, cuyos deberes, entre otros, esta la gobernabilidad del estado y la tranquilidad de sus moradores.

 Con antelación habíamos anunciado su ineptitud para dicho cargo, pues si no pudo conservar la seguridad en un municipio, menos podría instaurar la paz en todo un Estado. Hoy se corroboran las condiciones en que dejó a Zitácuaro y su irresponsabilidad para responder a las exigencias de Michoacán. Así que, los ciudadanos libres y de buenas costumbres deben hacerse a la idea de que estamos solos en esta resistencia a la degradación y lucha por la seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *