SINOPSIS POLITICA 22/08/2020

                       DE INFORME DE LA IGNOMINIA A GOBIERNO INSENSIBLE E INHUMANO

 En nuestra anterior colaboración explicamos como, en medio de un ambiente de angustia y desesperación en muchos hogares de Zitácuaro y tensión en otros, que además del desempleo, cierre de empresas y negocios, por la contingencia sanitaria y escasez financiera, sufren las embestidas de la criminalidad y la ineptitud gubernamental, que se traduce en “levantones”, ejecutados, secuestros, extorsiones, manifestaciones de inconformidad ciudadana, conflictos comunitarios, bloqueos en las vías de comunicación, acusaciones de secuestro contra el órgano “procurador” de justicia (responsable de investigar los delitos y perseguir a los infractores), al que además se le imputa públicamente ser “filial” de organizaciones delictivas…

 En ese ambiente de caos, pánico e ingobernabilidad institucional, el presidente municipal sustituto de Zitácuaro rindió su segundo informe de gobierno. Bajo un panorama atroz, donde ellos, los mandatarios y sus colaboradores, ensimismados en sus ambiciones personales, no ven o se niegan a aceptar la desgracia en la que hunden o mantienen sumergidos a sus gobernados. Pues a los gobernantes estatales y municipales sólo les interesa la candidatura siguiente, en eso se concentran y distraen los recursos humanos y materiales, incluso públicos.

 Y al respecto nos interrogamos: ¿No les dará vergüenza que demostrando ser incompetentes pretendan seguir causando más daño, saqueando y estorbando?

 Pues en el transcurso de la semana no sólo se reiteró la incompetencia del gobierno municipal y sus funcionarios, también un nivel insultante de insensibilidad y ausencia absoluta de humanismo.

 A todos nos queda claro que la ineficacia del gobierno para atraer inversiones, gestionar fuentes de empleo, otorgando las facilidades necesarias o crear estímulos fiscales a empresas e industrias para que se establezcan en el municipio y se conviertan en centros generados de trabajo que contraten fuerza laboral local, obliga a nuestros paisanos a abandonar el terruño, a sus familias, perdiendo incluso la vida al buscar llevar comida a la mesa, de manera licita, pero sobre todo honrada.

 Esa fue la desgracia de Sergio, un joven zitacuarense que, ante la ineptitud de los gobiernos para cumplir sus obligaciones constitucionales (y morales) de generar empleos dignos y bien remunerados, tuvo que emigrar a la ciudad de Tijuana, Baja California, dónde se empleó como ayudante en una taquería y con parte de su salario apoyaba a su familia que se quedó en Zitácuaro.

 Sergio, la mañana del martes (18 de agosto) fue asaltado, unos malvivientes intentaron quitarle su celular y al oponer resistencia fue vilmente asesinado de un disparo en la cabeza. Su familia, de escasos recursos, no disponían de dinero para ir a esa ciudad a reclamar el cuerpo, mucho menos para cubrir los gastos de su traslado a Zitácuaro. Por lo que tocaron puertas para solicitar apoyo legal y financiero, pero ninguna les fue abierta. Nuestros gobernantes ni siquiera se dignaron a recibirlos, pues andaban ocupados en los preparativos del evento del 19 de agosto.

 Al día siguiente, la mamá de Sergio tampoco logró ser recibida por nuestros líderes municipales, pues andaban “enfiestados” con el evento cívico conmemorativo a la instalación de la Suprema Junta Nacional Americana, el primer gobierno independiente de la América Libre y homenajeando a los héroes que nos dieron patria, intentando imitar con discursos huecos, llenos de falsedad, hipocresía e incongruencia a esos magnánimos seres humanos que ofrendaron la vida por los demás, mientras ellos no son capaces siquiera de aportar su tiempo y devolver unas monedas, de lo mucho que roban o no devengan por ineptos, a una familia angustiada, que imploraba traer el cuerpo de su hijo al terruño.

 Por ello, nuestro ayuntamiento, de emitir un “informe de la ignominia”, plagado de insultos a la inteligencia colectiva, se ha convertido en un gobierno insensible e inhumano. Y no lo dicen las palabras, lo demuestran los hechos.

                                                                             ZITÁCUARO INGOBERNABLE

 Como ciudadanos, en muchas regiones del país ya nos hemos acostumbrado y hasta adaptado a que sean ciertos poderes facticos los que gobiernen y no las autoridades legalmente instituidas. Eso ya es “normal” y de repente la población confía más en la eficacia de los mañosos, que en las corruptelas de los mandatarios… que de jefes de gobierno nada más les queda el apodo, pues los que realmente mandan, son “otros”. Pero que la “autoridad” permita que “cualquier hijo de vecino” la desafié, es de risa.

 Desde hace meses se le ha dado seguimiento a un conflicto en El Aguacate, que inició por discrepancias en un asunto de extracción de agua potable, que luego se convirtió en intento de aglutinar capital electoral y pasó a transformarse en promesa de negocio para algunos vivales. Divergencias que se profundizaron ante la complacencia o incentivación de los responsables de la política interna del municipio, llegando al grado de bloquear el libramiento de la ciudad el día del incendio del Cerro Cacique, exigiendo que los helicópteros trabajarán de noche sofocando la quema del cerro. Antes, ese mismo grupo había realizado manifestaciones y bloqueos contra la Guardia Nacional, acusándolos de fumigar para esparcir el Coronavirus.

 Pretextos no han faltado para que ese grupo, opositor a la autoridad legalmente electa, realice acciones de resistencia o desobediencia civil, obstruyendo incluso las vías de comunicación e impidiendo el libre tránsito de personas y vehículos. Por ejemplo, trataron de impedir, con zanjas, piedras y amenazas, que una fundación internacional, que consiguió plantas para reforestar el Cacique trasladara los árboles al lugar dónde serían plantados, lo que se tuvo que hacer a través de animales de carga. Estando a punto de caerse el esfuerzo que realiza otra parte de los pobladores, pues la fundación advirtió que pararía los trabajos, se llevaría la planta a otro lado, para evitar ahondar en la división de la comunidad.

 Pero lo intolerable, sucedió el miércoles, cuando grupos de auxilio y ciudadanos altruistas, entre ellos Bomberos de Zitácuaro y de Tuxpan, que llevaban despensas, cobijas, ropa e intenciones de apoyar en los trabajos de desazolve, ocasionados por la lluvia un día antes, que arrastró piedras y lodo, inundando y destruyendo algunos hogares, no se les permitió la entrada a la comunidad para que apoyaran a las personas damnificadas.

 Mientras la autoridad continúa siendo omisa, a pesar de que se está incurriendo en acciones fuera de la norma, en hechos que, incluso, podría ser constitutivos de delitos y actos abiertos de provocación a la otra parte de la comunidad, frente a la indolencia de la autoridad responsable de imponer condiciones de estabilidad social. Hasta la fecha sólo se ha suscitado una confrontación física entre los grupos en pugna, sin consecuencias graves, pero las ofensas cada vez son mayores, como peligrosa la indiferencia del gobierno municipal para resolver.

 Se entiende que los funcionarios, que tienen la obligación de atender y resolver los conflictos que se están suscitando en las comunidades y tenencias, no intervengan en la solución de los mismos, pues rehúyen a la aplicación de la ley, ya que ello implica “quedar mal” con alguno de los grupos en pugna y no quieren roce alguno, mucho menos confrontación jurídica que “empañe” las posibilidades de acceder a alguna candidatura, que es el propósito principal, no el de entregar resultados positivos a la ciudadanía, logrando estabilidad y desarrollo, como es su obligación. Pero tarde o temprano tendrán que hacerlo y lo más conveniente, para todos, es que se actúe a la brevedad, antes que las consecuencias de sus negligencias sean mortales y los daños irreparables.

                                                             BUENAS NOTICIAS PARA MÉXICO

 El martes trascendió otra excelente noticia: Santiago Nieto, por el momento el más eficaz funcionario del gabinete de AMLO, ha solicitado ir tras los políticos ligados al crimen organizado. Propone que, además de detener a los sicarios y a los líderes de los cárteles de la droga en el país, también a los integrantes del poder político que les dan cobijo.

 El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP informó que en el país operan 19 organizaciones delictivas de alto impacto, que representan la amenaza más importante que se enfrenta en la actualidad, así como la proliferación de actividades de estos grupos para generar recursos, por lo que se debe combatir a los sicarios y detener a los líderes criminales, pero también es “necesario combatir la corrupción política de los grupos que dan cobijo a las agrupaciones delictivas”.

 De llevarse a la práctica lo solicitado por Santiago Nieto, de convertirse en realidad ese “sueño”, Michoacán se quedaría sin clase política. No obstante, sería la más eficaz manera de depurar el servicio público y dignificar la política. En eso estriba lo estupendo de la noticia.

 La propuesta de Santiago Nieto fortalecería las acciones de la Fiscalía General de la República, particularmente hoy, que el régimen obradorista enfrenta al grupo criminal más poderos del país, en el que están incluidos tres ex presidentes de la república y de acuerdo a las pruebas que se han estado evidenciando mediáticamente, hasta un hermano del mandatario nacional estaría implicado en los ilícitos que su consanguíneo imputa a los otros… pero, por eso a la Diosa de la Justicia se le simboliza con los ojos cubiertos, para que no vea parentescos, ni afinidades. Afortunadamente, parece que el presidente de México así lo concibe también.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *