YA TENEMOS ALCALDE NUEVO

El legitimo aspirar a espacios de mayor poder y perseguir huesos con más carne, pero sin usar el discurso del autosacrificio por los demás, ni la gastada retorica de que van en busca de mejores beneficios para el pueblo que los favoreció con su confianza. Eso ya nadie lo cree y resulta hasta ofensivo, un insulto a la inteligencia ciudadana.

Los zitacuarenses han sido constantemente burlados por gobernantes (y representantes populares) que dejan vacantes sus responsabilidades, por las que imploraron el sufragio, para brincar a otras de mayor envergadura. Prometiendo siempre que aprovecharán dicho espacio de más “jerarquía” para traer, ahora sí, desarrollo, seguridad y prosperidad a los pobladores de este dadivoso municipio, que todo les cree.

Pero esas promesas, de nuestros ambiciosos políticos, jamás se han cumplido; al contrario, en esta ocasión las condiciones de seguridad han empeorado y eso que nuestro ex alcalde es el jefe del gabinete de seguridad en el Estado. Nada menos el miércoles más de diez jóvenes fueron asesinados, en un enfrentamiento en Uruapan. Aunque pronto, con costosas campañas publicitarias (que todos pagamos), harán creer a los ilusos que sí, que todo está mejor, que si se preocupan por los problemas que aquejan a la colectividad…

Y si sus embustes no permean, inventarán pretextos, como el de la crisis, después culparán a gobiernos del pasado, fuerzas oscuras, enemigos políticos, medios de comunicación “mentirosos y chayoteros”, a la misma percepción ciudadana “errónea e ingrata”. Pero nunca aceptarán sus debilidades, ni excesos.

Lo grave, es que con el transcurso del tiempo todo se nos olvida y volvemos a refrendarles la confianza del voto. Pues son “encantadores”, simpáticos y hasta las mentiras en ellos se escuchan bonitas, no se diga si se hacen acompañar de algunas promesas de apoyo personal o algo de dinero.

Pero en esta ocasión, la situación podría ser un poco distinta para los políticos “chapulines”, “chafas” y mentirosos, que brincan de un puesto a otro, y las consecuencias se cosecharán en la jornada electoral del 2021.

Por lo pronto ya tenemos nuevo presidente municipal, el sustituto de Carlos Herrera Tello, quien dejó la alcaldía para convertirse en Secretario de Gobierno. Ahora su lugar es ocupado, desde el pasado miércoles, por Hugo Alberto Hernández Suárez, uno de los mejores perfiles dentro del grupo político de Herrera. Se trata de un joven profesionista destacado, más técnico que político, trabajador, que son, junto a la honradez, de los requisitos esenciales para sacar al municipio del hoyo en el que se encuentra, dejado por sus antecesores, y si el nuevo alcalde quiere, lo puede lograr… es nada más un asunto de voluntad, de temple y carácter para hacer prevalecer los más sublimes valores sobre la seducción del poder, las lisonjas y lambisconerías de sus allegados, que le llenarán de elogios en busca de arrebatar parte de lo que ellos consideran un botín, pero que en realidad se trata del patrimonio de los zitacuarenses, concedido en custodia para su honesta, transparente y eficiente administración.

Hugo debe superar, a la brevedad, la luna de miel, la euforia del poder y ponerse a trabajar en la aportación de resultados, pues las inercias y resistencias son muchas, incluso desde internas, en el mismo grupo al que pertenece, extra grupales e inter partidistas.

Al ser una extensión de Herrera, no habrá pretexto ni justificación para que no se cumpla cada uno de los compromisos de campaña, especialmente ahora que hay doble fortaleza o poderío para hacerlo, la “capacidad gestora” de la Secretaría de Gobierno y los recursos de la presidencia municipal. Porque ha Zitácuaro le están debiendo todo lo prometido en campaña. Lejos de esas grandes obras de impacto social, prometida una cada semana de campaña, han sumergido a Zitácuaro en la inseguridad, el desorden, ambulantaje y desempleo.

Los compromisos hechos por el presente gobierno a los zitacuarenses son muchos y poco el tiempo para cumplirlos, así como limitados los recursos, tanto humanos como materiales. Los primeros por la incapacidad, falta de voluntad y sobrada voracidad de los colaboradores de Herrera, aun incrustados en la administración municipal y las “debilidades” de él mismo como cabecilla de la pandilla. En tanto que la escasez de recursos materiales resulta evidente y será el mejor pretexto para no cumplir.

Pero considero que, la mejor sugerencia que se puede hacer al nuevo alcalde, es evitar la frivolidad de su antecesor, patrón y guía, y lejos de ser complaciente y protector de los delincuentes que despojaron al municipio de sus bienes, se aboque a darle continuidad y recuperar alrededor de 300 millones de pesos que fueron sustraídos de las arcas públicas, nada más durante la administración presidida por Juan Carlos Campos Ponce. La investigación a los ladrones del patrimonio publico debe realizarse de manera integral y general, extendiéndose a todos los funcionarios, de todas las administraciones, cuyos ilícitos no hayan prescrito. Con el propósito de recuperar los bines “desviados”, pero sobre todo para dar un escarmiento a los ladrones y dejar un precedente que en el futuro inhiba las tentaciones de apropiarse los bienes ajenos.

Hay que ser conscientes que en dicho trabajo de investigación a las administraciones que robaron dinero público, aunque es experto es esa materia (gracias a su capacidad se logró descubrir un importante desfalcó en SAPAS), Hugo Alberto Hernández Suarez encontrará demasiadas resistencias, especialmente de sus jefes políticos y colaboradores de su gobierno, quienes fueron o son parte de las citadas mafias y subordinados de los cabecillas delincuenciales que entonces gobernaban, a quienes han seguido protegiendo durante los cuatro años de mandato que lleva este reelecto gobierno perredista, que prometió los llevaría a la cárcel por lacras.

Pero todo parece indicar que resultaron iguales, tal vez peores. Todavía les quedan dos años para corregirse, demostrar lo contrario o ratificar nuestra aseveración. Lo cierto es que siguen colaborando con ellos, para que no sean alcanzados por la justicia. Ya han transcurrido más de cuatro años que se promovió el juicio político contra Juan Carlos Campos Ponce y más de tres que se dictó su procedencia, ordenándose al ayuntamiento aportar las respectivas pruebas documentales y promover las denuncias penales pertinentes, pero nada ha sucedido. Las autoridades municipales y estatales de manera dolosa han sido omisas y negligentes con sus obligaciones, permitiendo que el tiempo transcurra para que los indiciados puedan beneficiarse con la prescripción de algunos delitos.

Sin que exista exigencia alguna, de dar seguimiento y reiniciar las investigaciones, en los integrantes del cabildo, que en este ayuntamiento, hasta el día de hoy, se han caracterizado por perezosos, ignorantes e insensibles con las causas sociales que tanto pregonan sus “iluminados” lideres nacionales, sobre todo los representantes populares de MORENA que, en el Congreso del Estado, como en el cuerpo edilicio de Zitácuaro, sólo causan pena ajena. Todos pretenden olvidar que se padeció en este municipio un gobierno en extremo corrupto, que saqueó de manera escandalosa el patrimonio de todos y esas consecuencias se padecen a la fecha.

Nuestros regidores y diputados tampoco se dan cuenta de la inseguridad que se sufre, las constantes violaciones a los derechos humanos por parte de las corporaciones policiacas, la ineptitud de la Fiscalía y Policía Michoacán para frenar la incursión de grupos armados al municipio, el creciente desorden del comercio informal, la ausencia de obra pública, la falta de transparencia en la aplicación de los recursos públicos, el caos que genera el transporte público. De repente, a conveniencia, se han vuelto ciegos, sordos y locos.

https://i2.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2019/03/SINOPSIS-POLITICA-3-1-300x201-1.jpg?fit=300%2C201&ssl=1https://i0.wp.com/www.periodicoeldespertar.com/wp-content/uploads/2019/03/SINOPSIS-POLITICA-3-1-300x201-1.jpg?resize=150%2C101&ssl=1J. Salatiel Arroyo Zamora / El DespertarEstatalesSinopsis PolíticaTitularesZitácuaro
                                                            YA TENEMOS ALCALDE NUEVO El legitimo aspirar a espacios de mayor poder y perseguir huesos con más carne, pero sin usar el discurso del autosacrificio por los demás, ni la gastada retorica de que van en busca de mejores beneficios para el pueblo que los favoreció con su confianza....