SINOPSIS POLITICA 28/03/2020

                      CON OPERATIVOS POLICIACOS SE COMBATE EL CORONAVIRUS EN MICHOACÁN

 “Con estas 85 patrullas que hoy entregué, tenemos ya un total de 435 unidades en las actividades de prevención de contagio del COVID-19 en los 113 municipios y más de 2000 elementos de la Policía Michoacán están apoyando en las labores para la prevención y contención del virus”.

 La anterior fue la respuesta del gobierno de Michoacán al descubrirse los primeros ocho casos de Coronavirus, en la entidad (en la actualidad, viernes 27, la cifra es de 17 pacientes declarados oficialmente positivos y una defunción). Pretendiendo el gobierno del estado con operativos policiacos combatir la pandemia. Es decir, intenta a balazos exterminar el contagio, en lugar de hacerlo adquiriendo instrumental médico, medicina, camas y respiradores artificiales. Se procura hacer contra esa enfermad, lo que no se omitió con los grupos criminales.

 Sin embargo, inmersos en la incertidumbre, por lo que dicha contingencia pudiese ocasionar, se emiten declaraciones que desnudan la esencia de nuestros gobernantes. Por ejemplo, al expresar el gobernador la palabra “entregué” manifiesta una absoluta arrogancia, esa típica actitud del político que pierde el piso, que se marea en un tabique, porque no es poseedor del temple para tolerar la seducción del poder. Afirma “entregué”, como si el dinero con el que se compraron las patrullas fuese suyo y no de los contribuyentes, que le han asignado un sueldo que lo convierte en empleado de todos.

 Refleja pues al político inmaduro, ordinario, que se trastorna con el hueso y cree que los bienes del estado, producto del esfuerzo de los ciudadanos que pagamos impuestos, es de su propiedad, que le pertenece; pues, según él, no es nada más el depositario, a quién se le entregó en custodia para su honesta, transparente y eficiente administración, sino dueño del patrimonio de todos.

 Esa arrogancia lo ha llevado a distanciarse de los gobernados e incurrir en conductas ignominiosas. Como la del jueves, en el Hospital de la Mujer, donde permitió que una dama se inclinara a quitarle las botas quirúrgicas, en una escena que ultraja la dignidad humana, engendra resentimiento, cólera y abominación a su investidura y persona. 

                              QUE NO CUNDA EL PÁNICO NI LA INCREDULIDAD, MEJOR LA PREVENCIÓN

 Es pertinente aclarar que lo alarmante del Coronavirus o COVID-19, no es su capacidad letal o la cantidad de mortalidad que pudiese ocasionar, ya que la inmensa mayoría de contagiados resiste el padecimiento, pueden recuperarse en sus hogares en un periodo aproximado de 14 días, consumiendo “Paracetamol”, y al final, dicen los que saben, se vuelven inmunes.

 Lo grave, es la facilidad de contraer el contagio, la cantidad de infectados y los grupos vulnerables que, por la cuantía puedan colapsar el sistema de salud, así como la economía de los afectados. En nuestro país la capacidad hospitalaria, de camas y respiradores, está limitada, aún con la ayuda de la SEDENA y Secretaría de Marina, no se está en condiciones, como en China, de construir y equipar un hospital en 10 días; aquí, en nuestro país, ni en diez años se termina un hospital, pero sí desaparece el presupuesto para su edificación y equipamiento.

 Ejemplos de obras prometidas y no iniciadas o empezadas sin terminarse, se tienen más que las concluidas satisfactoriamente; por ejemplo, el teatro Matamoros, dónde la dinastía “democratizadora” y “justiciera” de México: Lo Cárdenas, tienen mucho que ver. Lo mismo que en la presa Francisco J. Mujica. Pero al emigrar algunos de ellos a MORENA, se purificaron nuevamente, igual que cuando traicionaron al partido del General, el PRI, para irse al PRD, y ahora ya son castos y honestos.

Aquí, en lo corto, también se dan esos vicios: en materia ambiental, desde el periodo del gobierno presidido por Juan Antonio Ixtlahuac se inició la construcción de los colectores pluviales, en las márgenes de los Ríos San Juan y San Isidro, lo que impediría que las aguas residuales de los drenajes siguieran contaminando esos importantes afluentes que nacen de nuestros manantiales, y a 12 años de distancia no han sido terminados.

 Otra obra inconclusa y prometida durante el primer periodo del reelecto alcalde Carlos Herrera Tello, actual Secretario de Gobierno, es el desarrollo turístico en la presa del Bosque, donde ni siquiera la ciclovía se ha terminado. Una obra más, prometida y ni siquiera iniciada por dicho funcionario, es la denomina “vialidad verde”, que presumiblemente empezaría en la desviación al Instituto Tecnológico, se acondicionaría un carril a cada lado de las márgenes del Río San Isidro para desembocar cerca del Hotel “Rancho San Cayetano”. Entre otras obras y acciones prometidas en tiempos de campaña, dirigidas a los ingenuos para arrebatarles sus votos.

 Pero, mientras en Michoacán la pandemia del Coronavirus crece, el gobierno del estado opta por comprar patrullas, en lugar de equipar hospitales…pero sin distraer el recurso, ni apropiarse de los “diezmos” de los proveedores o convertirse en ellos, como ya se les ha hecho costumbre.

 No obstante que ese tema, de la rapiña gubernamental, ya lo abordamos en la entrega pasada y quedó claro que la peor pandemia es la corrupción, más mortífera y voraz que el COVID-19 y el crimen organizado juntos. Ese es el verdadero problema y causa de la escasez de hospitales, equipo médico, instrumental, especialistas, vocación humanista y la descomposición del equipo, como sucede en Zitácuaro, que se averió intencionalmente el tomógrafo para canalizar a los pacientes a sanatorios particulares y ningún mandatario, funcionario de mayor rango, diputado, senador o regidor se daba cuenta, o se hacían… y se siguen haciendo.

 Insisto, el temor más grande es al colapso del sistema de salud, en México y en Michoacán. En nuestro estado, aunque a muchos no agrade, encontraron razón las palabras del gobernador de Puebla y los primeros contagiados pertenecen a economías holgadas, personas que adquirieron el virus en sus viajes a Europa, que tienen posibilidades de atenderse en hospitales privados y erogar hasta 50 mil pesos por día.

 Pero el grueso de la población no está en esas condiciones y necesariamente tendrá que acudir a hospitales públicos, los que la corrupción ha desmantelado.

                    NO AL DESACATO DE LA LEY, NI VULNERAR LAS GARANTIAS DE LOS DEMÁS

 Así que, hay que tomar medidas preventivas, sin entrar en pánico. se debe cuidar a las personas mayores y a quiénes padezcan diabetes e hipertensión. No permitamos que el miedo nos conduzca a la paranoia e incurramos en conductas graves, que inciten al desacato de las normas esenciales para la convivencia armónica en sociedad, violentando las leyes, vulnerando las garantías de los demás, generando desorden, caos e ingobernabilidad, cómo se pretende hacer en la Tenencia de Zirahuato de los Bernal, al tratar de impedir el libre transito de personas por dicha comunidad.

 Las garantías individuales o derechos humanos no pueden, ni deben suspenderse de facto, ni por capricho u ocurrencia de una autoridad local, tiene que ser el Congreso o el Presidente de la República quienes declaren estado de excepción.

                      LAS ENSEÑANZAS y HÁBITOS QUE NOS DEJARÁ EL CORONAVIRUS

  Después de la pandemia del Coronavirus ya nada será igual, muchas cosas tendrán que cambiar y el ser humano adaptarse a esos cambios, nos veremos obligados a dar prioridad a lo realmente valioso: la vida (propia y del planeta). Nos daremos la oportunidad de vivir realmente y ello nos acercará a la felicidad, aunque tal vez ese proceso sea largo.

Soy un convencido de que, lo que no mata te fortalece. Luego entonces, la pandemia del coronavirus nos dejará experiencias y enseñanzas que nos fortificarán, física, mental y espiritualmente.

 La primera enseñanza tiene que ver con valorar la vida y la salud sobre todas las cosas, entender que la muerte y las enfermedades no respetan estratos sociales, económicos, religiosos, ni de raza, arrollan parejo y en esta ocasión, los primeros en contagiarse son los que han viajado a otros continentes y de allá trajeron las toxinas (como en el pasado, los viajeros europeos trajeron a nuestros ancestros las peores plagas y enfermedades) y aceptar que debemos cambiar nuestros hábitos, no sólo alimenticios y de sobrevivencia, si no de conducta, con el medio ambiente y el prójimo. Desanchando la ambición de bienes materiales como el objetivo principal de nuestra existencia, pues el origen de la descomposición, degradación o corrupción es precisamente la lucha por el dinero y el poder político.

 Estamos descubriendo con esta enfermedad que el sector que menos sufrirá es el de los productores del campo, pero no los agro empresarios, sino los campesinos, agricultores modestos, los que de por sí han estado aislados, dedicados a sus parcelas, viviendo de sus cosechan y acuden a los centros de población a comprar parte de la despensa a satisfacer algún capricho, pues la mayor parte de la canasta básica, frijol, maíz, leche, huevos y carne ellos mismos la producen.

 Que no es el caso, pero en futuro podría ser que, aunque seas poseedor de grandes cantidades de dinero, frente a la escasez de alimentos, no sería posible que te comas tus billetes y resultaría complicado que alguien te vendiera la posibilidad de su sobrevivencia. Por eso la recomendación de darle el valor a lo que realmente lo tiene y producir alimento.

 Si los japoneses cultivan en macetas y azoteas de los edificios, nosotros podemos hacerlo en nuestros patios y en los palacetes que utilizamos para los fines de semana y noches de juerga, en lugar de costosos jardines, establezcamos hortalizas, huertos de traspatio, pequeñas granjas, al fin nos gustan las mascotas. Producir de manera orgánica lo que queramos consumir. Además de terapéutico, resultaría formativo para nuestros hijos, ayudamos al medio ambiente, generamos nuestro propio alimento y garantizamos nuestra sobrevivencia frente a una contingencia más fuerte y prolongada, de esas creadas por la evolución científica y tecnológica, la voracidad mercantilista y el hartazgo del planeta, que también busca deshacerse de las toxinas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *