SINOPSIS POLITICA 28/07/2018

                                      SE DISPARA LA INSEGURIDAD y LOS ABUSOS POLICIACOS

Ocho fueron las víctimas de una ejecución masiva en Urupan, durante un velorio, y todavía no hay detenidos. Suceso que vuelve a poner a Michoacán en las portadas de los medios de comunicación nacionales, luego del esfuerzo del gobierno de Aureoles para que Estados Unidos no incluyera a nuestra entidad en la alerta de seguridad a viajeros. Lo cual no se logró y el pasado 18 de julio la administración de Trump emitió una alerta de viaje para los Estados de Colima, Guerrero, Michoacán, Sinaloa y Tamaulipas, debido a los altos índices de violencia.

En Zitácuaro la semana pasada una joven fue privada de la libertad y agredida en pleno centro de la ciudad, en el transcurso de la presente un hombre fue acribillado y asesinado también en una céntrica vialidad, entre otros hechos delictuosos que consternan y atemorizan a la población, como el incremento de asaltos, robos y venta de drogas.

También resulta evidente que las organizaciones criminales nuevamente se fortalecen y expanden en nuestro estado, y esto sólo es posible con la complacencia o complicidad gubernamental. Por lo que, ante los saldos negativos y nulos resultados para combatir la violencia e inseguridad resultan urgentes cambios radicales en las esferas de la Procuraduría General de Justicia y en la Secretaria de Seguridad Pública, pues quienes están al frente no han podido cumplir sus obligaciones de procurar justicia y brindar seguridad, o los compromisos con los poderes facticos no se los han permitido.

Tampoco dichas corporaciones se acercan al ideal de la “policía inteligente”, prometida por el gobernador en su toma de protesta como mandatario, donde incluso anunció la operación de aviones no tripulados que, desde las alturas, vigilarían los territorios más peligrosos de la geografía michoacana, y en lugar de ello tenemos mandos policiacos ignorantes, prepotentes, con inclinaciones delictivas más sanguinarias e inhumanas que los mismos criminales.

Para nadie es secreto que los puestos de mandos policiales y plazas regionales se venden, a su vez estos deben aportar una cuota a sus superiores y para lograr reunir la cantidad exigida tienen que incurrir en todo tipo de conducta antisocial que sea lucrativa, como el cobro de piso, la extorsión, protección a grupos delictivos, emplearse con algunos carteles para expulsar a otros de sus territorios, todo lo que permita que sus superiores, luego de ser desempleados hace tres años, ahora puedan darse el lujo de comprar caballos de medio millón de pesos, para estar a tono con el gobernador. A cambio los policías criminales tendrán toda la protección a sus fechorías desde la cúpula más alta del poder estatal.

Así, sin voluntad fehaciente y cediendo el control policial a sujetos con antecedentes criminales, es imposible que los michoacanos podamos recuperar las tan anheladas paz y tranquilidad.

                                                               EMPIEZA A ENSEÑAR EL COBRE

A algunos lectores de este espacio no les agrada mucho que abordemos temas del ámbito nacional, y con justa razón, pues al respecto hay analistas, politólogos y periodistas especializados en el tema, quienes por estar en la metrópoli tienen más cercanía con las fuentes informativas y los sucesos, así como mayores elementos de juicio que nosotros, los aprendices de provincia. Sin embargo, hay actitudes que preocupan también a los pueblerinos, ya que las consecuencias de los desatinos de los gobiernos centrales las padeceremos todos.

Ya habíamos exhortado en otra colaboración a no hacerse tantas ilusiones con Andrés Manuel López Obrador, ya que la desesperanza podría ser dramática; pues no se trata de ningún súper hombre, mucho menos de un mesías, ser iluminado o un extraterrestre. No, nada de eso, es un ser humano como cualquiera de nosotros, común y corriente, en ocasiones más  corriente que común, pues tiene el hábito de ser lengua floja.

Así que es falso que con él nos vaya a cambiar la vida, que el desarrollo, el progreso, la seguridad y justicia se vayan a instaurar por generación espontánea con su arribo a la presidencia de la república. Menos ahora que ha trascendido que la deuda que nos “heredará” Enrique Peña Nieto es de 10 billones de pesos, la más escandalosa y alarmante en la historia de México y que López tendrá que tragársela toda, pues no puede divorciarse de la acaramelada luna de miel que trae con el todavía mandatario nacional, a pesar de que cada mexicano, incluidos nuestros hijos pequeños, adeudan (sin haber gastado) 80 mil pesos. Y así algunos apátridas se resisten a que sus insultantes emolumentos sean reducidos a la mitad.

Retomando el tema de López Obrador, este ya comenzó a mostrarse cuál es, empezó a enseñar el cobre y el tema de la multa del INE a su partido (morena) fue el pretexto para explayarse.

Hemos afirmado también que las únicas grandes transformaciones que AMLO puede aportar a la nación no son de fondo, si no de forma, y tienen que ver con la manera de conducir el gobierno federal, cumpliendo con la obligación de hacerlo con honestidad y austeridad; es decir, combatiendo la corrupción e impidiendo los gastos excesivos en el ejercicio público. Pero, para eso se necesita un líder demócrata en la presidencia, un hombre justo, estadista imparcial, no un vulgar mitotero y hablantín… que se pelea hasta consigo mismo cuando se ve en el espejo y sigue despreciando a las instituciones, incluso las que tanto trabajo ha costado ciudadanizar para confiar en ellas y que gracias a ese proceso ciudadano, democratizador, él es hoy presidente electo.

Una verdad indiscutible, es que la inmensa mayoría de los mexicanos que acudieron a las urnas votó por López Obrador anhelando un cambio y confían en él para que transforme a la nación. Y gracias a que AMLO atendió las sugerencias de sus asesores, de moderar su carácter y contener sus impulsos iracundos, actitudes autoritarias e intolerantes a quienes opinan diferente a él, logró ahora si obtener un triunfo contundente, que lo legitima frente a propios y extraños. Pero el control de sus ansias bélicas fue breve, duró mientras así convenía a sus particulares intereses de apoderarse de la administración de los bienes nacionales.

Hoy, una vez que su triunfo electoral fue ratificado, se ha peleado con el árbitro del proceso electivo (INE). Acusando al órgano electoral de persecución, de actuar de manera vil, facciosa, mala fe y por venganza…”están actuando así porque los conservadores no aceptan la nueva realidad, no nos ven con buenos ojos”, afirmó el futuro presidente de  México, al referirse al Instituto Nacional Electoral que un mes antes dirigió la jornada comicial y validó su triunfo en la urnas.

La nueva rabieta del futuro mandatario ha sido ocasionada por una multa de 197 millones de pesos que el INE impuso a MORENA, el partido político de López, por violentar la ley con la creación y operación de un fideicomiso para apoyar a los damnificados del sismo de septiembre, a través del cual MORENA recibió 44 millones de pesos en efectivo. Cifra superior a lo que los partidos pueden aceptar en aportaciones, además de que los partidos no pueden entregar dinero a la población. Así mismo MORENA no informó al INE de los recursos de dicho fideicomiso.

Pero, independientemente de las violaciones (o no) a los preceptos legales por parte de MORENA, no corresponde a Andrés Manuel salir en defensa de su partido. Él es ya presidente electo de todos los mexicanos, hayan o no votado por él. Ha dejado de ser presidente y vocero de su instituto político, para convertirse en el representante de todos los mexicanos, en el líder de una nación. Por lo que su conducta debe ser apartidista y estrictamente apegada a derecho, como instrumento para alcanzar la justicia. Exigiendo respeto a las leyes, en lugar de reclamar que sean burladas.

La relación con su partido debe ser exclusivamente de apego a sus principios éticos, a los conceptos filosóficos e ideológicos, como respaldo teórico en la aspiración para alcanzar un gobierno de excelencia, no para andar defendiendo las conductas ilegales de los dirigentes del mismo.

En otro momento esos berrinches de López Obrador podrían tomarse como “niñerías”, pero en la actualidad, por la investidura del sufragio popular, se trata de un tema delicado. Sobre todo que permita comience a aflorar su verdadera personalidad, cuando todavía no asume el cargo y la seducción del poder se supone aun no lo ha tocado. Ojalá la templanza y cordura lleguen pronto a él, por el bien de todos, confirmar que los millones de mexicanos que confían en él no se equivocaron y retardar un poco más el desengañ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: