SINOPSIS POLITICA 28/09/2019

                                           LAS INCONSISTENCIAS EN EL CUARTO INFORME DE AUREOLES

 No creo sea tan perverso para mentir de manera deliberada, prefiero pensar que lo tienen engañado.

 Como sucede siempre, en todo informe de gobierno, en el del mandatario de Michoacán abundaron las “cuentas alegres”, las inconsistencias y algunas afirmaciones que resultan ofensivas, por ser absolutamente contrarias a la verdad, a la justicia y a la razón.

 Lo positivo y más o menos creíble, es la información referente a la deuda pública, generada por administraciones anteriores y que el gobierno de Silvano Aureoles ha logrado su reestructuración, renegociación y reducción, volviéndola manejable. Consiguiendo, además, contener el gasto público y refinanciar otros conceptos de deuda y disminuir los intereses, aligerando la carga financiera del estado. Lo que representa una excelente noticia para los pobladores de este territorio.

 Es verdad que gran parte de la deuda tiene como origen los sueldos del magisterio; cuando, en 1992, se firmó con la federación el convenio para la modernización educativa, comprometiéndose el gobierno federal a pagar el 90% de los recursos necesarios y el estado el 10%; pero los porcentajes cambiaron en contra del estado, para el año 2000 Michoacán ya tenía que aportar el 20%, sin tener el dinero para cubrirlo.

En 2007, el gobierno del estado no firmó el acuerdo por la calidad educativa, por lo que el porcentaje de la nómina siguió aumentando, hasta llegar al 50%. A esto hay que agregar las minutas firmadas con el magisterio, comprometiendo recursos que el estado no tenía; así como la contratación de 18 mil plazas adicionales, sin que hubiera dinero para pagarlas. Lo que generó el conflicto que todavía se padece, entre el gobierno y el sector educativo, por la demanda de sus salarios.

 Hasta aquí todo está bien y se reconoce el esfuerzo por ordenar las finanzas estatales, sólo faltaría investigar, documentar, motivar y sancionar a los responsables de esa crisis financiera y de ser posible recuperar, para las arcas públicas, el capital sustraído. Es cierto que parte del colapso financiero se debió al “descuido” con la nómina de los docentes, pero también a la impericia y deshonestidad en la administración de los dineros públicos, que terminaron siendo desviados a engrosar cuentas personales… y como el gobernador asegura que en su gobierno no se tolera la corrupción y defenderá la transparencia y rendición de cuentas, es imperativo que lo demuestre.

 Pues las deudas y la crisis económica del estado también tuvieron como causa el desfalco o la “desviación” de los recursos públicos, y esos responsables, que se favorecieron con la impericia o la perversidad, tienen nombre y apellido, y si no se les castiga, es porque se les protege y eso es corrupción y genera impunidad. Así que, la sociedad necesita confirmar que hay congruencia entre lo que se alardea y lo que se hace, para estar en condiciones de poder creer los discursos fáciles.

  Para no ir tan lejos, cuando personajes como Juan Carlos Campos Ponce (socio de su Secretario de Gobierno) y su pandilla, estén en prisión, es posible que se conceda crédito a las aseveraciones del gobernador. Mientras eso no suceda, es pura retórica barata, engaña bobos. Tal vez usted que nos lee ya olvidó que Campos Ponce compró, siendo presidente, un terreno a Carlos Herrera, Alfredo Vilchis y Alfredo Kury, en 10 millones de pesos, supuestamente para construir viviendas para los policías, cuando el valor real del predio en ese momento no superaba el millón de pesos. Pero se trataba de “apoyar” a los socios y aliados, resultando sencillo hacerlo con dinero ajeno, propiedad de los zitacuarenses. Esto demuestra que la complicidad entre criminales y ladrones metidos a la política es añeja.

Declaraciones irresponsables, como esa de que los policías en Michoacán ganan 32 mil pesos mensuales o que Michoacán está blindado contra la corrupción, cuando el mismo mandatario ha sido víctima de ella, cuando los operadores de la corrupción en su gobierno lo mantienen engañado, alejado de la realidad que padecen los gobernados, cuando resulta excepcional la presencia de funcionarios estatales que no sean corruptos, sobre todo en la Fiscalía General del Estado y la Secretaría de Seguridad Pública. Son ofensivas.

                                                              LAS CAMPAÑAS QUE SE AVECINAN

 Como es habitual, las precampañas electorales, de manera extemporánea e ilegal, ya se encuentran en todo su apogeo. Al menos la mayoría de los actores políticos están activos, en busca de las futuras nominaciones a las candidaturas para los distintos cargos que estarán en disputa. Algunos aspirantes y sus respectivos partidos políticos han comenzado a contratar los servicios de empresas encuestadoras, que, obviamente los resultados de dichos sondeos favorecen a quien los paga (la descomposición ética induce a la obtención de satisfactores materiales a cualquier costo, incluyendo el sacrificio de los valores, y frente a ello, difícilmente se puede contrariar a quien los proporciona).

 No obstante la ambigüedad en los resultados de las encuestas, éstas han servido más como instrumento de promoción, que un parámetro de conocimiento del posicionamiento de la imagen de una persona, partido, marca o producto.

 Gracias a esas encuestas, que se han difundido en los últimos días, podemos saber quiénes son los aspirantes a la gubernatura, de todos los partidos políticos. Además, nos han proporcionado un dato revelador para algunos despistados: todos esos sondeos de opinión coinciden en que morena observa una amplia ventaja sobre los demás partidos políticos, seguido a la distancia por el PRI, después el PAN y el PRD revuelto entre la “chiquillada”.

 De acuerdo a la información proporcionada por las empresas de “marketing” político, los futuros contendientes a la gubernatura, dentro de cada organización partidista, por orden alfabético, son:

MORENA: Alfredo Ramírez Bedolla, Carlos Torres Piña, Cristóbal Arias Solís, Germán Martínez Cázares, Raúl Morón Orozco y Víctor Manuel Báez Ceja (se desconoce la razón por la cual se omitió a la Senadora Blanca Piña y al Dr José Manuel Mireles)

PRI: Juan Antonio Ixtláhuac Orihuela, Eduardo Estefan Orihuela (“el bebé plagia discursos”), Víctor Silva Tejeda y Wilfrido Lázaro Medina.

PAN: Armando Tejeda Cid, Arturo Hernández Vázquez, José Antonio Salas Valencia y José Manuel Hinojos Pérez (no se incluyó al dirigente nacional de dicho partido, Marko Cortés Mendoza).

PRD: Adrián López Solís, Antonio García Conejo, Antonio Soto Sánchez y Carlos Herrera Tello.

 De acuerdo a ciertos pronósticos, si la jornada electoral para decidir gobernador fuese en estos días, ni todos los partidos opositores juntos podrían derrotar al candidato de morena, sin importar quien encabezara al partido de López Obrador. Razón por la cual dichos institutos políticos en Michoacán operan una coalición o alianza entre el PRI-PAN y PRD, misma que podría generar fracturas, si no se opera con inteligencia y se limitan las excesivas ambiciones y egoísmos personales o de facción.

 En esa negociación habría repartición de candidaturas y posiciones en el gabinete estatal, en los distritos y municipios, así como nominaciones comunes.

 Por ello, ha trascendido, por ejemplo, que Juan Antonio Ixtlahuac podría encabezar esa “alianza” a la presidencia municipal de Zitácuaro, para enfrentar posiblemente a Rosa María Salinas, de morena. Ya que, Mary Carmen Bernal Martínez, la otra aspirante, sería abanderada del PT, partido que se presume iría solo, sin alianza ni coalición con morena (impulsará sus propias candidaturas).

 Pero, por lo pronto, el PRD trabaja en fortalecer sus cuadros e impulsa al actual alcalde sustituto, Hugo Alberto Hernández Suárez, para que encabece la planilla como candidato a presidente municipal.

 A la diputación local, es amplia la gama de perredistas que pretende alcanzar un escaño: José Guadalupe Benítez Gómez, Omar Iniestra, Carlos Paredes Correa, Crispín Duarte Soto, Karina Alvarado Alcantar, José Noé Jiménez Mendoza, Moisés Salazar Esquivel, más lo que se acumule.

 Mientras tanto, morena trabaja en la renovación de sus dirigencias: nacional, estatal y distritales. A nivel nacional son tres los aspirantes: Mario Delgado, Bertha Lujan y la actual dirigente Yeidckol Polevnsky.

 En Michoacán existe la posibilidad de que nada más dos contendientes lleguen a la recta final: el impuesto desde la Ciudad de México y mandamás de dicho partido en territorio Purépecha, el señor de la melena, Sergio Pimentel, y nuestro paisano zitacuarense: David Soto.

 Al interior de morena, en Michoacán, es imperativo un cambio de dirección, pues resulta evidente que Sergio Pimentel no ha podido poner orden, ni podrá, por su inexperiencia, falta de voluntad y por el sentimiento localista de los michoacanos, sobre todo cuando se trata de una imposición central, en un partido que se presume liberal y transformador.

 El “Yeyo” trae anarquía en el partido, en los gobiernos municipales surgidos de morena, en el Congreso del Estado con los integrantes de su fracción, ni siquiera a los regidores a podido meter en cintura, como sucede en Zitácuaro, donde los representantes populares de morena son los más dóciles corderos de gobernantes arbitrarios y grupos caciquiles de la región.

 Se tiene programado que el 24 de octubre se elija a los dirigentes distritales de este partido, el 10 de noviembre a la dirección estatal y los días 23 y 24 de noviembre la dirigencia nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *