SINOPSIS POLITICA

                                                                             SINOPSIS POLITICA

                                                                 Por: J. Salatiel Arroyo Zamora

                               LOS DELINCUENTES QUE MOVIERON LOS HILOS DE LOS CANDIDATOS

 Ha llegado el momento de decidir, si se cambia el rumbo que el país, estado y municipios han tomado o continuamos con la destrucción de la república, como todavía la conocemos. Pues se nos presenta la oportunidad de que ese cambio positivo pueda lograrse de manera pacífica, nada más con la dirección que le demos a nuestro voto. Si el propósito real es en verdad conseguir el bien común de la colectividad.

 Para alcanzar ese objetivo debemos despojarnos de los intereses personales y pensar en los demás, en nuestros hijos, familiares, amigos y vecinos, en nuestras comunidades, municipio, en Michoacán y la nación, emitiendo nuestro voto bien informado, con conocimiento y reflexión, para estar en condiciones de elegir a quiénes menos daño puedan causarnos y de ser posible, con capacidad y voluntad para mejorar las condiciones en las que nos encontramos.

 Los partidos políticos -todos- se han desdibujado ideológicamente, se han apartado de sus respectivas declaraciones de principios y de los valores elementales que rigen la ética del ser humano, de la moral y las buenas costumbres. Su objetivo primordial se ha reducido a ganar elecciones, arribar o mantenerse en el poder, a costa de lo que sea. Por eso la importancia de investigar la trayectoria de los candidatos y votar por los menos nocivos. Indagar a que grupos de poder e interés pertenecen, sus debilidades y fortalezas personales, para estar en posibilidades de manera anticipada conocer cuáles serán sus líneas de acción una vez en el poder.

  Aunque son 7 los oficialmente registrados (menos uno que declinó), únicamente dos son los candidatos que encabezan las posibilidades de acceder a la gubernatura de Michoacán: Carlos Herrera Tello y Alfredo Ramírez Bedolla. Pero, de candidato a candidato, la principal fortaleza de Ramírez Bedolla es la marca de su partido, del cual es fundador (lo que le da legitimidad como abanderado) y los programas federales del gobierno de la república, que han estado siendo utilizado para persuadir votos a su favor.

 Pero Alfredo no cuenta con experiencia administrativa, desconoce la problemática del estado y sus posibles soluciones. En tanto los michoacanos ajenos a morena no lo identifican, pues surge como postulante emergente ante las reiteradas violaciones a la ley electoral por parte de morena y del aspirante depuesto, por lo que no le alcanzó el tiempo para conectar con el electorado, que tiene dificultad para familiarizarse incluso con su nombre completo.

 Otra debilidad, es que nunca se asumió como candidato ganador, ni se ha creído la posibilidad de ganar, se dedicó a imitar a López Obrador hasta en la manera de vestir. Tampoco logró proyectar una imagen de unión familiar, se desconoce si tiene pareja y su género, que en la actualidad ya no es cuestionable si se tiene preferencia por el mismo…antes resultaba una vergüenza, hoy ya es un derecho, mañana podría ser una obligación… pero eso mis ojos espero no logren verlo… me distraje del tema, por lo interesante que resulta.

 Les decía, que mientras Carlos Herrera Tello viste como gobernador, se para como gobernador, habla y actúa como tal, contagiando ese estado de ánimo, que lo ha traído de menos a más, involucró también a su familia en la campaña, sabemos que tiene esposa, amable y carismática, dos hijas entregadas al trabajo proselitista, mientras que Bedolla ha mantenido en el anonimato a su familia. Él mismo es desconocido en el interior del estado, su área de influencia se reduce a la capital michoacana, de donde surgió como diputado local, sin lograr destacar como tal. En resumen, ha sido un político gris, se le identifica más por su carácter poco cortés, al que le imputan actos de prepotencia.

 Los que conocemos a Carlos Herrera Tello, sabemos que desde joven ha sido emprendedor, comerciante, hasta que fundó su empresa constructora. Posteriormente incursionó en la función pública con cargos de dirección en el municipio. Regresó a la iniciativa privada, fortaleció a sus constructoras, se convirtió en un hombre de éxito empresarial y por ello llamó la atención del equipo político que gobierna el estado para que fuera candidato externo a la presidencia municipal de Zitácuaro, conquistando la alcaldía de manera incuestionable. Lo que más tarde se le complicaría reiterar por el arrollador fenómeno de ALMO, que hizo ganar a candidatos que incluso ni campaña realizaron, y en este proceso ya andaban aspirando a ser gobernadores. Aun así, Herrera ganó, contra todos los pronósticos.

 Pero él no conocía Michoacán, ni Michoacán lo conocía a él, pues su formación académica la recibió fuera del estado, lo mismo que gran parte de su trabajo como empresario de la construcción. Se trata de un tipo inteligente, brillante y dinámico.

 Su error, desde el punto de vista de muchos de sus coterráneos, fue abandonar Zitácuaro, para convertirse en Secretario de Gobierno y darse la oportunidad de que lo conocieran en otros lados y él conocer otras latitudes, para conquistar la posibilidad que hoy se le presenta. Su debilidad, cargar con el desgaste natural del gobierno del estado.

 Pero, las debilidades y fortalezas personales de ambos personajes, de entre quiénes sin duda alguna surgirá el próximo mandatario de Michoacán, es lo menos grave. Lo realmente peligroso, son los intereses que representan, los seres oscuros que mueven los hilos de los que ellos dependen.

 Tras Carlos Herrera Tello, resulta obvio que se encuentra Silvano Aureoles Conejo, a quién de muchas conductas negativas se le ha acusado, pero a la fecha nada se ha demostrado.

 Mientras que Alfredo Ramírez Bedolla ha sido impuesto dentro de las filas de Morena por Lázaro Cárdenas Batel y Leonel Godoy Rangel, quienes más que hacer triunfar a la 4T, pretenden instituir su cacicazgo político. El mismo que, teniendo a Cárdenas Batel como gobernador, abrió las puertas al crimen organizado en Michoacán. Cuya organización criminal predominante sería fortalecida después por Leonel Godoy, cuyo hermano (todavía “prófugo”) era compadre del capo mayor, Servando Gómez Martínez, “La Tuta”, a quién requería favores especiales, como silenciar a periodistas en la costa michoacana, donde hoy Godoy Rangel es candidato a diputado federal de la 4T.

 Incluso, estamos a punto de arribar a la jornada electoral con un candidato desaparecido en Michoacán, del PVEM a la alcaldía de Uruapan. Mientras en el vecino estado de Guerrero, ante la desaparición de la abanderada del MC a la presidencia de Cutzamala de Pinzón, el gobierno federal movilizó a más de 400 elementos policiacos en la región de la tierra caliente para localizar y rescatar a la joven aspirante, lo que se logró con éxito, pues en esa entidad federativa Morena lleva amplia ventaja y no se permitirá que algo pueda empañar el proceso y la jornada electoral.

 Pero no nada más a nivel estatal se está en peligro, si no se deposita un voto informado y reflexionado, también en Zitácuaro, dónde el partido de AMLO le ha abierto la puerta a lo peor del PRI, a personajes que representan la anti tesis, lo más nefasto, contra lo que se supone lucha Morena, políticos que ni siquiera el PRI quiere en sus filas, pero Morena los convierte en sus candidatos.

 En esta ocasión debemos salir de la inercia, pues cada día está escaseando más una sociedad informada, analítica, involucrada, participativa y propositiva. Hoy, la mayoría de opiniones son viscerales, basadas en filias y fobias, no son fundadas, motivadas, sustentadas, ni argumentadas, y en ese sentido se emiten también los votos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *