SINOPSIS POLITICA

                                                                                SINOPSIS POLITICA

                                                                   Por: J. Salatiel Arroyo Zamora

                                               CAUSAS DE LA DERROTA DEL GOBIERNO y DEL PRD

 Independientemente de los resultados que se obtengan en la lucha legal postelectoral, el PRD es el partido político que más salió perdiendo en la jornada comicial del domingo 6 de junio, estando a punto del exterminio en su cuna y último bastión. Pero eso no significa que el grupo predominante del perredismo michoacano, el más poderoso en el país al interior de lo que queda de dicho instituto político esté acabo, ni mucho menos. Al contario, hay batallas que al perderse fortalecen y esta podría ser una de ellas. Pues, no es lo mismo ser candidato que gobernante y estar sometido al escrutinio ciudadano y al juicio inquisidor de los opositores. Por lo que, Morena como gobierno entraría a esa desgastante categoría, donde el esfuerzo es mucho y la satisfacción poca. 

 Máxime cuando se llega al poder con una oposición fuerte, unida y experta en todo tipo de artilugios, en medio de un proceso electivo turbio, que resta certeza y legitimidad y con el compromiso de deber la imposición a personajes políticos oscuros, más siniestros que los representantes de los poderes facticos… si es que no son lo mismo. Y teniendo a un Congreso Local con mayoría en contra y una oposición lastima por el escarnio que se sigue haciendo del supuesto “árbol caído” …. aunque en política la dignidad es escasa, tal vez entre los actores que perdieron aun quede algún resquicio rescatable de los que buscan justicia, no revancha.

 Pero, lo que sí quedó demostrado, es la injerencia de los grupos armados de los poderes “facticos” en la jornada electoral a favor del partido del presidente de la república, tal vez por esa razón el mandatario nacional les agradeció que se hayan “portado bien”. Y como el poder judicial esta intimidado por el ejecutivo federal, nada pasará con las impugnaciones, pues ¿Quién se atrevería a contrariar a AMLO?

 Lo positivo de todo esto es que, como ya no hay corrupción en México desde 2018, la presencia de esos grupos del crimen organizado en Michoacán ya casi es historia. Particularmente porque es prioridad del presidente de México el bienestar del pueblo bueno y sabio, para lograrlo, se deben atacar las causas sociales que incitan a la violencia y generan inseguridad, mismas que durante tres años se han estado combatiendo y cumpliendo el juramento presidencial para que los malandros cambien sus armas por tractores.

 En esa sintonía debe estar el futuro posible mandatario michoacano, que al ser copia fiel de su homólogo nacional, con los mismos valores, objetivos y formación ideológica, construirán una eficaz coordinación para concretar dichos ideales y anhelos del pueblo, para decir adiós a la maña aliada de Silvano, pero que en Michoacán apoyó a Morena, para que dé una vez por todas se les extermine, con su propio consentimiento, antes de llegar a los abrazos o acusaciones con sus mamás y abuelitas.

Bueno, el propósito de esta colaboración es revisar las causas de la derrota perredista, que son muchas. Pero la mayoría podrían resumirse en la arrogancia, simulación y deslealtad de los líderes, gobernantes y representantes populares para con los gobernados, y entre ellos mismos.

Dicen que la victoria tiene muchos constructores y que la derrota es huérfana, pero en el caso de Michoacán los políticos malogrados cimentaron su propia caída. Todo inició con la falta de pericia del gobernador para elegir a los integrantes de su equipo de colaboradores cercanos y estos, a su vez, en la ausencia de prudencia para designar a sus operadores.

 Muchos Silvanistas creyeron que el poder era eterno y los recursos financieros inagotables, concentrándose exclusivamente a distraerlos en su beneficio particular, para convertirse hoy en nuevos ricos. Invirtieron en viajes a lugares que no soñaron, se dieron vida de ostentación, algunos residen en Altozano o adquirieron mansiones en Tres Marías, consiguieron ranchos, tienen huertas de aguacate, caballos costosos y con ello compraron también la incertidumbre, respecto a lo que pasará mañana con las auditorias. Pero, sobre todo, cimentaron la derrota electoral y perdieron el gobierno.

 Casi nadie se preocupó, ni se ocupó en dar resultados favorables a la población, muy pocos trataban de cumplir, otros simulaban hacerlo, pero los más se enfocaron a disfrutar de las mieles del poder y distraer para sus cuentas bancarias cuánto dinero público fuese posible. Tal vez ya sabían que se perdería, a los mejor estaba pactado, pero desde un principio se contrató personal sin el perfil de eficiencia, disciplina y lealtad. Parecía que el requisito era ser ambicioso al extremo y traidores hasta con quien les brindaba la oportunidad.

 Para poner un ejemplo de la incapacidad operativa y deslealtad, debo informar que al Senador Antonio García Conejo se le cedió la oportunidad de designar a la mayor parte de los funcionarios y empleados de confianza del gobierno de Michoacán (el resto de espacios se lo repartieron entre los demás referentes), pero en todas las Secretarías y áreas de la administración pública había “gente de Toño”. Si esos funcionarios y empleados públicos, en un gesto de gratitud y lealtad (no con la sociedad, pues resultaría utópico) con el partido, el gobierno y quien influyó para que les dieran trabajo, hubiesen dado resultados favorables en el servicio público y operado a favor de García Conejo, sin duda él hubiera sido el candidato a gobernador. Al respecto, sólo él y su hermano gobernador saben que sucedió, tal vez lo protegieron para que no fuera sacrificado o la ineficacia e ingratitud de sus colaboradores fue real.

 Sin embargo, mientras muchos funcionarios y “lideres” simulaban y otros traicionaban, algunas áreas trabajaban arduamente a favor de la derrota electoral del gobierno del estado y su partido (PRD), como sucedió en la Fiscalía General del Estado y en la Secretaría de Seguridad Pública. De tal manera que puedo afirmar, sin temor a equivocarme, que todo aquel ciudadano o abogado que acudió en busca de auxilio para que se le procurara justicia o tuvo la desgracia de caer en manos de elementos policiacos, no votó por la alianza PRI-PAN-PRD.

 Considero que por estrategia el gobernador debió interceder para que los chilangos y tolucos abandonaran Michoacán cinco meses antes de la jornada electoral y los funcionarios michoacanos modificaran su actitud de atención al público. Una vez pasada la elección que los recontratara, para seguir dando cumplimento a los compromisos.

 El PRD debió también con anticipación revisar sus estructuras, ya viciadas. En el caso de Zitácuaro, los llamados “territoriales”, los “cuadrantes”, los supuestos asesores y algunos coordinadores y representantes de confianza de los candidatos, que se han convertido en vividores y sanguijuelas, traidores y simuladores que dan asco.

Así mismo, mucho se le insistió al gobernador y máximo líder del grupo en el poder que disminuyera su nivel de egolatría y ostentación, que dejara de alardear suntuosidad con los recursos de los michoacanos (los viajes en helicóptero), que expulsara de Michoacán a los funcionarios de Alfredo Castillo Cervantes, que atendiera al medio ambiente, particularmente el cambio de uso de suelo y la sobre explotación de los mantos freáticos, pero lo más relevante era la selección de sus funcionarios, que fueran eficientes y leales con la sociedad, con el proyecto ideológico del partido y con el equipo político que les brindaba la oportunidad de servir a la población.

 Hoy, esas experiencias adversas deben servir de lección de lo que no se debe hacer; o hacerlo, si lo que se busca son los resultados obtenidos. La perdida es una batalla más, de las muchas que se seguirán librando. Recordemos que Silvano es experto en convertir las derrotas en triunfos, incursionó en política perdiendo la diputación local de Zitácuaro y se convirtió en presidente de la Cámara de diputados del Congreso de la Unión perdiendo la gubernatura y desde ese espacio construyó las condiciones que lo convirtieron en gobernador y eso que la diputación federal la ganó por accidente.

 En la actualidad su equipo dispone de mayor capital político y financiero para muchas batallas más, sólo requiere sanear a sus estructuras, tal vez algunos no necesiten ser “depurados”, solos se marcharán o ya lo hicieron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *