SINOPSIS POLITICA

SINOPSIS POLITICA

Por: J. Salatiel Arroyo Zamora IMPUNE FEMINICIDO EN ZITÁCUARO Reiteradamente en esta región del oriente de Michoacán se ha evidenciado la ineficacia de la Fiscalía Regional del Estado y se ha denunciado hasta el hartazgo que sus empleados y funcionarios jamás actúan si no hay de por medio dinero, “cobran” por todo, desde recibir una denuncia, darle trámite, fijan multas por faltas menores, te privan de la libertad por la posesión de una “arma” de fabricación casera o por una “grapa”, te retienen las 48 horas para presionarte con amenazas de ponerte a disposición del Juez o del Ministerio Público Federal, si no aportas la cuota “tradicional” de 40 mil pesos. Lucran hasta con los cadáveres para entregarlos a los deudos, además de tener “convenios” con funerarias, a las que favorecen, previa comisión por cada muertito que les canalizan. Ahí todo es negocio, y jamás, ni por equivocación, intentan procurar justicia. Es la extorsión, siembra de evidencias o fabricación de pruebas para incriminar a inocentes y robarles su dinero, la función preponderante de dicha institución en esta región. Ahora con el asesinato de una joven y la desaparición de otras, no han tenido la capacidad para detener al (o a los) presunto responsable. Ni lo harán. Pues desaprovecharon tiempo valioso para hacerlo, no obstante, los aparatoso dispositivos y operativos que montaron con el supuesto propósito, pero los delincuentes no los iban a estar esperando a ver a qué hora se les antojaba o tenían tiempo de ir por ellos. Esos ya “volaron, seguramente están en otra ciudad o país. Mientras la Fiscalía sacó la puntada distractora de ofrecer una recompensa, por la cantidad de cien mil pesos… no se vayan a quedar pobres o llevar a la ruina financiera a la dependencia con esa fuerte suma, que es lo que de puras “mordidas” se lleva cualquier funcionario de “medio pelo” al mes. Lo que pretenden, es hacer lo de siempre, con este tipo de casos de impacto social: dejar que se olvide con el paso del tiempo… y, asunto resuelto o archivado, que es lo mismo para ellos. Ahora falta que no estén incurriendo en violación a la presunción de inocencia, al difundir la imagen del presunto responsable en el documento de la recompensa, pues están causando escarnio social en perjuicio del imputado, sin que tal vez exista todavía sentencia condenatoria de Juez alguno. EL DESGASTE DE SILVANO Ya se ha hecho costumbre que “el ejercicio del poder desgaste” y, precisamente, ha sido la Fiscalía General del Estado la institución que más ha contribuido al deterioro de la imagen del gobierno de Michoacán y su titular, influyendo considerablemente en los resultados electorales adversos. Los que se complicaron con la intromisión de los poderes fácticos en el proceso comicial a favor de ciertos candidatos de Morena. Que, es lo que el gobernador anda impugnando y denunciando. Lo extraño es, sí el gobernador sabe cuál es la fuente u origen del repudio de amplios sectores de la población hacia él y su gobierno, ¿Por qué no puso solución? Una, pudo haber sido la expulsión de la institución (y de la SSP) de los esbirros de Alfredo Castillo Cervantes y sacarlos del mismo territorio estatal. Aunque lo ideal hubiese sido mandarlos a prisión. Lo que, por pragmatismo, debió hacerse unos meses antes de la jornada electoral. Así prolongaría lo más posible el cumplimiento de los acuerdos pactados con los jefes de esos delincuentes incrustados en dichas áreas, pero finalmente se los hubiese sacudido, permitiendo que los michoacanos entraran al relevo, brindando a la ciudadanía una atención humanista. La Fiscalía General del Estado tiene en su titular a un brillante profesionista, hombre prudente y docto en la materia, además con sensibilidad humana, pero resulta obvio que lo tienen copado, sin margen de maniobra para establecer su estilo y ritmo de trabajo. Desaprovechando la posibilidad de corregir y modificar positivamente a dicha institución. Pero, en su cruzada por la democracia, la justicia e impedir la instauración de un narco gobierno en Michoacán y al mismo tiempo contribuir para evitar que México, en el futuro inmediato, se convierta en narco estado, Silvano Aureoles encontrará precisamente en sus policías diversos obstáculos, por estar contaminados con la infiltración de la criminalidad. Recordemos que en otro momento la Procuraduría General de Justicia fue objeto de reconocimiento, incluso internacional, y con los hermanos García Torres (Antonio como Secretario de Gobierno y Jorge Eduardo Procurador) el control de la criminalidad lo tenía el estado, no al revés: los grupos delincuenciales, que son los que ahora mandan. Como olvidar que el grupo anti secuestros de Michoacán era objeto de orgullo nacional, pero en la actualidad se ha convertido en una vergüenza, en la que se encuentran enquistados vulgares secuestradores y extorsionadores. Después de los García Torres, al concluir esa primera etapa del régimen priista en Michoacán, inició la intensificación de la descomposición en materia de procuración de justicia y seguridad pública. Fue con Lázaro Cárdenas Batel que se dio apertura desmedida a las operaciones del crimen organizado, su misma Procuradora sostenía reuniones en lugares públicos con los cabecillas; y con Leonel Godoy esas mismas agrupaciones delictivas se fortalecieron y expandieron su poderío, eran lo mismo gobierno y maña. No se diga durante el gobierno de Fausto Vallejo… si con Godoy el vínculo era su hermano Julio César, con Fausto fue su hijo. Hoy todos ellos en Morena. También se ha insistido que la lucha para exterminar al crimen organizado es competencia del gobierno federal y durante las últimas tres administraciones nadie había sido tan indiferente y omiso en su combate, como el actual presidente de la república, quien insiste en hacerlo con “abrazos y no balazos”. Provocando que los criminales se crezcan, al saber que pueden actuar con total impunidad, que nada, ni nadie se meterá con ellos, que no sean sus propios competidores, y se conduzcan con total insolencia, incursionando en áreas que antes resultaba inconcebible hacerlo de manera abierta, como lo es en política partidista electoral. Por ello, su intromisión en el proceso y jornada electoral de Michoacán es del dominio público y lo niegan sólo aquellos que se han visto favorecidos con ella o quiénes de plano prefieren existir en la comodidad del engaño. Aunque a todos consta, de una o de otra manera, es importante descartar jurídicamente esa “posibilidad” y sí Silvano tiene razón y puede acreditar su dicho, se castigue a los responsables y se reponga el proceso electoral, para dar certeza al triunfo y legitimidad al elegido. Sin embargo, la lucha de Silvano no será sencilla, se enfrenta a la desinformación masiva y a la manipulación que, desde la élite del poder de la presidencia de la república ejerce su titular, aprovechando la ignorancia y necesidad de los sectores mayoritarios de la población, para lanzarlos en contra de quienes no coinciden con él o su gobierno, quedando evidenciado que los peores enemigos del presidente Andrés Manuel López Obrador, es el conocimiento, que no permite a quien lo tiene, ser engañado; así como el bienestar material de las personas, que no pueden ser manipuladas a cambio de migajas. Y en México, tanto los ignorantes, como los analfabetas funcionales, así como las familias en pobreza extrema, son mayoría absoluta y se “lucha” desde el gobierno para que cada día sean más y se conviertan en esclavos felices. Pues López Obrador ha venido manejando al país a su antojo y capricho, sin encontrar resistencia alguna a sus perturbaciones y ocurrencias, no hay contrapesos que generen equilibrio, no existe oposición seria, fuerte e inteligente, a todos los que pudieran representar un obstáculo los denigró y sometió. El PRI, el partido político destinado a resurgir, aprovechando los errores de López, prefirió agachar la cabeza y convertirse en “aliado”, así fue la actitud del dirigente nacional Alejandro Moreno, quien jamás realizó acción o declaración que mostrara ser oposición, por eso el jaloneo interno y las manifestaciones de protesta que exigen su salida de la dirección nacional. Podría ser el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, quien represente a uno de los bloques, de los dos en que el presidente ha dividido a los mexicanos. Aureoles sería quien unifique y encabece a la oposición en el país, aprovechando el vacío político que están dejando los dirigentes de los partidos políticos, así como sus liderazgos tradicionales, que se encuentran intimidados. Pero lo que más preocupa, es el vacío de gobernabilidad, ese que ha sido ocupado por los grupos delincuenciales, a los que el presidente de México felicita, “por qué se han portado bien”, extorsionando, secuestrando, asesinando y mutilando a sus semejantes. Siendo Aguililla Michoacán un ejemplo de esa indiferencia del gobierno. Ahí, dos grupos tienen meses en enfrentamiento armado, bloqueos de caminos, carreteras intransitables, restricciones de energía eléctrica, la población que no esta con ninguno de los bandos, es rehén de todos, incluido del mismo ejército mexicano, que, como en todas las regiones del país, tiene sus cuarteles y ellos están nada más como objetos de decoración; lo mismo que la Guardia Nacional, en sus recorridos turísticos, pues por órdenes presidenciales tienen prohíbo actuar y utilizar la fuerza letal en defensa de la libertad y la vida de los ciudadanos, a los que juraron proteger. En Aguililla la población ha utilizado todas las estrategias para tratar de convencer al ejército que actúe, que los proteja de los grupos criminales. Las peticiones inicialmente fueron amables, al no haber respuesta favorable, subieron de intensidad. Ahora, además de la guerra entre los bandos criminales, existe una pugna entre la población civil que exige seguridad y el ejército, que se niega a combatir a los criminales. Y, ante la ausencia del poder legalmente instituido, es la iglesia católica la que está operando, organizando a los ciudadanos inconformes para que la solicitud de auxilio y protección sea por la vía pacífica, pero tampoco ha funcionado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *