SINOPSIS POLITICA

Por: J. Salatiel Arroyo Zamora

LOS DESAPARECIDOS EN ZITÁCUARO y LA REGIÓN

Otra modalidad de la imparable inseguridad y violencia que azota al país y provoca estragos en miles de familias, es la desaparición de seres queridos. Muchas son las causas que generan ese terrible sufrimiento, pero en estos tiempos de descontrol de la criminalidad, se atribuye mayormente a las pugnas entre organizaciones delictivas que, en sus propósitos de expansión y predominio, utilizan el terror para intimidar a sus adversarios, aniquilar a sus elementos, “limpiar” territorios de distribuidores de droga que no pertenecen a sus respectivas agrupaciones, drogadictos que no consumen sus productos, “exterminio” de ladrones que utilizan para ganar simpatías y la confianza de la población que buscan someter.

También se suscitan desapariciones por cuestiones sentimentales, algunas son temporales y otras desafortunadamente terminan en feminicidios.

Esa desgracia, igual que los homicidios dolosos, se ha incrementado en Michoacán. Particularmente en la región oriente: Zitácuaro y Ciudad Hidalgo, municipios donde se ha hecho común la desaparición de varones, algunos cadáveres han aparecido después con huellas de violencia. Pero, de unos meses a la fecha, las víctimas son también mujeres. Con la agravante de que algunas damas desaparecidas no han podido ser localizadas por sus familiares. En tanto que, en ciertas ocasiones el malestar infringido por la indiferencia gubernamental, resulta igual de punzante.

Zitácuaro se ha convertido en foco rojo en materia de desapariciones forzadas, particularmente de mujeres.

Afortunadamente, la ONU (Organización de la Naciones Unidas), a través del Comité contra las Desapariciones Forzadas, arribó el lunes (15 de noviembre), a México. Siendo la primera visita oficial que dicho organismo realiza a un país, en sus 11 años de existencia. Lo que podría considerarse como un síntoma de la gravedad del problema, que ubica a nuestro país a la cabeza en el continente americano, con alrededor de 94, 426 personas desaparecidas. Cifra oficialmente aceptada, lo que significa que realmente debe tratarse del doble de víctimas, pues normalmente el gobierno minimiza, cuando de asuntos de esa naturaleza se trata.

El plan del grupo de expertos es recorrer 12 estados de la república mexicana, entre los días 15 y 26 de noviembre. Los objetivos primordiales de dicha comisión de la ONU en nuestro país, es la prevención contra las desapariciones forzadas y la lucha contra la impunidad en México, donde el 97 % de los delitos quedan sin castigo. Ojalá también se incluyera en dicha agenda la indolencia gubernamental, generadora, entre otros vicios, de miles de cuerpos sin identificar en los servicios médicos forenses.

Ante la visita de la Comisión de la ONU, resulta de vital importancia que familiares de desaparecidos en la región oriente realicen movilizaciones, como las llevadas a cabo en días pasados en Zitácuaro, que intenten llamar la atención del mencionado grupo de expertos internacionales. Aunque seguramente Michoacán está considerado entre las entidades federativas a visitar, la región oriente no debe quedar al margen, por la gravedad de los últimos acontecimientos.

Y, a pesar de la política de “abrazos y no balazos” de López Obrador, nuestro país como integrante de la ONU, tendrá que someterse a los lineamientos y actuar en consecuencia.

ALARMANTE EL DESASTRE EN EL PAÍS

Insisto, el desastre en el que se encuentra hundido el país, es alarmante. La inseguridad y violencia crecen, lo mismo que la cifra de homicidios o ejecuciones. También resulta elevado el número de muertos por la pandemia del Coronavirus, que estaría alcanzando el medio millón de defunciones. Mientras que el porcentaje de personas en situación de pobreza extrema se incrementó dos puntos porcentuales entre 2018 y 2020, sumándose 4 millones más de pobres en condiciones excesivas.

Pero, mientras la violencia empeora, lo mismo que la salud y la pobreza, arrojando a millones al desempleo e indigencia, todo parece indicar que las prioridades del gobierno federal son otras, como perpetuarse en el poder de la presidencia de la república, a través de promover consultas para una supuesta “revocación de mandato”, que no es otra cosa que intensificar su permanente campaña para afianzarse en el poder, asfixiando y golpeando al árbitro electoral (INE), bajo la constante amenaza de desaparecerlo, si los resultados no son de acuerdo a los intereses y planes establecidos o si perciben riego de que el INE conserve su imparcialidad.

No bastó dilapidar 500 millones de pesos en una falsa consulta para juzgar a los ex presidentes de México, en lugar de comprar medicamento para los enfermos de cáncer y vacunas contra el Coronavirus.

Ante ese naufragio del gobierno, consecuencia del fracaso de sus políticas erráticas, que han llevado al país a un agudo deterioro en estos tres años de mandato, no se explica porqué la popularidad del presidente de la república permanece exenta, inalterable e inmune a las cifras récord de asesinatos, desaparecidos, indiferencia a las víctimas, incremento de feminicidios, ineficacia en la contención de la pandemia, que ha ocasionado cientos de miles de muertes; caída de la economía; demostrada corrupción, incluso de familiares; alza en los precios de gasolina y energía eléctrica, fortalecimiento y expansión de organizaciones delictivas que mantienen sometidas a las autoridades legalmente constituidas en la mayor parte del territorio nacional y que hoy, viernes 19 de noviembre, le ha declarado abiertamente la guerra al gobierno.

MÁS DINERO PARA MICHOACÁN

Pero, en medio del desastre antes descrito, una luz de esperanza se ha encendido nuevamente en materia financiera, al aprobarse el presupuesto del gobierno federal y la repartición de dichos dineros para los estados, favoreciendo a Michoacán con 7 mil millones 537 mil pesos más, que el año pasado.

Para especificar, en el 2021 Michoacán recibió 65 mil millones 640 mil pesos; pero, para el 2022 la cifra será de 73 mil millones, con 73 mil pesos. Es decir, 7 mil millones 537 mil pesos más.

Para algunos opositores al régimen Obradorista y Bedollista, ese dinero es poco y no alcanzará siquiera para cumplir promesas y compromisos sociales de campaña. Aunque estamos considerando que se trata de 600 millones de pesos mensuales extras, respecto al año pasado (último de Silvano Aureoles) y ya sin la carga de la nómina magisterial, que el presidente López Obrador prometió que su gobierno la absorbería. Así que, si las autoridades le dicen que no hay dinero, no les crea. Como dirían ellos, antes de ser gobierno: “Dinero si hay, y mucho, pero también sobran ladrones”.

Sin embargo, algunos diputados federales se disculparon con “el pueblo”, porque en el presupuesto de egresos, aprobado el pasado fin de semana, no pudieron defender los intereses colectivos de los mexicanos y la aplanadora de Morena, PT y PVEM se impuso y ahora no habrá recursos nuevamente para los niños con cáncer; en cambio, el Tren Maya tendrá más dinero que la seguridad en México, pues las policías municipales también se quedarán sin recursos. No habrá dinero para apoyo a municipios, ni infraestructura. Los proyectos locales quedarán paralizados.

Afirman legisladores federales michoacanos que tampoco habrá apoyos para el campo, ni subsidios para vivienda rural, ni recursos para infraestructura de salud. Se recortó el presupuesto al INE, cuando tendrá más trabajo con la “revocación de mandato”. Tampoco habrá dinero para escuelas, pero sí para construir estadios de béisbol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *