SINOPSIS POLITICA

SINOPSIS POLITICA
Por: J. Salatiel Arroyo Zamora
LOS CIEN DÍAS DE GOBIERNO DE IXTLÁHUAC
Aunque es producto de la perfección o una obra impecable de la creación, el ser humano aprovecha el libre albedrío para, por voluntad propia, separarse de lo perfecto e inclinarse por los vicios. No obstante, siempre estará presente la opción de ser perfectible o perfeccionista. Sin embargo, esos dones son atribuciones exclusivas de los seres casi divinos, aunque hay terrenales que por egolatría se los confieren así mismo y eso es una injuria. Dichos excesos normalmente predominan entre quienes ostentan poder, especialmente político, y es cuando se dice que han empezado a “perder el piso” o que se están “mareando en el tabique”. Pues las obligaciones cívicas las asumen como si de logros o conquistas se tratasen.
Esa petulancia es abonada particularmente con la adulación de propios y extraños, sobre todo de los colaboradores abyectos, que no se atreven a reflexionar en voz alta frente a quien creen los ha contratado, mucho menos a exponer sus juicios y razonamientos, si estos contradicen el veredicto del jefe. Pero, al paso del tiempo causa mayor perjuicio la alabanza, que la diatriba.
El funcionario o empleado público debe ser consciente que, al ser depositario de los bienes colectivos concedidos para su custodia y ser mantenido con las contribuciones ciudadanas, necesariamente debe permanecer bajo el escrutinio ciudadano, ser objeto de observación constante, permanente fiscalización, señalamiento y crítica social.
Pero las observaciones o criticas deben realizarse de manera respetuosa y dando la cara, pues el propósito además de informar a la población respecto al funcionamiento de los gobiernos y ponerla al tanto de las obras, acciones, abusos y deficiencias, también es invitar a la reflexión al servidor público, para que rectifique si va por el camino equivocado o fortifique su marcha, si considera es correcta.
La crítica insultante y agresiva es propia de personas con problemas patológicos, reflejan un conflicto emocional con el destinatario de la agresión o bien la intensión es otra, ajena a la labor y ética periodística. Lo que es común con el surgimiento de las redes sociales, donde tanto políticos y medios de comunicación han establecido lo que ellos mismos llaman “granjas de bots”, que son perfiles creados por grupos de personas para denigrar el trabajo de unos y ensalzar la labor de quien los contrata. Restando seriedad a la actividad informativa y confianza en las personas dedicadas al ejercicio público.
Precisamente el presidente municipal de Zitácuaro, Juan Antonio Ixtláhuac Orihuela, ha encontrado en las redes sociales un fuerte adversario, que ha intentado obstruir, opacar y minimizar ponderar con objetividad el esfuerzo realizado y, al contrario, en algunos casos se ha injuriado el trabajo. Que es una obligación del funcionario público y para ello se les paga, pero también es cortés reconocer los logros positivos, la voluntad y compromiso extra que se aplica en el servicio a los demás.
En estos cien días, que Ixtláhuac ha llamado de “Soluciones”, el gobierno municipal, a través de las gestiones del alcalde, logró que se concretara una inversión de 200 millones de dólares por parte de una empresa privada (ARAUCO), para la ampliación de la planta productora de mdf en el municipio, creando con ello 3 mil empleos directos, que son indispensables para la reactivación económica, en este momento de recesión por la crisis sanitaria.
Se ha conseguido así mismo que, con el apoyo del gobierno del estado e iniciativa privada, el proyecto de reactivación de la Central de Abastos, espacio donde además se establecerá un centro de exposiciones, una cámara de refrigeración y tiendas ancla para la comercialización de los productos regionales y con ello reactivar la economía no sólo del municipio, sino de toda la región oriente y tierra caliente. Por este y otros logros vinculantes, es que el gobernador de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla, ha declarado y se ha comprometido a que Zitácuaro sea “La Ruta Económica del Estado de Michoacán”.
Hay otras obras y acciones de gobierno de trascendencia, como el programa municipal de vivienda digna, pavimentación de calles, conseguir que por primera vez Zitácuaro sea sede del Primer Festival Internacional de la Mariposa Monarca, inicio de los trabajos para la apertura de santuarios de la Mariposa Monarca en el municipio, para atraer más turismo e impulsar la economía local, rehabilitación de casetas de seguridad pública que se encontraban abandonadas, adquisición de 14 patrullas equipadas, creación de una APP para la protección de mujeres violentadas, entre otras muchas, pero las mencionadas son las de mayor impacto social, y se han logrado en sólo los primeros cien días de gobierno. Lo que significa que el trabajo ha sido intenso, sin descanso y con resultados positivos.
Sólo se espera que no disminuya la marcha. Al contrario, que se intensifique. Las necesidades y exigencias del municipio son muchas y así lo demandan. Así que, los que votaron a favor de Juan Antonio Ixtláhuac Orihuela, todavía no tienen pretexto para arrepentirse de tal decisión. Obviamente hay pendientes graves, que requieren atención y solución inmediata, como es la crisis de seguridad, que obviamente no ocasionó Ixtláhuac, ni su tratamiento le compete, al ser un asunto del ámbito federal. Aunque sí es obligación del gobierno municipal salvaguardar la integridad de los habitantes.
ALFREDO RAMÍREZ A LA BAJA
Dónde sí se percibe un desgaste prematuro, es en el gobierno del estado. Manifestándose descanto, incluso y especialmente, entre la militancia del partido en el poder. Algunos cuadros han iniciado ya el proceso de migración a otras organizaciones políticas o fundación de nuevos partidos, al no sentirse incluidos ni tomados en cuenta por los gobernantes, que primero les impusieron como candidatos y luego recibieron “línea” de llevarlos al poder.
Demostrándose que los electores votaron más por morena que por Alfredo, a quien poco conocían y no se encontraba preparado para tal responsabilidad. Es decir, en Michoacán ganó morena, no Alfredo, y las consecuencias de la ausencia de fortaleza y liderazgo previos del hoy mandatario, se comienzan a notar.
La primera gran desilusión para los morenos, el gobernador la infringió en la integración del gabinete, donde ningún fundador o militante reconocido consiguió “colarse” o ubicarse como funcionario de primer nivel.
No hay morenos ejerciendo funciones de secretarios de estado, son arribistas y oportunistas venidos de otros partidos, particularmente del PRI y del PRD, entre otros vividores que hasta hace poco eran enemigos declarados de Morena y la 4T, quiénes se apoderaron del gobierno, a través de infiltrarse en ese gabinete, por el cual no se votó en morena y dónde mandan principalmente la familia Cárdenas, Leonel Godoy Rangel, Fausto Vallejo Figueroa, Jesús Reyna García y algunos prominentes empresarios y hombres de negocios de Michoacán, dedicados a especular con los recursos públicos, convertidos en proveedores del gobierno y constructores de obra pública.
Además, morena en Michoacán ha dado apertura e impulso a políticos que semanas antes atacaban abiertamente a AMLO, como el actual Secretario de Gobierno, Carlos Torres Piña, quien estaría utilizando a la 4T y su responsabilidad en el gabinete como trampolín para la candidatura al gobierno del Estado, lo mismo que Fidel Calderón Torreblanca, quien se ufana de exigir cárcel para los corruptos funcionarios del gobierno de Silvano Aureoles, pero es omiso en denunciar formalmente y ante las instancias competentes dichas anomalías. Además de indolente para demandar se investiguen las corruptelas durante la administración en la que él mismo fungió como secretario de gobierno, durante la cual se cometieron infinidad de tropelías, como el caso del teatro Matamoros, la presa Francisco J. Mujica y la relación de sus jefes con Odebrecht.
Otra decepción del gobierno de morena en Michoacán, es hacer lo mismo que se condenaba de los regímenes “neoliberales y conservadores” del pasado. Por ejemplo, la imposición de nuevas cargas tributarias por medio del reemplacamiento, el intento de vender inmuebles propiedad del gobierno y el endeudamiento del estado, que se prometió no se haría y que inicialmente se intentó ocultar, pero se ha descubierto que son dos los créditos fiscales adquiridos, en sólo dos meses que llevan de gobierno. La deuda contratada inicialmente fue de 1400 millones y otro crédito por 470 millones.
Lo anterior ha ocasionado que las últimas encuestas, a las que son demasiado proclives los dueños de morena, ubiquen a Alfredo Ramírez Bedolla como el peor gobernante de morena en la república mexicana y en el penúltimo lugar de todos los mandatarios estatales del país, sólo superado en lo negativo por el gobernador de San Luis Potosí, de acuerdo a “Consulta Mitofsky”, cuyo trabajo arrojó una aceptación de sólo el 37% para Ramírez Bedolla, a dos meses de mandato. En tanto, Andrés Manuel López Obrador, a tres años de gobierno, conserva entre el 60 y 70 de aprobación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *