SINOPSIS POLÍTICA


Por: J. Salatiel Arroyo Zamora

CANDIL DE AMÉRICA… MIENTRAS SE LE CAE LA CASA
La que termina, fue otra pésima semana para la 4T, evidenciando a un presidente que se ha
convertido en “candil de la calle o de América Latina, mientras se le cae la casa y a un gobernador
que en materia de seguridad pública no sólo ha perdido el rumbo, también la cordura. Un día
afirma una cosa, imitando a su máximo creador político, y al día siguiente manifiesta lo contario.
Así que, en tanto el presidente Andrés Manuel López Obrador realizaba campaña en países de
América Latina, “saludando con sombrero ajeno”, regalando lo que no es suyo, despilfarrando lo
que no le costó conseguir y que pertenece a los contribuyentes que con sus impuestos apoyan a su
país, que demasiado lo necesita, y de paso mantienen a la familia de un mandatario que no está
cumpliendo con sus promesas, ni con las expectativas creadas en la sociedad, que cada día es más
golpeada por la crisis económica, deficiente atención médica, escasez de medicina y atemorizada
por el terrorífico empoderamiento, crecimiento y expansión del crimen organizado, frente a un
gobierno complaciente y omiso.
Así, vimos a AMLO haciendo ofrecimientos de más dinero de los mexicanos, que seguirá regalando
a los países de América Latina que visitó en el transcurso de la semana, a los que apoyará a través
de los programas “Jóvenes Construyendo el Futuro”, “Sembrando Vida”, la inscripción al IMSS de
25 mil guatemaltecos y la contratación de 500 médicos cubanos, estos últimos serán enviados a la
sierra de Guerrero, Oaxaca y Chiapas, según expertos mexicanos a organizar guerrillas, con el
apoyo del crimen organizado, para, de perder las elecciones del 2024 Morena, imponer una
dictadura con la fuerza de las armas y un gobierno más tirano que el actual, de corte comunista,
tipo las dictaduras de Cuba y Venezuela.
El pretexto de López para contratar médicos cubanos, es que en México no hay doctores. Aun
cuando más de 52 mil profesionales de la salud, entre médicos generales y especialistas, se
encuentran desempleados en nuestro país y de las universidades públicas y privadas cada año
egresan miles y otros tantos se encuentran en rancherías, sierras, montañas y selvas dando su
servicio social o cumpliendo con el “internado” (Médicos Internos de Pregrado).
Mientras López Obrador compraba simpatías en el extranjero, en su país tres periodistas más eran
asesinados y la criminalidad ultrajaba al Heroico Ejército Mexicano, el que, por órdenes del
“comandante supremo de las fuerzas armadas” tiene prohibido hacer uso de la fuerza letal en
contra de los criminales, a los que se debe combatir “con abrazos y no balazos”. En Marquelia, en
la costa del estado de Guerrero, un comandante de la Marina fue insultado y amenazado de frente
por un individuo que comandaba a un grupo de civiles armados, quien amagaba con “manearlo y
ponerlo en el puente”.
MICHOACÁN CAMPEÓN EN CORRUPCIÓN, INSEGURIDAD, VIOLENCIA y ASESINATOS
En tanto nuestro mandatario nacional vacacionaba y compraba adulaciones en los países de
América del sur y el Caribe, ofreciendo inscribir en el Seguro Social mexicano a 25 mil
guatemaltecos, cuando en México se carece de medicinas para los mexicanos, o eso nos dicen, y el

régimen de Obrador eliminó las guarderías para madres solteras, en Michoacán se detenía al
chofer de César Erwin Coria Sánchez, titular del Secretariado Ejecutivo del Sistema Estatal de
Seguridad Pública (de la 4T), con una maleta llena de billetes. La cantidad ascendía a un millón y
medio de pesos, cuya legitima o licita procedencia no pudo acreditar.
Luego trascendió que personal de la subsecretaría de Seguridad Pública de Michoacán intentó
abogar por el detenido. El propio Secretario de Gobierno se atrevió a afirmar que se trataba de
dinero licito. Todos los integrantes del primer círculo del gobierno de la 4T en Michoacán estaban
preocupados en convencer a la opinión pública que dicho capital, encontrado en una unidad
oficial, conducida por un servidor público, no era producto de extorsiones, ni pago de cuotas de
algún grupo delincuencial, que se trata de dinero utilizado para la compra de maquinaria entre
particulares.
Obviamente nadie, “en sus cinco sentidos” -diría mi abuelita-, sería capaz de creer las
desesperadas declaraciones de los funcionarios, máxime que se ha difundido “el rumor” que las
extorsiones a los elementos policiacos de la SSP, por parte de sus mandos, se han incrementado
en cantidad y número de personal, que ahora cada elemento policiaco tiene que “aportar” 500
pesos diarios, que entrega a su jefe de grupo y este a su superior, hasta llegar a la élite gobernante
en el Estado, y que el millón y medio “asegurado” podría tener ese origen. Por ello la
preocupación de los funcionarios de primer nivel de la 4T en Michoacán. Ya luego se
tranquilizaron, al corroborar que el mesías nacional cojea del mismo pie.
Sí el presidente protege y da más garantías a las bandas delincuenciales, mientras ataca a los que
no están de acuerdo con su forma de gobernar y deja en desamparo a la ciudadanía, ni modo que
no patrocine a quienes tratan de imitarlo. Además, parte de ese “financiamiento” y la estructura
que lo aporta, pueden ser útiles para seguir costeando las campañas de la 4T, a manera de
“aportaciones” del “pueblo bueno y sabio”.
Y, mientras Michoacán se ratificaba como la entidad federativa más insegura del país y una de sus
ciudades (Zamora) volvía a ocupar el primer lugar como la más violenta del planeta, el gobernador
del estado, Alfredo Ramírez Bedolla, manifestaba, durante el pase de lista a los policías, en la
Secretaría de Seguridad Pública, que su administración tomó la decisión de dejar atrás la idea de
continuar con una guerra estéril y se enfocaría a la atención de las causas de la pobreza y la
marginación… parafraseando a su mentor y guía, Andrés Manuel López Obrador… nada más le
faltó invitar a las corporaciones policiacas a combatir con “abrazos” a los criminales.
Pero, el gobernador michoacano se desdijo al día siguiente (martes 10 de mayo), afirmando que
combatir a todos los grupos criminales y frenar la impunidad, es la clave para la paz en Michoacán.
Aseverando que en su administración no habrá tolerancia a la impunidad y se perseguirá a todos
los grupos criminales con estrategias coordinadas con la federación y municipios, para atacar las
causas que originan la inseguridad y violencia.
Entre otra sarta de mentiras y palabrería manifestadas por el gobernador, pues, horas más tarde,
los perseguidos y correteados de manera humillante eran precisamente los integrantes de las
fuerzas armadas, acosados por los malhechores… que luego el Secretario de Gobierno, Carlos
Torres Piña, abogado de profesión, aseguraba que los civiles armados, que retaban, ultrajaban y
perseguían al elementos del ejército mexicano, no eran delincuentes.

LA CORRETIZA
El día miércoles, mientras 900 elementos de la SEDENA arribaban a tierras michoacanas para
“combatir la criminalidad y devolver la paz al territorio purépecha”, un grupo de civiles armados
ponían tremenda correteada a los “valerosos” integrantes de las fuerzas armadas, que huían
despavoridos ante el hostigamiento de los sediciosos. Generando en la población un sentimiento
de impotencia, al ver la manera vergonzosa de huir del otrora glorioso, valeroso y siempre digno
ejército mexicano, la última esperanza para la protección y defensa del pueblo, pero que en
Michoacán corría aterrado ante una turba de vulgares maleantes, que los deshonraba, ultrajaba y
humillaba.
Al regreso de su viaje por el extranjero, durante la mañanera del día jueves (dos días después de la
correteada a los soldados), el presidente de la república justificaba la deshonrosa acción,
argumentando que se dio “porque cuidamos a los elementos de las fuerzas armadas, de la
defensa, de la guardia nacional, pero también cuidamos a los integrantes de las bandas…son seres
humanos. Esta es una política distinta…”
Esas palabras resultaron como un balde de agua helada para los seguidores de la 4T, que afanosa e
infructuosamente intentan ayudarlo, justificar los desaciertos, pero ya no encuentran cómo. Más
dolorosas fueron para los familiares, padres, hijos, hermanos y viudas cuyos seres queridos han
perecido asesinados, desmembrados o decapitados por esos “seres humanos” protegidos por el
presidente de México, ese que prometió que desde el primer día de su gobierno se darían los
cambios, las transformaciones, cuando los criminales (narcotraficantes) comenzaran a cambiar las
armas por tractores.
Y la duda retumba en los cerebros de muchos: ¿Es o no narco gobierno el de AMLO? ¿Le debe o no
su “triunfo” en las urnas al crimen organizado Alfredo Ramírez Bedolla? Ahora ¿A dónde se acudirá
en busca de justicia para los caídos? y ¿Quién castigará a los asesinos, extorsionadores y
secuestradores? ¿Vale más la seguridad, libertad y la vida de un criminal que la de un ciudadano
de bien? ¿Ese es el mensaje que el presidente deliberadamente envía a los mexicanos? ¿Esa es la
transformación que nos prometió? ¿Debo sentirme satisfecho y seguirle aplaudiendo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *