SINOPSIS POLÍTICA


Por: J. Salatiel Arroyo Zamora

BUENAS NOTICIAS PARA ZITÁCUARO TRAJO EL GOBERNADOR


Bien dice el dicho popular que, prometer no empobrece, dar es lo que aniquila… y, aunque los
políticos tienen por hábito el discurso fácil para arrancar aplausos y albergar falsas esperanzas en
sus seguidores, sigamos confiando. En una de esas no mienten. Por lo pronto, el pasado fin de
semana el gobernador visitó nuevamente Zitácuaro, asistió a la apertura del módulo para legalizar
vehículos de procedencia extranjera. Pero, en lo particular, considero que vino a dar otro
espaldarazo al presidente municipal Toño Ixtláhauc, con quien se percibe un vínculo de empatía
sincera.


Lo importante, para nosotros los contribuyentes, es que el gobernador informó que todo el dinero
recaudado por la legalización de los carros americanos irá de vuelta a los municipios a donde
corresponda cada automóvil, para que se invierta en obras de pavimentación y rehabilitación de la
red carretera. Cabe señalar que Zitácuaro es de las cuatro regiones privilegiadas con este módulo,
además de Morelia, Apatzingán y Coahuayana.


Otra buena noticia para los zitacuarenses y pobladores de la región, es la promesa de construcción
de una autopista que conectará a Zitácuaro con Maravatío y de ahí con Morelia, obra que ya se
había tardado, pues la región oriente es la única que no tiene comunicación con la capital del
estado a través de autopista. Nada más que no se dijo cuando se iniciarán los trabajos.
Otra promesa más, es la construcción, también en Zitácuaro, de un hospital del IMSS,
acondicionado con 72 camas. Para el que se contratarán 530 médicos y enfermeras (se espera
sean de la región o de otra parte del estado, pero no cubanos. No porque seamos excluyentes,
mucho menos que estemos discriminando al apreciado pueblo cubano, sino porque también aquí
nuestros médicos y enfermeras tienen necesidad de empleo). Esta obra se tiene proyectada que
nos cueste mil 200 millones de pesos (sí, a nosotros, los contribuyentes, los que pagamos
impuestos, que son muchos y de los más caros del planeta).


En materia de seguridad sí se percibió más demagogo nuestro gobernador, sobre todo al asegurar
que ya no habrá más extorsiones por parte de los elementos de tránsito y policías viales. Que ese
problema se resolverá con la regularización de los carros americanos. Y que los delincuentes,
ahora sí irán a la cárcel y no se permitirá más impunidad. Para que toda orden de aprehensión que
emita un juez permita la captura de los delincuentes.


Todo iba bien, resultaba más o menos creíble, lo del dinero de las recaudaciones por concepto de
la legalización de vehículos, la autopista, la construcción del hospital del IMSS y la contratación de
los médicos y enfermeras. Pero se voló la barda, al asegurar que ya no habrá extorsiones, ni
impunidad y que los delincuentes ahora sí irán a la cárcel. Pero bueno, político al fin.

MORENA EN APUROS

Tal vez no sea suficiente para que pierda la mayoría de gubernaturas en disputa en este momento,
pero el partido político Morena transita por una fuerte crisis, la que afectará seriamente la victoria
electoral en el 2024. Si no se rectifica oportunamente, especialmente en la forma de gobernar y la
manera imprudente de realizar declaraciones los mandatarios surgidos de dicho partido. Primero,
debe aceptarse que al dueño del Movimiento de Regeneración Nacional poco le interesa dicho
instituto político, él lo creó para un propósito: llegar a la presidencia de la república, y ese ya se
cumplió.


López Obrador no está comprometido con las ideologías ni principios partidistas, con la facilidad
que abandonó al PRI para fundar el PRD y con la desfachatez que emigró de este para crear
Morena, puede dejar Morena para constituir la 4T o lo que se le ocurra (luego que no se le dan las
ocurrencias). Por lo pronto un grupo de sus seguidores, tal vez por indicaciones de él, su aval o
anuencia, ya han formado “Consorcio 4T”, como una estructura política paralela a morena.


El error de los morenos es haber puesto todos “los huevos en una misma canasta”, entregarle de
manera absoluta a AMLO todo el poder y propiedad del partido, sin debate ni oposición interna,
que generaran equilibrio ante los excesos, ocurrencias y rabietas del hoy mandatario nacional.
Pero, sobre todo, convertirlo en un líder monopólico, centralizando en su persona toda la fuerza y
decisiones, y al desgastarse él, se acabaría el partido, porque él es el partido.


Antes, su fuerza arrolladora e indiscutible liderazgo llevaba a la victoria electoral a cualquiera, no
importaba el perfil del candidato, el más inepto político o desprestigiado criminal, violador y
ladrón ganaba la elección, solo bastaba estar cobijado por las siglas de la alianza morena-PT y el
aval de AMLO. Pero hoy, López Obrador se está convirtiendo en el obstáculo y pesada carga para
los aspirantes.


El presidente de la república se ha peleado con todos, opositores políticos, académicos, científicos,
investigadores, escritores, periodistas (algunos asesinados por sus campañas de odio dirigidas al
sector), ambientalistas, artistas, empresarios (no con todos, nada más con los que no se
“mochan”, ni contribuyen con su familia y partido), ahora ha tocado el turno a los médicos. Pero
con nadie intenta conciliar, sólo con los integrantes del crimen organizado. Con ellos sí es
condescendiente y protector, por ello se afirma, con justificada razón, que el suyo es un narco
gobierno.


Mientras agrede a la mayoría de los sectores productivos del país, a los lideres de opinión que no
coinciden con sus ocurrencias y deficiencias, al brindar protección a criminales, fomentando la
inseguridad y violencia, incrementando la decadencia económica del país e insistiendo en sus
ridículas declaraciones, que reflejan un arraigado resentimiento político, propio de un sujeto
retorcido ideológicamente, que está hundiendo al país en la peor crisis de salud, educativa, moral
y social.


Son miles de muertes, consecuencia de la guerra entre bandas criminales, deficiente prevención y
atención a la pandemia, ausencia de sensibilidad para ayudar a los niños con cáncer, así como la
prevención de feminicidios, los pasivos más grandes que enfrentará la 4T en elecciones futuras.
Esa crisis, en la que el presidente ha sumergido al país (que ya estaba, por culpa de los gobiernos
anteriores, pero él la ha profundizado, cuando había prometido que la resolvería), ha generado incredulidad, vergüenza, decepción y desesperanza al interior de las filas morenistas y entre sus propios antes fanatizados seguidores, metiendo en apuros al partido que lo llevó al poder.

Desafortunadamente para morena y sus aspirantes a cargos de elección popular, el presidente no
tendrá oportunidad de reivindicarse, el tiempo no le alcanzará, ya sólo le restan dos años de
gobierno y para seguir siendo la estrella principal de México uno, pues una vez conociéndose al
candidato presidencial de la alianza Morena-PT-PVEM, este será el protagonista principal y el
mandatario nacional pasará a segundo término, si es que pretende que su abanderado sea
competitivo.


El tiempo tampoco le alcanzará para intentar llevar a cabo los cambios o “transformaciones” que
prometió, pues lo desperdició en conflictos estériles. Pleitos que en nada han contribuido al
desarrollo del país, al contrario. Y, con quiénes debió confrontarse, ya no lo hará, pues los
necesitará nuevamente para apoyar a sus correligionarios que surjan como abanderados de su
partido. Además, no le conviene pelear o terminar distanciado con las verdaderas mafias del
poder, cuando carecerá de este.


RESURGE y SE FORTALECE SILVANO SIN ESTAR PRESENTE


Esa crisis de credibilidad por la que atraviesan el presidente, el gobierno y su partido, hace que
otros liderazgos que se encontraban en el ostracismo regresen con mayor fuerza y se posesionen,
aprovechando el desencanto que ocasionan los que están en el poder. Por ejemplo, desde un
inicio se percibió que la distancia, en cuanto a capacidad, carisma y experiencia, entre Silvano
Aureoles y Alfredo Ramírez Bedolla, resultaba abismal; que Ramírez obtuvo la gubernatura por el
arrastre de AMLO, que su trabajo político y presencia eran mínimos, como nula su estructura, y al
enfrentar la realidad frente al gobierno se muestran las debilidades y fortalezas de cada quien, la
sociedad compara y empieza a extrañar a “los gobiernos del pasado”.


Siempre se ha afirmado que hace más daño a la imagen de un gobierno y al partido, los malos
funcionarios y gobernantes surgidos de él, que toda la oposición junta. Por eso, en el pasado se
acostumbraba seleccionar a los mejores, los más aptos al momento de dar resultados. Hoy, se
decide por los más demagogos, falsos, hipócritas y mentirosos, los que se imaginan un escenario
de fantasía y nos hacen creer en ello. Pero esa mentira no es posible sostenerla por mucho
tiempo, ni existe presupuesto que alcance.


Por lo pronto, algunos sondeos de opinión ya ubican a Silvano Aureoles Conejo como uno de los
favoritos rumbo al Senado de la República, incluso sobre Leonel Godoy Rangel, uno de los más
poderosos cuadros de morena a nivel nacional, y eso que Aureoles no ha hecho presencia física en
el estado.


Otro que comienza a poner nerviosos a los de la 4T, es el presidente municipal de Monterrey,
Nuevo León, Luis Donaldo Colosio Riojas, aspirante presidencial de Movimiento Ciudadano, a
quien las encuestas lo posicionan como ganador en el 2024, de ser impulsado por una gran alianza
opositora, integrada por MC-PRI-PAN-PRD.


En Morelia ya andan activos los aspirantes a la presidencia municipal de la capital del estado,
mientras que, en Zitácuaro, uno de los principales municipios de Michoacán, aun no se tiene claro
quiénes pretenderán sustituir a Juan Antonio Ixtláhuac.

CONTRATA ZITÁCUARO A EXPERIMENTADO FUNCIONARIO
Tal vez a muchos zitacuarenses no se les haga familiar el nombre de Cuauhtémoc Solchaga
Magaña, pero yo lo conozco bien, nos hicimos amigos en el FJR en 1987, cuando él fungía como
Secretario de Organización del CEN de dicha organización juvenil del PRI. Participamos algunos
años en el mismo grupo político, realizamos tareas partidistas juntos, después él se dedicó al
servicio público y yo a la escuela.


Solchaga, como se le conoce, fue secretario de Desarrollo Social durante cinco administraciones
municipales de la capital del estado (Morelia). Para que nos demos idea de su institucionalidad,
habilidad y capacidad de resultados en las tareas encomendadas, al grado de convertirse en
funcionario necesario (algunos dirían que hasta indispensable). Ha fungido, además, como
secretario particular del Director General de Delegaciones del IMSS y secretario particular de un ex
gobernador, pero ahora el municipio de Zitácuaro lo ha contratado para hacerse cargo de la
basura. Donde seguro estoy entregará buenos resultados. Allá él y su conciencia si no es así y le
falla a este pueblo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: