SINOPSIS POLÍTICA


Por: J. Salatiel Arroyo Zamora


OBRAS y ACCIONES PENDIENTES EN ZITÁCUARO
Siempre se ha afirmado que la eficiencia de un gobierno se mide de acuerdo a los resultados en beneficio de la población, traducidos en desarrollo integral de la colectividad. Es decir, que cada gobernado tenga satisfechas sus necesidades básicas y sean respetadas las garantías elementales: empleo, salud, educación, vivienda, pero sobre todo seguridad, paz, tranquilidad, bienestar y convivencia armónica con los demás. En Zitácuaro, Michoacán y México podrán edificarse monumentales obras, aeropuertos, refinerías, trenes y emitirse esperanzadores discursos cargados de promesas, pero mientras la gente esté siendo asesinada, se sienta amenazada, sea extorsionada y desplazada, no existirá sosiego.


Luego entonces, en materia de seguridad pública se pronostica que cada día estaremos peor, que la descomposición, corrupción y confabulación del gobierno con los criminales ha llegado para quedarse, y no nada más este sexenio de la 4T, porque cuando algo en la sociedad se degrada, esa putrefacción se utiliza como argumento en los discursos de campaña para prometer que se combatirá y solucionará, para engañar con retórica convincente al electorado, a sabiendas de que, quien lo divulga, sólo le interesa el poder y el dinero y no se atreverá a terminar con los aliados que se lo dan… y el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, ha decidido ponerse de lado de los criminales. Cuidarlos y abrazarlos es el objetivo de su “estrategia” en materia de seguridad pública.
Como lo es en materia financiera hundir en la miseria a más ciudadanos, del “pueblo bueno y sabio”, para convertirlos en dependientes económicos de sus programas asistencialistas y crear con ellos granjas de votos cautivos, obligarlos por hambre a ser distribuidores de droga, halcones y pistoleros, o enviarlos a EU para que manden remesas, que se convierten en la mitad de la producción económica del país, aunque nuestros paisanos arriesguen la vida al cruzar la frontera y se maten trabajando, al ser expulsados por la pobreza en su país, donde un presidente se alegra porque nuestros familiares y amigos se han marchado de su tierra.


De tal forma que los ciudadanos contribuyentes deben estar claros y conscientes que la ley no se aplicará a quiénes generan inseguridad y violencia, que el caos no terminará y tendremos que sobrevivir en el terror y la anarquía. Adaptarnos o huir del país, quiénes puedan hacerlo. En tanto los gobiernos estatales y municipales tienen que redoblar esfuerzos en otras áreas de la administración pública, para simular que trabajan y mitigar la desesperación de los gobernados, entendiendo que el máximo jerarca de la nación les tiene prohibido atacar a sus aliados, los transgresores de la ley.


Además, para algunos políticos “opositores” es más fácil simular que no están empinados al presidente, proponiendo pifias de reformas Constitucionales para que los mexicanos andemos armados. En lugar de cumplir sus obligaciones jurídicas y promover juicios políticos ante la negligencia, omisión o colusión del mandatario nacional con criminales y negarse a garantizar la seguridad y protección a la integridad de los gobernados. Asimismo, esos “opositores” han menospreciado la oportunidad de presentar denuncias en organismos internacionales por delitos de Lesa Humanidad, para que López Obrador sea destituido del cargo y se le procese penalmente.

En el caso de Zitácuaro se trabaja con intensidad, se han anunciado obras y acciones de impacto social, como la generación de miles de empleo en la planta Arauco, construcción de la vía rápida o autopista que conecte a la región oriente y tierra caliente con la autopista que pasa por Maravatío, rehabilitación y puesta en operación del mercado de abastos de Zitácuaro… entre otros anuncios espectaculares que, a la fecha, siguen siendo sólo promesas.


Sin embargo, hay otras obras y acciones que no costarían mucho dinero llevar a cabo, pero cambiarían la imagen de la ciudad, cuyos ingresos dependen en gran medida del comercio y los visitantes (además de la agricultura, como el cultivo de aguacate, que podría causar más perjuicio que beneficio). Por ejemplo, en Zitácuaro urge un plan rector de desarrollo urbano, ante el crecimiento acelerado de la ciudad, resulta urgente que dicha expansión sea planificada y organizada, saber hacía donde debe crecer la urbe, sin que afecte la flora, la fauna, ni los manantiales y mantos freáticos de la región.


Así mismo, es prioritario descongestionar el tráfico vehicular y de personas en determinadas aéreas de la ciudad y recuperar los espacios públicos que han sido ocupados por comerciantes informales y establecidos que han expandido la exposición de sus mercancías, invadiendo banquetas y obligando a los peatones a transitar por el arroyo vehicular, irrumpiendo a su vez en las calles.
En lo personal, considero que ya es tiempo de remodelar, modernizar o reconstruir el mercado Melchor Ocampo, hacerlo de dos plantas, donde quepan todos los comerciantes, incluidos los que se encuentran invadiendo calles y banquetas, que no haya más un solo vendedor ocupando indebidamente espacios públicos, que no sean los de un mercado, además de un amplio estacionamiento subterráneo, pues tampoco los vehículos tienen porque obstruir la vía pública. Y de ser posible, que el transporte público sea reubicado algunas calles fuera del primer cuadro y las vías aledañas, como 5 de Mayo, Dr. Emilio García, Ocampo y Lerdo de Tejada, pudiesen ser peatonales.
Es importante también sacar de la ciudad la terminal de autobuses y mandarla hacia donde se pretenda deba crecer la ciudad. Pues ahí, a donde se lleve, se trasladará gran parte del comercio y por consecuencia se construirán locales comerciales y unidades habitacionales. Pero antes de reubicar la terminal de autobuses, se debe echar a andar un mercado de abastos, para trasladar ahí a todos los productores y comerciantes mayoristas.
Una alternativa para la terminal y el propio mercado de abastos, podrían ser los terrenos de la feria, inmueble que cuenta con más de 10 hectáreas, que no están siendo aprovechadas debidamente.
Con estas acciones se rescatarán las calles de General Pueblita, Cuauhtémoc y Moctezuma, que se han convertido en el mercado informal más grande de la ciudad. Mientras que en el espacio que ocupa actualmente la terminal de autobuses podría edificarse una plaza comercial o instalar ahí las oficinas públicas, tanto del gobierno federal como estatal y municipal, lo que permitiría un importante ahorro en rentas de costosos edificios.


Las anteriores podrían ser algunas obras y acciones que permitirían aminorar un tanto el efecto negativo de los embates de la inseguridad y violencia en la región oriente, además de generar algo de recursos en la población, para que esté en condiciones de seguir pagando tanto al gobierno

electo y al “otro”, por permitirles seguir viviendo. Gravámenes opresivos a los que ya se han habituado.
BUENAS NOTICIAS EN PROCURACIÓN DE JUSTICIA
Pero no todo es negativo en materia de seguridad pública y procuración de justicia, sobre todo en esta segunda asignatura, dónde hay quiénes si hacen su tarea, a pesar de la oposición y los obstáculos del gobierno federal.


Les informo que recientemente un abogado zitacuarense fue designado (por el también paisano nuestro, Adrián López Solís), Fiscal de Homicidios. Llegó en un momento de convulsiones… bueno, eso ya no es novedad, raro será cuando logremos momentos de tranquilidad. Lo cierto, es que nuestro vecino se estrenó en el cargo de Fiscal de Homicidios con el asesinato del Sindico del ayuntamiento de Jiménez, y en menos de una semana el nuevo Fiscal de Homicidios logró significativos avances, así como la detención de dos presuntos responsables.


Pero lo anterior no es todo, en el transcurso de la semana, la Fiscalía General del Estado cumplimentó dos órdenes de aprehensión contra dos presuntos responsables de la matanza en San José de Gracia, municipio de Marcos Castellanos, hechos ocurridos el pasado 27 de febrero, donde más de 10 personas fueron asesinadas en el lugar, durante un velorio y los cuerpos desaparecidos.


Lo anterior es una muestra de que, cuando se tiene voluntad para desquitar el salario y se quieren dar resultados favorables a la población que se tiene la obligación de servir, se puede. Aunque los méritos de esos logros son especialmente para los grupos operativos -diría el mando supremo de dicha institución- aunque también se necesita capacidad y habilidad especial para hacer llegar y

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: