UNA GOTITA DE ECOLOGIA

UNA GOTITA DE ECOLOGIA

Por: Víctor Verde

AGUA Y ALIMENTACION

Una vez más estamos en contacto, a través de la lectura de estas líneas, que espero sean de utilidad para usted y su círculo familiar y social más cercano, siempre agradeciendo el favor que nos hace al dedicar un tiempo a esta sección.

Es insustituible hablar del agua en esta temporada, más aún cuando ha sido una temporada generosa, muy a pesar de las complicaciones que el vital líquido provoca con sus excesos. Ya lo ve usted en algunos lugares de nuestro estado y pais, inclusive en los municipios de nuestra region, el agua nos ha puesto a trabajar “horas extras”, pero lo cierto, es que va en aumento la recarga de los mantos subterráneos y el almacenamiento de presas y cuerpos superficiales, para beneficio de la población, que, junto a la producción de alimentos, nos mantiene en buen estado de salud, sobre todo en estos tiempos de pandemia que de nuevo incrementa su poder viral.

Y esos incrementos los registró “Linda”, que durante el fin de semana alcanzó categoría IV en la escala Saffir-Simpson y se convirtió en el huracán más potente en lo que va de la temporada; las presas del Sistema Cutzamala van al alza y en primer lugar la del Bosque, con un 57.5%; la más baja Villa Victoria, con 28.9% aun y que durante el fin de semana tuvo una precipitación de casi 30 litros por metro cuadrado y Valle de Bravo con 42.3% de almacenamiento. Cifras relajantes para el Organismo de Cuenca del Valle de México, pero sin lugar a dudas, negativas para la población agropecuaria de la cuenca del Cutzamala y sus alrededores y en general para toda la población de la región.

Pero más allá de estos temas, uno que sobresale en esta temporada es la producción de alimentos, la agricultura de temporal resurge para el bienestar de la población y  de los productores agrícolas y ganaderos, pero detrás de todo ello hay un exagerado desperdicio que preocupa y ocupa a algunas organizaciones y gobierno, pues es preocupante que mientras algunos producimos nuestros alimentos y los de otras personas, se desperdician millones de toneladas que además influyen e impactan en el  efecto invernadero, pues los desperdicios orgánicos producen gases que incrementan el calentamiento global.

Según un informe de WWF se desperdician cada año 2500 millones de toneladas de alimentos, de los cuales 1200 se pierden en el campo y más de 900 se desperdician en los mercados, puntos de venta y en los domicilios. Esta cantidad de desperdicios representa el 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero, causantes del Cambio Climático. En Estados Unidos el desperdicio de alimentos representa el equivalente en emisiones de gases de efecto invernadero a 43 millones de automóviles.

En tiempos de Pandemia ha crecido el desperdicio de alimentos a nivel mundial, debido al confinamiento, y es razón por la que organizaciones mundiales, como la FAO, la CEPAL, el Programa Mundial de Alimentos y el Fondo Mundial de Desarrollo Agrícola, han advertido sobre este grave problema.

En nuestro pais existe una iniciativa llamada Pacto por la Comida que busca revertir esta problemática, cuya meta para 2030 es reducir en un 50% el desperdicio y perdida de alimentos, ya que más de 25 millones de mexicanos sufren de pobreza alimentaria y más de 8 millones sufren de hambre crónica.

Por ello cuando vayas a tirar alimentos o los deseches en la banqueta de enfrente, piensa en su costo y la necesidad que otros tienen de un bocado y no fomentes la fauna nociva, como perros, gatos, ratas y cucarachas.

Recuerden que: VIVIR BIEN, ES VIVIR EN ARMONIA CON TODO LO QUE NOS RODEA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *