Violencia Michoacana: la huida de los aterrorizados y la visita de los divinos

Violencia Michoacana: la huida de los aterrorizados y la visita de los divinos

Por: Esteban Patricio M.

Los datos son un tanto confusos, pero es certero que los michoacanos que se han ido de su tierra, escapando de la violencia, se cuentan por miles. La paz en las zonas de conflicto del crimen organizado no llega y sólo ha resultado en la visita de una de las máximas autoridades de la iglesia católica.

LA ESCALADA DE VIOLENCIA

De los enfrentamientos del crimen organizado con autoridades y sus ejecuciones, la violencia derivada de esta actividad ha escalado hasta el grado de destrozar carreteras, construir barricadas y cada semana ver bloqueos de vías de comunicación.

Los hallazgos en las zonas periféricas de las principales ciudades quedaron atrás y se han llegado a ver cuerpos colgando de puentes, incluso en las vías más transitadas y ejecuciones a plena luz del día.

No se meten ni con mujeres ni con niños, se decía antes, pero ahora entre las filas de los grupos criminales se ve a integrantes menores de edad y es común que los cuerpos desmembrados que se encuentran en bolsas o hieleras, sean de mujeres.

Los enfrentamientos entre los grupos criminales se llegan a prolongar por horas y tienen como escenario hasta plazas públicas.

Los niveles de violencia se han acrecentado y quedan en evidencia por medio de los nuevos medios de difusión, que también son parte del fenómeno, al ser usado por los grupos criminales para mostrar su estructura.

LOS DESPLAZADOS

Hace dos meses, Karla Pineda, visitadora auxiliar en la Visitaduría Regional de Apatzingán de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH), expuso que entre julio de 2020 a febrero de 2021 se ha registrado un desplazamiento forzado de más de tres mil 500 personas, por la violencia entre grupos armados.

Detalló que los poblados que han sido afectados, fueron la comunidad El Aguaje, municipio de Aguililla; Los Pozos, en Parácuaro; y La Cuchilla, en Buenavista.

En la localidad de El Aguaje, fueron cerca de tres mil personas las que abandonaron sus viviendas; en Los Pozos, 500 más, y en La Cuchilla, otras 65 se vieron en la necesidad de escapar de la violencia.


Expertos en el tema han expuesto que hay mucha gente que huye de sus pueblos porque llegan hombres armados, y se han detectado algunos migrantes michoacanos en campamentos de Ciudad Juárez, Chihuahua.

Pero estos datos sólo contemplan lo sucedido en un lapso de nueve meses y la problemática se ha desarollado por años.


El doctor en sociología y analista Senior de la oficina en México de International Crisis Group, Falko Ernest, advirtió que Michoacán se aproxima a una crisis humanitaria provocada por la incesante violencia del crimen organizado.

En los últimos 11 años se han desplazado a más de 400 mil habitantes de Michoacán, que escapan a las entidades y municipios vecinos o a Estados Unidos, donde piden asilo político.

También destaca que, de acuerdo a cifras y estudios de Consejo Nacional de la Población (Conapo), entre 2015 y 2020, salieron de Michoacán 110 mil 781 personas para vivir en otra entidad.

El estado se ubica en la posición número 10 a nivel nacional por la cantidad de expulsión de población y es uno en los que más relaciona la movilidad al tema de la violencia.

El sacerdote José Luis Segura Barragán ha narrado a medios que desde hace seis meses Aguililla está aislada, con carreteras trozadas ante el temor de que “los de Jalisco” se metan.

“Si acaso quedarán unas 50 personas, los demás ya fueron desplazados por el crimen organizado”, dijo el sacerdote.

LA ESCALA DEL PROBLEMA

Para darse una idea de las magnitudes de este problema y contrastar con uno de los temas actuales, basta con comparar cuántas personas han tenido que dejar sus hogares, con las diferencias que han marcado los últimos resultados electorales.

En 2015 Silvano Aureoles Conejo ganó la gubernatura de Michoacán con 625 mil votos, según el cómputo final del Instituto Estatal Electoral (IEE), superó a Ascensión Orihuela con 142 mil votos, fue su más cercano contendiente.

Si se le restan los votos de los 110 mil 781 desplazados entre 2015 y 2020, Aureoles Conejo se quedaría con 514 mil 219 votos, y solo habría superado por unos 31 mil votos.

También se puede mencionar que esos poco más de 110 mil desplazados equivalen a la población votante de Zitácuaro, Jungapeo y Ocampo.

EL ÚNICO RESULTADO: VISITAS DIVINAS

Aunque las peticiones han sido reiteradas por víctimas, por activistas que las apoyan y por los pocos habitantes que todavía hay en el lugar, la real paz no ha regresado a estas zonas.

Pero recientemente hubo una manera de  “respuesta”, el pasado viernes 23 de abril, el nuncio apostólico y representante del Papa Francisco, Franco Coppola, recorrió El Aguaje, el poblado más afectado por la violencia del crimen organizado en el municipio de Aguililla, Michoacán.

Ahí ofreció una misa y exclamó que: “Es lamentable ver todas estas casas, comercios, abandonadas de esta manera”.

Pero a la par de su llegada hubo enfrentamientos entre civiles armados en una zona cercana a El Aguaje.

El obispo de Apatzingán, Cristóbal García, hizo un llamado a los desplazados por la violencia que regresen a este poblado, en donde las huellas de la guerra entre cárteles se muestra en varias casas, negocios, paradas de autobús y hasta con pintas de CJNG.

Sin embargo, apenas horas después de eso, los enfrentamientos entre crimen organizado y autodefensa, reiniciaron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *