Estatales

Abuso policial: El fantasma de la desconfianza que no desaparece

Abuso policial: El fantasma de la desconfianza que no desaparece

Por: Esteban Patricio M.

Una conmemoración internacional le recuerda a Michoacán que no ha podido recuperar la confianza en sus corporaciones policiacas, de ningún nivel. Desde las policías municipales, hasta la guardia nacional, siguen siendo señaladas por casos de abuso.

Cada 15 de marzo se conmemora el Día Internacional Contra la Brutalidad Policial y en nuestra entidad los casos son varios cada año. Mujeres, Hombres Jóvenes y hasta niños han sido víctimas en Michoacán.

EL RECORDATORIO ANUAL

Esta fecha se creó en el año 1997, por iniciativa del Colectivo Opuesto a la Brutalidad Policial, con sede en Montreal, Canadá y el Grupo Black Flag, ubicado en Suiza.

La elección de esta fecha se atribuye a una agresión policial ocurrida en Suiza, contra dos niños de 11 y 12 años de edad.

Este día va más allá de recordar un acto aislado de violencia. Es un momento para visibilizar y condenar todos los abusos cometidos por organismos policiales y otras fuerzas de seguridad que violan los derechos humanos.

La conmemoración del Día Internacional Contra la Brutalidad Policial pretende ofrecer solidaridad a las víctimas y sus familias, al mismo tiempo que busca educar al público sobre la importancia de respetar los derechos humanos en todos los niveles de la aplicación de la ley.

LA SITUACIÓN EN MÉXICO

La organización “Mexicanos contra la Corrupción” detalló que de 2015 a 2020 se denunciaron en el país al menos 33 mil 750 delitos relacionados con brutalidad policial; de estos, solo 373 fueron judicializados y 172 concluyeron en una sentencia condenatoria. El índice de impunidad es de 99.5% para los ilícitos cometidos por parte de policías o integrantes de las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, también consultaron a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y sus homólogas estatales, las cuales respondieron que, ante sus ventanillas, se tramitaron 54 mil 248 quejas contra instituciones de seguridad pública, elementos del Ejército o de la Marina, por motivo de brutalidad contra civiles.

Después de la brutalidad policiaca, la impunidad es el segundo mal que agrava esta situación en el país.

EL PANORAMA EN MICHOACÁN

Apenas en febrero de este año, María Elena Morera, presidenta de Causa en Común, informó que, tan solo en la capital michoacana, se han contabilizado más de 100 denuncias en contra de la Guardia Civil, sin embargo, ninguna ha procedido, nadie ha sido detenido.


El pasado 19 de septiembre, la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) anunció que se han incrementado las quejas contra los elementos de la Guardia Civil en Michoacán y la Policía Municipal de Morelia.

LOS CASOS RECIENTES

El pasado 3 de febrero, en Morelia, un grupo de siete policías municipales que tripulaban dos camionetas, detuvo un auto blanco en la avenida Periodismo, en él viajaban un hombre y dos mujeres.

Una vez que los hicieron descender de los vehículos, los mantuvieron por casi una hora en el sitio mientras los golpeaban, hasta que finalmente los dejan ir.

Este hecho ya generó la baja de los policías para ser investigados por el abuso en sus funciones.

La corporación más señalada es la Guardia Civil de Michoacán, que en septiembre pasado fue acusada de detener arbitrariamente a un joven en las calles de Morelia, a quien despojaron de su cartera y celular, y luego lo arrojaron desde la camioneta y lo atropellaron con la misma. El joven terminó perdiendo el oído en una de las orejas y el caso se difundió a nivel nacional.

El caso más reciente de esta corporación ocurrió en la madrugada del pasado sábado 24 de febrero, cuando un joven automovilista murió por disparos de la Guardia Civil. El hecho ocurrió en el Periférico Paseo de la República de la capital michoacana.

Ahí los agentes primero interceptaron a otro vehículo interrumpiendo el tráfico, una camioneta pasó a un costado, presuntamente el conductor les reclamó a los agentes por el tráfico y luego uno de los uniformados disparó a la camioneta, uno de los impactos mató de inmediato al conductor y la camioneta terminó volcada, mientras que la camioneta de la Guardia Civil huyó.


La Guardia Nacional también tiene señalamientos recientes, a finales del pasado mes de enero habitantes del poblado de Tinaja de Vargas, del municipio de Tanhuato, Michoacán, denunciaron ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos una serie de agresiones, robos y abusos contra los pobladores del lugar, incluyendo golpizas, por parte de elementos de la Guardia Nacional y del Ejército Mexicano, quienes hicieron de ese lugar su base de operaciones presuntamente para combatir la inseguridad.

Acusaron que la madrugada del jueves 18 de enero, las tropas de la Guardia Nacional y del Ejército entraron furtivamente al poblado y catearon una propiedad, donde se apoderaron de objetos, dinero y animales e igualmente pretendieron hacer lo mismo en otros domicilios, pero la gente se los impidió.

A pesar de los cambios de nombre de las corporaciones, las promesas de “depuración” de las policías, la aplicación de exámenes de control y confianza, y los esfuerzos por mejorar su imagen, los abusos de varios de sus agentes alejan la confianza de la ciudadanía en ellos. La conmemoración del Día Internacional contra la Brutalidad Policiaca en Michoacán da mucho en que pensar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *