El jugador que recordó los niveles de inseguridad de Michoacán

El jugador que recordó los niveles de inseguridad de Michoacán


Esteban Patricio M

La desaparición de un basquetbolista profesional en territorio michoacano y su posterior hallazgo en la misma entidad pusieron al estado en la mira nacional creando un recordatorio de la crisis de inseguridad por la que pasa Michoacán.

La desbandada de inseguridad y violencia en Michoacán había dejado oportunidad a que algunos hechos se perdieran entre los varios altercados que hay en diferentes zonas de la entidad y que quedaban entre el conocimiento de los michoacanos y algunas zonas que le rodean a la entidad.

Pero un solo ilícito generó que el nombre de Michoacan nuevamente fuera relacionado con inseguridad, violencia y ausencia de estado de derecho, se trató de la desaparición del basquetbolista profesional Alexis Cervantes.

La crisis que ya se dejaba ver

El pasado 3 de diciembre la conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador, se realizó en las instalaciones de la 21 Zona Militar de Morelia, Michoacán y en ella le acompañó el gobernador Alfredo Ramirez Bedolla.

“En tema de seguridad, en el gobierno anterior se triplicó el número de homicidios se triplicaron los homicidios. Gracias al apoyo de las Fuerzas Armadas, la Sedena, Marina, Guardia Nacional, poco a poco se ha recuperado la paz en Aguililla”, declaró el mandatario.

Pero aseguró que “Ha disminuido el homicidio en Michoacán, poco a poco estamos restableciendo la normalidad en Michoacán, también hay que pedir paciencia no podemos de la noche a la mañana, ni en 15 minutos solucionar lo que tiene más de seis años 10 años en Michoacán”.

En aquella “mañanera” el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval expuso que la extorsión y los homicidios iban al alza en Michoacán, mientras que habian descendido los secuestros, robos de autos y trata de personas.

Apenas una semana después de esas declaraciones se dio a conocer que todos los policías municipales de Villa Victoria, dentro del municipio de Chinicuila, habían renunciado por el miedo y la incertidumbre debido a la situación de violencia que se vive a causa del crimen organizado.

Comandos armados habían perpetrado ataques en Villa Victoria, una región cercana a los límites de Michoacán con Jalisco y Colima, y ahí generaron enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, incluso se reportó el uso de drones con explosivos.

La desaparición que prendió las alarmas

El jugador mexicano de basquetbol profesional Alexis Cervantes, quien juega en el equipo Libertadores de Querétaro de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional, pero el 5 de diciembre jugó con un equipo de la Liga de Zirimbo la serie de octavos de final del torneo de ese lugar, pero ya no se presentó el 12 de diciembre para los cuartos de final.

La misma Liga de Zirimbo precisó que Alexis Cervantes participó en diversos torneos de basquetbol que se realizaron en varios municipios de Michoacán, como parte de festividades locales, aunque se reservó el nombre de los poblados.

Pero el martes 21 de diciembre Alexis se encontraba en el municipio michoacano de Los Reyes,alrededor de las dos y media de la tarde se le vio en las inmediaciones de la central de autobuses del municipio y habló con su familia en su natal Guasave Sinaloa, para avisarles que ya se dirigía a pasar las fiestas navideñas con ellos y buscaba trasladarse a la ciudad de Guadalajara.

El autobús de la línea Primera Plus que abordó el jugador no pudo llegar a Guadalajara, por lo que el jugador, de 31 años y casi dos metros de altura, tuvo que regresar a Michoacán. Allí optó por tomar un taxi era conducido por el taxista Marcos Sandoval Julián.

El plan de Alexis era llegar en ese taxi a Guadalajara y desde ahí viajar con su familia a Guasave, Sinaloa. sin embargo, no llegó.

Para el sábado 25 de diciembre la cuenta de twitter “baloncesto mexicano”, dedicada a la difusión de lo relacionado a este deporte en el país difundió un llamado de ayuda para localizar al deportista.

En las siguientes horas este aviso se viralizó en redes y activó labores de búsqueda de las autoridades estatales y federales.

Pero también generó que medios de todo el país, e incluso de otras naciones pusieran la atención sobre la situación de Michoacán.

El duro contexto

Según los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), de enero a noviembre de este año hubo 2 mil 16 homicidios en Michoacán, lo que supone más de seis homicidios diarios o una muerte violenta casi cada cuatro horas en una entidad que no llega a los cinco millones de habitantes.

De acuerdo con los datos de la Fiscalía del Estado (FGE) de Michoacán, del año 2019 a la fecha suman 3 mil 800 personas desaparecidas en Michoacán: un promedio de cinco diarias.

Esto llevó a que Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración en la Secretaría de Gobernación (Segob) calificara frente a Naciones Unidas de “crisis humanitaria” esta situación.

La aparición que generó más preguntas

Para la mañana del 30 de diciembre el Fiscal General del estado de Michoacán, Adrian López Solís, informó de la localización con vida del deportista, luego de su desaparición el pasado 21 de diciembre.

Inicialmente no hubo detalles sobre el hallazgo, más que el hecho de que se le encontró con vida junto con el taxista que lo llevaba y que se les halló en el municipio de Venustiano Carranza, cerca de los límites de Jalisco.

Luego se difundió que la movilización policiaca que se organizó al conocerse el caso abarcó la región occidente del territorio michoacano.

La búsqueda se llevó a cabo por aire y tierra hasta que los agentes de la policía de Michoacán encontraron a las dos personas amarradas a un árbol. La zona es una ruta que conecta al poblado de San Pedro con el municipio de Venustiano Carranza.

Alexis y Marcos S. presentaban algunas lesiones físicas, en el lugar se les proporcionó primero auxilios para después trasladarlos en helicóptero de Servicios Aéreos de la Secretaría de Seguridad Pública al helipuerto del ISSSTE de Charo, Michoacán

El hecho tuvo un final con más tranquilidad que el de muchos otros casos, pero puso el dedo en la llaga de la situación que atraviesa la entidad y sus consecuencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *