Estatales

El Zoológico de la discordia

El Zoológico de la discordia

-La tragedia de varios animales con trasfondo político.

Por: Esteban Patricio M.

El que fuera uno de los sitios más famosos de la capital michoacana, el Zoológico de Morelia, recientemente fue escenario de un desastre que terminó en la muerte de un animal protegido. Pero el trasfondo político parece estar detrás de este “drama salvaje”.

En el Zoológico moreliano se acusa que una acción dolosa del Organismo Operador de Agua Potable y Alcantarillado de Morelia (OOAPAS) generó enfermedades en varios de sus ejemplares e incluso la muerte de estos, pero en respuesta el organismo municipal ha asegurado que ese hecho fue provocado por omisiones del propio Zoológico.

Durante varias semanas este hecho ha generado controversia entre morelianos y otros michoacanos por las consecuencias y orígenes, pero parece que su final está aún lejos.

El emblema capitalino

En un miércoles 30 de septiembre, pero de 1970, abrió por primera vez sus puertas el Parque Zoológico Benito Juárez.

El sitio tiene su origen en un migrante michoacano, Jesús Guzmán Villicaña, quien en octubre de 1968 llegó a Morelia procedente de California, Estados Unidos, donde vivía con su familia.

En esa mudanza trajo consigo varios ejemplares de animales considerados exóticos, pues en ese entonces no requería mayores trámites pasar animales entre países, y por eso llegó con dos gatos siameses, varios pericos australianos, canarios, una pecera con varias especies de peces, caracoles y tortugas, un perro pastor alemán, palomos de razas Devolteadores, pavo-reales, faisanes y tres gallinas de guinea. 

Los animales causaron revuelo en la entonces pequeña ciudad, al grado de que mucha gente acudió a verlos al jardín de la casa donde los tenían, ubicada en el centro de Morelia.

Jesús tenía la ilusión de establecer un zoológico, como algo similar a lo que vio en parques en los que trabajó en Estados Unidos.

Esto llegó a oídos de Toyita Borja, quien hizo enlace directo con el gobernador del Estado, Don Carlos Gálvez Betancourt, y él decidió asignar a Jesús la tarea de hacer realidad el Parque Zoológico, en lo que eran las instalaciones de la Forestal del Estado, cerca de la Casa de Cristal.

Así, un par de años después se concretó ese sueño, desde entonces el lugar ha estado bajo la administración del gobierno estatal de Michoacán y ese anhelo, hecho realidad, se ha extendido por 53 años.

Aun es de los sitios más visitados de la capital michoacana, un referente obligado, tanto para quienes van de otros municipios de la entidad, como para los que llegan desde otros estados de la república y hasta de otros países, al grado de que en 2022 registraron la visita de casi 200 mil personas.

El conflicto que se “desbordó”

El 1 de abril pasado la noticia empezó a circular en diferentes medios: Aguas negras fueron vertidas en las instalaciones del Zoológico de Morelia, generando inundaciones de hasta 25 centímetros en algunas jaulas, que ha afectado a 50 animales, incluyendo dromedarios, guanacos y animales decomisados por Profepa, como felinos.

Julio César Medina Ávila, director del lugar, detalló que lo que ocurrió fue que una descarga de los residuos de la potabilización del agua por parte del Organismo Operador de Agua Potable Alcantarillado y Saneamiento de Morelia (OOAPAS), afectó la parte norte del Parque Zoológico Benito Juárez, dañando al menos 10 albergues y a más de 50 ejemplares.

Acusaron que estas descargas del Ooapas se vertieron a través del cauce que cruza sobre el zoológico de Morelia y que desemboca en el “Río Chiquito” de la capital michoacana. Pero la cantidad vertida provocó que estos se desbordaran dentro de las instalaciones.

El funcionario explicó que el problema no es nuevo, pues el pasado 24 de noviembre el Ooapas comenzó a verter desechos de aguas sanitarias, incumpliendo con las normativas.

Destacó las afectaciones a un albergue donde se encuentran crías de leones, tigres, jaguares y leones blancos bajo recuperación, entre ellos un jaguar que fue confiscado en el municipio de Tanhuato y que había llegado al zoológico con problemas metabólicos. Ahí el agua llegó hasta 25 centímetros de altura y se temía por los ejemplares.

Días después se reportó que había animales afectados en salud debido a esta situación y ya se les daba tratamiento.

El gobierno estatal decidió interponer una denuncia administrativa de hechos ante la Auditoría Superior de Michoacán (ASM), para que se investigue al personal encargado de la operación de la planta del OOAPAS, y a quien resulte responsable por los daños registrados en agravio del parque.

La respuesta municipal

La respuesta del OOAPAS fue interponer dos denuncias contra el Parque Zoológico Benito Juárez, ante la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), por presuntas irregularidades en el manejo del agua.

Las denuncias fueron por supuesta extracción ilegal de aguas nacionales explotadas por el Parque, tanto del canal que atraviesa sus instalaciones como la que se extrae de un pozo, cuyo título de concesión caducó en 2017.

La otra, para inspeccionar si las áreas verdes y comunes son irrigadas con aguas superficiales extraídas del canal, las cuales contienen alta carga orgánica en su tránsito por el Parque.

Además, el organismo acusó que en el Zoológico hay un taponamiento por la negligencia y falta de mantenimiento del canal, el cual generó las inundaciones que afectaron el sitio.

Incluso OOAPAS mostró videos donde se extraía basura y heces de uno de los canales de ese río y señalaron que la limpieza de esos residuos correspondía al zoológico moreliano.

Dimes y diretes

A partir de este intercambio de señalamientos, se vinieron también las acusaciones entre el gobierno estatal morenista encargado del zoológico y el gobierno municipal del panista Alfonso Martínez Alcázar.

“Casualmente” las acusaciones se dan en medio del entorno electoral que está en plena efervescencia en el país y particularmente en Michoacán, donde se han visto hasta encuentros a golpes entre simpatizantes de diferentes partidos.

La peor consecuencia

El 16 de abril el zoológico de morelia reportó que la cría de jaguar melánico, que estaba en el parque tras haber sido decomisado en noviembre del año anterior, en Tanuato, había fallecido.

Aquel primero de abril el agua cubrió sus extremidades durante varias horas, incluso bebió esa agua. Días después presentó síntomas, como falta de apetito, luego se le diagnosticó de daño renal y neumonía, finalmente murió el 15 de abril.

La muerte del ejemplar arreció la polémica por esta situación y la discusión seguramente permanecerá entre declaraciones de funcionarios y los recursos legales que se iniciaron, mientras tanto, uno de los sitios más visitados de la ciudad está entre la discordia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *