En el abandono total las carreteras de Michoacán 

-Ha provocado accidentes mortales y daños al patrimonio de familias michoacanas.

-La administración estatal tiene conocimiento,pero destina pocos recursos, que no alcanzan a solucionar este problema.

Por: Gabriel Gómez Rodríguez

H. Zitácuaro, Mich. – Quienes transitan de manera ordinaria para transportar sus productos del campo, realizar sus jornadas de trabajo o trasladarse de un lugar a otro,representa una odisea, ya que la red carretera michoacana se encuentra en pésimas condiciones y algunos tramos son prácticamente intransitables.

En voz de Cupertino Camacho, vecino del municipio de Tuzantla, afirmó que desde hace varios años ha observado y transitado algunos tramos carreteros, desde Huetamo, Tuzantla, Zitácuaro y Morelia, en todos ellos da constancia de la problemática que padecen los choferes y pasajeros, ya sean del servicio público o particular.

“Tengo 53 años de edad y nunca habían estado en pésimas condiciones como ahorita, nos tiene el gobierno en el abandono”, relató Camacho entrevistado por “El Despertar”.

Explicó que le ha tocado transitar del tramo de Tiquicheo y El Temascal hacia la capital michoacana y advirtió que quienes no conocen ese trayecto, es muy peligroso, ya que hay muchos hoyos y, además, es zona de derrumbes.

También ha viajado de Tuzantla hacia Zitácuaro y desde su percepción quienes circulan por esta carretera los vehículos están destruyendo su suspensión, alineación y llantas.

Expuso que no defiende al gobierno de Silvano Aureoles, pero al menos había mayor atención en cuanto a mantenimiento de las redes carreteras.

A la llegada de Morena esta crisis se ha recrudecido y eso se nota en la falta de atención a esa problemática.

Hay choferes que ven que vienen vehículos de frente y aun así pretenden esquivar los agujeros o baches. Esto ha sido factor de accidentes, no únicamente en afectaciones materiales, sino también en vidas humanas.

En otras ocasiones se ha dirigido hacia San Lucas, sitio al que considera de alto riesgo, ya que el conductor tiene que estar muy atento y prácticamente hay que circular a “vuelta de rueda” para no padecer algún accidente.

Hay agujeros que tienen una profundidad de 15 a 20 centímetros, por medio metro de ancho, lo que habla de la gravedad en que están los caminos.

Anteriormente la dependencia encargada del mantenimiento de esas vialidades ponía chapopote y arena o grava para mitigar el problema. Sin embargo, desde hace varios años que no se aplica este sistema, por lo que hay un rezago en obras de mantenimiento.

Es de la opinión pública que los estados reciben un amplio presupuesto, pero se desconoce el motivo de por qué no se ejerce en la rehabilitación de vías de comunicación.

Por su parte, algunas madres solteras se dieron a la tarea deponer tierra en algunos baches, con el objeto de tapar los hoyos y ganarse algunas monedas, explicó Camacho.

Lo cual fue bien visto por algunos conductores, quienes de manera cortes les regalan un incentivo económico para que ayuden a sus hijos.

El vecino de Tuzantla expuso que ellos nada pueden hacer ante la omisión o negligencia de las autoridades. Únicamente están a la espera de que el gobierno haga conciencia y realmente brinde una solución definitiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: