Estatales

Guerra desde los aires: la problemática de los drones en Michoacán

Guerra desde los aires: la problemática de los drones en Michoacán

Por: Esteban Patricio M.

El uso de la tecnología de drones en Michoacán, ha tomado un giro que se ha alejado del beneficio a la humanidad, para acercarse a sus peores consecuencias. Las autoridades se han tenido que hacer de tecnología para evadirlos, por ser usados para ataques del crimen organizado.

El uso de naves no tripuladas para ataques con explosivos se ha convertido en una práctica común en Michoacán, al grado de posicionarse como uno de los estados donde más se usan los drones de este modo.

El origen del DRON

Aunque el uso de estas aeronaves se percibe en la generalidad como algo actual o nuevo, el origen de estos aparatos se remonta a la Primera guerra Mundial, cuando se diseñó el «Kettering Bug,» un avión no tripulado utilizado por el ejército de los Estados Unidos para misiones de reconocimiento y bombardeo. Aunque no era controlado a distancia, como los drones modernos, fue un hito importante en la historia de los vehículos aéreos no tripulados.

Para la década de los cincuenta, en la Guerra de Corea, los drones militares comenzaron a utilizarse en operaciones de combate. Estos drones, llamados «RP-71», eran utilizados para misiones de reconocimiento.

Para los años ochenta surgió el “Albatross”, un dron de gran envergadura que utilizaba tecnología de control remoto y sistemas de vuelo autónomo. Su trabajo sentó las bases para el desarrollo de drones militares avanzados.

A partir de la década del 2000, los drones comenzaron a utilizarse en aplicaciones civiles y comerciales, como la fotografía aérea, la agricultura de precisión, la vigilancia, la entrega de paquetes y más. Esto condujo a un rápido crecimiento de la industria de los drones y a una mayor diversificación en cuanto a su diseño y uso.

Actualmente es muy sencillo adquirir uno de estos equipos, pues tanto en tiendas y centros comerciales como en páginas de internet es posible adquirir los aparatos que tienen diferentes usos, desde solo diversión hasta captura de video y fotografía, e incluso carga.

Llevan utilizándose cuando menos por una década en conflictos armados de Irak, donde ya se daba cuenta de drones kamikaze por parte de grupos yihadistas y, específicamente, del Estado Islámico. Hoy resurgen una vez más, a medio planeta de distancia.

Años de uso macabro

Desde el año 2021 se han publicado notas en medios, incluso internacionales, sobre el uso de los drones por parte de los grupos de crimen organizado y las autoridades federales advertían de la situación en el país.

Documentales de medios internacionales, como Vice, dieron cuenta de que en la zona de Aquila los guardias comunitarios ya se alertaban ante el uso de drones, por la posibilidad de que se usaran para lanzar explosivos.

En abril de 2021 la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) advirtió que diversos cárteles del narcotráfico, como el de Jalisco Nueva Generación, están empleando drones con explosivos para atentar contra agentes de seguridad pública.

Esto lo reveló luego de que un comando del CJNG atacó con drones explosivos a un convoy de la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán, en la que resultaron heridos dos policías.

Pero en ese momento consideraron que no era un tema mayor, el titular de la Sedena, Luis Cresencio Sandoval, dijo en una conferencia matutina: “En cuanto a la utilización de drones, como un medio explosivo, hemos ubicado que hay algunos cárteles que están usando esto, el Cártel Jalisco Nueva Generación, ha habido algunos casos en Guanajuato, otros casos en Jalisco, en Michoacán”.

“Pero no son de preocupación, no han sido lo efectivo que a lo mejor ellos quisieran tener. No han tenido la efectividad, porque no pueden cargar cantidades que sean de tal manera dañina para el personal o para una instalación”.

En julio de 2023 sonó fuertemente el caso de la detonación de un artefacto lanzado desde un dron en Loma de Hoyos, una localidad con apenas mil 500 habitantes, en donde solo una de cada cinco viviendas tiene conexión a internet. La explosión ocurrió sobre la vivienda de una familia y preliminarmente se habla de una persona «gravemente lesionada».

Pero la Secretaría de la Defensa Nacional ha expuesto que durante 2022 y hasta mediados de este año, han decomisado 23 drones adaptados por el crimen organizado para soltar artefactos explosivos contra autoridades, población civil y grupos antagónicos. Los aseguramientos se han dado principalmente en el municipio de Tepalcatepec, pero también en Aguililla, Apatzingán y Cotija.

Predominan los drones de la marca china DJI, en particular del modelo Mavic, que se pueden conseguir a un precio de entre 8 mil y 15 mil pesos.

En menos de un mes se llegaron a registrar al menos siete ataques con explosivos en rancherías de Apatzingán, que causaron daños a viviendas y vehículos.

Michoacán, el de más ataques con drones

Otros informes que emitió la Secretaría de la Defensa Nacional, durante las últimas semanas, detallan que durante el periodo del 2019 a 2023 se han asegurado 33 drones, tan solo 19 fueron en Michoacán, posicionándose en primer lugar; seguido de 5 en Guanajuato, 3 en Baja California, 2 en Jalisco; en Chiapas, Hidalgo, San Luis Potosí y Tamaulipas se aseguró 1 en cada estado.

La respuesta

El pasado 15 de diciembre, el secretario de Seguridad Pública, José Alfredo Ortega Reyes, informó que se instalaron sistemas inhibidores de drones. Se trata de un equipo tecnológico que impide la circulación en el aire de los drones y que se implementó en los municipios de Apatzingán y Buenavista.

Pero, apenas este 20 de diciembre, se registró un nuevo ataque, que fue en contra de los elementos que se encontraban en la caseta de vigilancia, ubicada en la carretera libre Uruapan-Lombardía. Fueron atacados con explosivos lanzados desde un dron, aproximadamente a las 15:00 horas. Uno de ellos resultó herido por esquirlas, se pidió apoyo del equipo que tiene los inhibidores de drones, pero no hubo algún otro ataque en ese momento.

La tecnología al alcance de quien sea en el estado, ahora es el dolor de cabeza de las autoridades y el terror de los ciudadanos. La guerra entre grupos de crimen organizado y autoridades tiene estos aliados de gran riesgo, que serán otra tarea a resolver.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *