Halloween: entre la apología de la violencia y la banalidad del mal 


Morelia, Mich.- 31 de octubre de 2022.- México tiene una herida abierta de miles de víctimas, cientos de miles de madres, padres, hermanas, hermanos, abuelas y abuelos que perdieron a un ser querido por la inseguridad. Cada vez es más común escuchar y ver en medios de comunicación, así como en redes sociales, noticias sobre muertes violentas, con trágicas imágenes de descuartizados, embolsados, etc. 

Sin que eso fuera poco, para celebrar Halloween, muchas personas en varias ciudades “adornan” con muertos vivientes, piernas, brazos, embolsados, y ensangrentados esparcidos por todos lados. ¿No basta, con la realidad que se exacerba en medios de comunicación? 

Hoy en día la realidad esta tan deformada que no alcanzan las palabras para describirla, sin embargo, las celebraciones de halloween nos evidencia como está normalizada la violencia y la narco cultura. 

Cada vez la gente prefiere disfraces de capos o utilizar metralletas de plástico con billetes falsos, haciendo alusión a “la  narco cultura”. En algunos mercados de varias ciudades del país es muy común encontrar figuras de descuartizados, que se han vendido más de lo normal, según refieren propios locatarios. 

Autoridades del cablebús en la ciudad de México, retiraron dos embolsados que habían sido puestos en la estación campos revolución, de la línea 1 del metro, gracias que varios usuarios manifestaron su indignación. 

En Sinaloa, las autoridades desplegaron un operativo contra todo tipo de apología de la violencia, y los objetos más incautados fueron mascaras del chapo y metralletas de plástico. 

Esta tradición, es una de las celebraciones más importantes del calendario festivo estadounidense, la noche de hallowenque a pasado en México del dulce o truco y de tallar calabazas y regalar dulces a los niños, a un una suerte de apología del terror. 

La banalidad del mal es lo que hemos visto en las celebraciones de Halloween, al ver la frialdad y tranquilidad con la que cientos de personas osaron a disfrazarse de capos y de utilizar partes del cuerpo ensangrentadas para esta celebración. 

Hacer del Halloween una aberrante apología de la violencia en un país dolido por cientos de miles de víctimas, no hace más que demostrar una completa insensibilidad al sufrimiento ajeno, nada más cercano a la normalización de la violencia en nuestra sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: