Las mañas del Congreso se evidencian en Derechos Humanos

Las mañas del Congreso se evidencian en Derechos Humanos

Por: Esteban Patricio M.

Los días se convirtieron en semanas, las semanas en meses y todavía no se elige a un titular del organismo defensor de los derechos humanos en Michoacán, algo que se considera ser una grave omisión, pero que ahora parece que tiene una “maña” detrás, con origen en el Congreso del Estado.

Mientras la Comisión Nacional de Derechos Humanos emite recomendaciones directas a los titulares del poder ejecutivo y la Secretaría de Seguridad, en el estado ni siquiera hay un representante del organismo que procura por los derechos humanos.

EL ANTECEDENTE DE PROTECCIÓN EN MICHOACÁN

El 8 de febrero de 1993 se creó la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Michoacán, mediante decreto legislativo número 96 y que se publicó en el Diario Oficial del Estado, durante la administración estatal del entonces gobernador Ausencio Chávez Hernández.

Esta ley es de orden público y de aplicación en el Estado de Michoacán en materia de los derechos humanos, a que se refiere el Apartado B del artículo 102 de la Constitución General de la República, y 96 de la Constitución Política del Estado, con vigencia en el Estado de Michoacán.

El primer presidente de dicha Comisión, para el período 1993-1996, fue José Rigoberto Díaz Zavala y la estructura se conformaba de un presidente, un secretario general, tres visitadores generales, así como el número de visitadores adjuntos, personal profesional, técnico y administrativo necesario para la realización de sus funciones.

Entre quienes han ocupado el cargo de presidentes de esta comisión, destaca que solo ha habido una mujer, Gabriela Loredo Velásquez, que ocupó el cargo de 2001 al 2003; y solo una persona ha estado dos veces en el cargo, se trata de Víctor Manuel Serrato Lozano, que estuvo de 2007 a 2011 y de 2015 hasta este 8 de diciembre.

LO QUE MAL EMPIEZA…

Poco antes de dejar el cargo en 2019, Serrato Lozano fue cuestionado sobre sus intenciones de aspirar a algún cargo público en el proceso electoral de 2021, a lo que respondió “Para que te digo que no si, sí”, una respuesta que se dio luego de que el dirigente del Partido Verde en Michoacán, Ernesto Núñez, destapó a Serrato Lozano para ser abanderado de ese partido por la gubernatura de Michoacán, en el presente proceso electoral.

El cargo, se considera haber sido usado como un trampolín político, una situación por demás distante de la original naturaleza del organismo.

SIN CABEZA

En diciembre de 2019 Serrato Lozano dejó el cargo, pero desde noviembre se inició el proceso para la renovación de titular de esta comisión, proceso que inició con el registro de sólo tres aspirantes a presidente de la Comisión, pero finalmente fueron un total de 27 los que se inscribieron.

Seis de ellos fueron descartados por no cumplir con requisitos y el resto acudieron a comparecencias ante el Congreso del Estado, pero al final no hubo claridad de qué decisión se iba a tomar.

Hubo después una terna de aspirantes conformada por Elvia Higuera Pérez, Marco Antonio Tinoco Álvarez y Luis Ventura de la Rosa Orozco.

Pero la votación vivió un momento bochornoso de urna “embarazada”, ya que se registraron 44 votos, cuando solo hay 40 diputados.

Aunado a esta falta de presidente, la CEDH fue protagonista de otro momento polémico, cuando, en agosto de este año, se dio a conocer que empleados de la Comisión denunciaron a dos diputados por cobrarle “moches” a cambio de puestos de trabajo.

Para mediados de 2020 La Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Congreso aseguró que trabajaba en analizar los perfiles de los 21 aspirantes a dirigir CEDH y tener una nueva terna, en primera instancia se esperaba que se votara en agosto, pero el nuevo plan es votarla después del 15 de septiembre, pero no se concretó tal votación.

Prácticamente se cumplió un año de que el organismo no tiene un titular y parecía que había desinterés.

LA “MAÑA”

El artículo 27 de la ley que regula el funcionamiento de la Comisión Estatal de Derechos Humanos confiere las atribuciones a su titular, pero la designación de uno nuevo se ha prolongado.

En este lapso, de más de un año, se ha abusado de la figura de “encargado de despacho”, que está prevista en los artículos 25 y 26 la misma ley, pero que es una figura que no debió extenderse por más de treinta días.

En cambio, se ha manejado la existencia de un “jefe de la oficina de la Secretaría Ejecutiva de la CEDH”, a pesar de que en la ley ya mencionada no existe algo siquiera similar a un “encargado de la Secretaría Ejecutiva por ausencia del titular.

En el pasado mes de enero se debía presentar el Programa Anual de Trabajo de la CEDH. una tarea que es atribución exclusiva y directamente vinculada a la de representación del ombudsman que no se ha nombrado.

La incógnita surge cuando cualquiera se percata del tiempo que se ha prolongado la ausencia del titular del organismo, además de que nadie señala o denuncia dicha omisión en el nombramiento.

El activista migrante michoacano Pedro Fernandez Carapia ha señalado sobre esto: “Los Diputados michoacanos con absoluto cinismo siguen cometiendo abuso de poder y una vez más cometen otra violación a los derechos humanos de los michoacanos. ¿Cuántos Diputados se han beneficiado y están atrás de esa descarada violación de la ley en materia de derechos humanos?”.

            La crisis de derechos humanos en la entidad tiene como su máxima expresión el desinterés de un Congreso por establecer orden en la Comisión Estatal de Derechos Humanos, el fin del periodo legislativo y de gobierno estatal podría darse con este inconveniente sin resolver.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *