Primer año de gobierno de Bedolla, 83 masacres en Michoacán: 349 víctimas

Por: Sergio Cortés Eslava.

Morelia, Mich., 9 de octubre de 2022.- El gobierno de Alfredo Ramírez Bedolla desmintió al presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, quien todavía en el mes de agosto de este año, dijo que desde el pasado 2021, «no se han presentado masacres en el país”; en el primer año de gobierno de Bedolla, en Michoacán se registraron 83 masacres que dejaron al menos 349 víctimas mortales, entre hombres, mujeres, niños y adolescentes.

En promedio, en el lapso de referencia, cada mes ocurrieron 6 asesinatos masivos en el territorio michoacano.

En el primer trimestre de Bedolla –del 1 de octubre al 31 de diciembre de 20221–, los casos se registraron en los siguientes municipios: Lázaro Cárdenas, Zitácuaro, Tlalpujahua, Morelia, Tepalcatepec, Uruapan, Tangamandapio, Hidalgo, Tancítaro, Chilchota, Zamora, Tingüindín, Ario, Tocumbo, Jacona, Apatzingán.

Para 2002 –del 1 de enero al 30 de septiembre–, las masacres fueron en Morelia, Sahuayo, Zinapécuaro, Hidalgo, Tangamandapio, Zamora, Tingüindín, Parácuaro, San José de Gracia, Zitácuaro, Uruapan, San Juan Nuevo, Villamar, Jacona, Jiquilpan, Chavinda, Puruándiro, Coahuayana, Copándaro, Cuitzeo, Aguililla, Venustiano Carranza, Buenavista, Cojumatlán, Tuzantla,

Como se observa, fueron varios los municipios donde en más de una ocasión ocurrieron los homicidios masivos, como Morelia, Zitácuaro, Uruapan, Tangamandapio, Hidalgo, Tingüindín, Jacona.

Primer trimestre

En el primer trimestre de Bedolla, Michoacán fue testigo de 28 asesinatos masivos que dejaron 110 víctimas mortales. Este es un somero recuento de estos hechos en el arranque de la administración bedollista, que inició por cierto con la sombra del crimen organizado.

A seis días de asumir el cargo el actual mandatario, en el Pueblo Mágico de Tlalpujahua fue testigo de la incursión de un grupo del crimen organizado que atacó abiertamente a la Policía Municipal, dejando como saldo la muerte de cuatro policías y un civil.

El 18 de Octubre, seis hombres fueron asesinado en Morelia, por fuera de un antro en una de las principales avenidas de la ciudad, la Enrique Ramírez Miguel; una de las víctimas fue identificada como Juan Ríos Rebollo, alias “El JR”, de 35 años de edad, quien se ostentaba como comerciante y quien en sus redes sociales presumía carros Laborgini, Porshe, Audi, entre otros, residencias, viajes, joyas.

También entre los fallecidos, se identificó a Rayner Stward M., de 19 años de edad, originario de República Dominicana, pero además otro de los fallecidos fue reconocido como Oscar David M., de 35 años, quien se desempeñaba como policía estatal.

El 2 de noviembre, en la comunidad de Tarecuato, en el municipio de Tangamandapio, fueron localizados los cuerpos sin vida de 11 personas, 6 adolescentes, quienes cuales presentaban impactos de bala.

Las investigaciones de este caso dieron cuenta de que las víctimas se habrían metido por error a un campamento del crimen organizado que opera en esa región. Los campesinos se habían internado en el bosque en busca de panales de abeja, como marca su tradición en la víspera de la noche de muertos.

El 7 de noviembre en el municipio de Hidalgo, los restos descuartizados de siete personas, fueron localizadas al interior de un taxi, en la avenida Cuauhtémoc Norte esquina con Leona Vicario, colonia Centro, en la cabecera Ciudad Hidalgo.

El 13 de noviembre en Morelia, las autoridades estatales dieron cuenta de la múltiple ejecución de cuatro personas en el fraccionamiento Villas de Oriente, asentamiento humano reconocido por su alta incidencia de narco menudeo; en el hecho, una mujer menor de edad perdió la vida.

El 21 de noviembre en Tangamandapio, los cuerpos sin vida de cinco personas, fueron localizados envueltos con cinta industrial, en una brecha que lleva a la comunidad Cenáculo de María; las víctimas fueron identificadas como José Luis M., de 37 años; José Antonio Z., de 32 años; Pedro P., de 51 años; y Miguel Ángel D., de 31 años, originarios del municipio de Tocumbo y Francisco Ascencio T., de 29 años de edad, avecinado en Tangamandapio.

El 22 de noviembre en Juárez, la presencia de importantes miembros del crimen organizado en una fiesta, desató una ola de violencia que dejó un saldo por lo menos 6 personas muertas a balazos.

La fiesta era amenizada por el cantante de narcocorridos Alfredo Ríos, “El Komander”, donde estaba presente además el jefe de La Familia Michoacana en esta entidad, Medardo Hernández Vera, alias “Lalo Mantecas” y se presume que también el alcalde Cornelio Ríos Paniagua.

El 24 de noviembre, la Fiscalía del estado dio cuenta del hallazgo de cinco personas dentro de cuatro fosas clandestinas, en la comunidad Huecato, municipio de Chilchota.

El 26 de noviembre en Zamora, tres muertos y dos heridos fue el saldo que dejó el ataque armado a cinco sujetos que viajaban en una camioneta del Centro de Rehabilitación «Nuevo Amanecer», en el fraccionamiento Valle Dorado.

El 8 de diciembre en el municipio de Tocumbo, los cuerpos descuartizados de tres personas fueron localizados en un paraje a la orilla de la carretera Cotija-Tocumbo; los restos estaban dentro de varias bolsas de plástico.

El 12 de diciembre en Jacona, se registró un ataque a balazos en contra de varios sujetos que se encontraban comiendo en una fonda; el saldo, cuatro hombres muertos y un herido.

El 31 de diciembre en Apatzingán, los cuerpos sin vida de tres personas envueltos en bolsas de plástico color negro, fueron localizados en la colonia Satélite.

2022

En 2022, las cosas son mejoraron para Michoacán y los asesinatos de tres y más personas, siguieron su racha y del 1 de enero al 30 de septiembre, en la entidad se registraron 55 masacres con 239 víctimas mortales:

Enero 6 masacres con 25 víctimas
Febrero 7 masacres con 38 víctimas
Marzo 7 masacres con 40 víctimas
Mayo 7 masacres con 26 víctimas
Junio 12 masacres con 48 víctimas
Julio 9 mascares con 30 víctimas
Agosto 3 masacres con 22 víctimas
Septiembre 3 masacres con 10 víctimas

De los hechos más graves, destacan los siguientes en orden cronológico:

El 9 de enero ya de este 2022, en Sahuayo, cuatro sujetos desconocidos fueron acribillados a balazos y sus cuerpos hallados cerca de la carretera Totolán – Venustiano Carranza.

El 17 de enero en el municipio de Tangamandapio, fueron localizados los cuerpos sin vida de tres hombres y dos mujeres sobre la carretera La Trasquilla – San Ángel, a la altura de la localidad de Tarecuato; horas después las víctimas fueron identificadas como las hermanas Julieta y Ana Cristina F., de 47 y 49 años, así como Luis David C., de 47 años, Fernando Gabriel Z., de 24 años y Luis Eduardo S., de 48 años.

El 27 de enero en la ciudad de Zamora, se registró un ataque a balazos en el inmueble conocido como «La Casa Azul», hecho que dejó un saldo cuatro mujeres y tres hombres muertos, así como una mujer y dos hombres lesionados de bala; los fallecidos fueron reconocidos como Gabriela A., L., de 41 años de edad, Fernando Daniel G., A., de 22 años de edad, María del Carmen G., L., de 35 años de edad, Silvia A., L., de 40 años, Moisés M., A., de 30 años de edad, María L., Y., de 72 años de edad y Rubén Hurtado.

El 1 de febrero fueron localizados cuatro cadáveres baleados en un predio del municipio de Tingüindín.

Un día después, 2 de febrero, otra vez en Tingüindín, se registró el hallazgo de cuatro ejecutados en el mismo lugar donde fueron abandonados otros cuatro cadáveres con huellas de violencia.

También el 2 de febrero pero en Morelia, cuatro personas, tres mujeres y un hombre, fueron encontradas asesinadas en un predio ubicado en la colonia Zimpanio Sur, en las inmediaciones de la carretera que conduce a San Miguel del Monte cerca de la población de Atécuaro.

El 27 de febrero en San José de Gracia, cabecera municipal de Marcos Castellanos, en la zona limítrofe con Jalisco, un comando armado llegó a un velorio, lugar donde habrían sometido y luego ejecutado a 17 personas.

En marzo, el día 6 en Zitácuaro, cuatro hombres muertos fue el saldo que dejó una agresión a balazos en la colonia Lomas de Oriente; el múltiple homicidio se registró en la esquina de las calles Presa de San Antonio y Laguna Seca.

El 10 de marzo en San Juan Nuevo Parangaricutiro, un enfrentamiento entre grupos rivales del crimen organizado, deja 5 muertos.

El 10 de marzo en Villamar, cuatro hombres que se encontraban a bordo de una camioneta, fueron acribillados a balazos por gatilleros que lograron darse a la fuga en varios vehículos.

El 17 de marzo en Morelia, en Atapaneo, cuatro hombres fueron encontrados ejecutados, dos de ellos descuartizados y dentro de bolsas.

El 24 de marzo otra vez en Morelia, la Fiscalía del Estado dio cuenta de la ejecución de cuatro personas, ocurrida en el fraccionamiento Misión del Valle.

El 27 de marzo en Zinapécuaro, un grupo de hombres fuertemente armados y vestidos de militares, ingresó a un palenque clandestino, donde disparó en contra de los presentes y asesinó a 20 personas, entre ellas tres mujeres y varias más quedaron heridas de bala.

El 9 de abril en Puruándiro, enterrados de forma clandestina, fueron localizados los cuerpos de 12 personas en un predio localizado a un costado del camino que comunica de las localidades de Isaac Arriaga a Las Letras.

El 22 de abril en Zamora, en dos hechos distintos, fueron localizados cuatro hombres asesinados, tres de las cuales estaban decapitadas.

El 2 de mayo en Morelia, cuatro personas fueron asesinadas a balazos en un palenque clandestino ubicado en la colonia Los Pirules.
El 8 de mayo la Fiscalía del estado informó del hallazgo de seis cuerpos sin vida en los límites de los municipios de Copándaro y Cuitzeo; dos de ellos eran adolescentes.

El 16 de junio en Morelia, ejecutan a cinco personas -dos de ellos adolescentes de 15 y 16 años de edad-, en la colonia El Resplandor.

El 18 de junio en el municipio de Villamar, son hallados seis cuerpos sin vida, cuatro hombres y dos mujeres.

El 19 de junio otra vez en Villamar, en la localidad de Los Negritos, localizaron cuatro cuerpos sin vida en dos fosas.

El 21 de junio en los municipios de Jacona y Zamora, un sujeto dio muerte a ocho personas y posteriormente fue abatido en un enfrentamiento con elementos policiales.

El 22 de junio de nueva cuenta en Villamar, en Los Negritos, fueron localizados dentro de una fosa clandestina, cuatro cuerpos en estado de descomposición; un día después son hallados tres cuerpos más.

También el 23 de junio pero en Uruapan tres individuos fueron asesinado a tiros en la comunidad indígena de Caltzontzin en un centro de rehabilitación de adicciones.

El 29 de junio las autoridades de la Fiscalía dan cuenta del hallazgo de los restos de tres hombres en la localidad de Los Negritos, en el municipio de Villamar.

El 3 de julio en Jacona, delincuentes armados atacaron a balazos un Centro de Rehabilitación; el saldo fue dos adultos y un menor sin vida.

El 9 de agosto en Morelia, tres adolescentes fueron baleados y muertos dentro de un domicilio ubicado en la colonia Nicolás Romero; las víctimas fueron identificadas como David Emmanuel, Pedro Rafael y Juan Ricardo, de 16, 17 y 13 años de edad.

El 12 de julio en Uruapan, un grupo de sujetos armados irrumpió en un empaque de aguacate en la colonia La Cofradía; el saldo, tres hombres muertos y uno más lesionado de bala.

El 15 de julio en Zamora, los cuerpos sin vida de 4 personas en avanzado estado de putrefacción y dos cráneos humanos, fueron localizados en la tenencia de Ario de Rayón.

El 18 de julio en Villamar, los cuerpos sin vida, torturados y encobijados de tres hombres y una mujer, fueron hallados tirados a un costado de la carretera Jacona-Jiquilpan.

El 25 de julio en Puruándiro, fueron hallados 4 cadáveres putrefactos que estaban ocultos debajo de un montículo de piedras y lodo en un predio de la comunidad de La Excusa.

El 3 de agosto en Uruapan, fueron hallados 11 cuerpos sin vida en una fosa clandestina dentro de una huerta de aguacate; dos de los cuerpos eran de mujeres. De este hecho, se informó que fueron identificados siete de los 11 cuerpos: Carlos C., Salvador Emanuel R., Jorge Adrián P., José Luis M., Marco Antonio L., Gabriel C., y María Guadalupe B., de 47, 37, 29, 41, 55, 32 y 24 años de edad, respectivamente. Los seis primeros, con domicilio en Uruapan y la última persona, en Tingambato.

El 24 de agosto una incursión de decenas de sicarios de La Familia Michoacana en el municipio de Tuzantla, dejó al menos 8 personas muertas, entre ellos tres menores de edad.

El 25 de septiembre en Morelia, fue hallado el cuerpo sin vida de Francisco Eduardo Martínez Martínez, hijo del líder transportista y exdiputado local José Trinidad Martínez Pasalagua; junto con Francisco Eduardo, se encontraron dos cuerpos más, en un domicilio de la colonia Manantiales El Parían.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: