Recrudece el drama de las desapariciones en Michoacán

Por: Esteban Patricio M.

Aunque se anuncia a los cuatro vientos inversiones para seguridad en la entidad, las estadísticas de la violencia dan evidencia de otra realidad, esa en la que Michoacán es el estado con más desaparecidos en las primeras semanas del año y con casos que dejan mucho que pensar.

LOS ANUNCIOS PROMETEDORES

El pasado 15 de febrero se anunció que el gobierno estatal firmó un convenio de coordinación del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública (FASP) 2023, que le permitirá acceder a 296 millones de pesos para reforzar la estrategia de pacificación, prevención y atención a la violencia.

Se trata de dinero del gobierno federal que, se dice, será usado para dignificar, certificar, capacitar y equipar a corporaciones policiacas, ampliar y/o fortalecer la infraestructura de seguridad, implementar acciones de prevención de delitos, atención a la violencia de género y fortalecimiento de los sistemas penitenciarios.

Esta asignación de recursos se anunció a través de un comunicado que emitió el gobierno estatal.

COINCIDEN FECHAS, PERO HAY CONTRASTES

Ese mismo 15 de febrero, que se anunció este recurso para seguridad, también se cumplió el primer mes de la desaparición de dos activistas michoacanos.


El pasado 15 de enero, Antonio Díaz Valencia, líder de la comunidad Indígena San Miguel Aquila, Michoacán, y el defensor de derechos humanos, Ricardo Lagunes Gasca, habían concluido una asamblea celebrada en el auditorio comunal de Aquila y viajarían a la capital colimense.

Sin embargo, el vehículo en el que viajaban fue localizado con impactos de bala en el puente Coahuayana, en el tope colocado al ingresar al Estado de Colima.

En las siguientes horas iniciaron bloqueos, en la carretera costera que comunica Aquila con Colima, como protesta de los habitantes para exigir la aparición del activista y el abogado.

Pero, tras un mes de protestas y exigencias de organismos de derechos humanos y otros activistas, aún se desconoce el paradero de Díaz y Lagunes.

Hasta un mes después de su desaparición, se anunció que había recompensa de 500 mil pesos a quien entregue información fidedigna sobre el paradero del activista y el abogado. 

Al cumplirse este primer mes se hizo una movilización en la ciudad de Colima, a partir de las 6 de la tarde, afuera de la Catedral de la capital del estado, así como en las ciudades de Orizaba, Veracruz; en Morelia, Michoacán, y en la Ciudad de México; esto, para recordar que el crimen está sin resolverse.

Pero, además, ese mismo 15 de febrero pasado, se dio a conocer que el defensor de tierra y territorio, Fernando Diego Jurado, fue desaparecido por un grupo de personas vestidas de policías, este martes en Michoacán, denunció la organización Front Line Defenders (FLD).

De acuerdo con el organismo, el activista por los derechos humanos fue visto por última vez a las puertas del ayuntamiento de Nahuatzen, Michoacán, donde un grupo con uniformes de la Policía Municipal lo subió a un automóvil, apuntó el organismo.

LA AMENAZA QUE CRECE

Sin embargo, en contraste al anuncio de dinero que se usará para seguridad, un dato puede encender focos rojos en la entidad.

El Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDNO), de la Secretaría de Gobernación,registra que hay un aumento de 409.7 por ciento en los casos de desaparecidos en Michoacán.

En el periodo comprendido entre 1 de enero al 14 febrero de este año, se ha reportado la desaparición de 158 personas, mientras que, en el mismo tiempo, pero del año pasado, se registró un total de 31 desapariciones en la entidad.

Con los 158 casos de este año, Michoacán se ubica en el segundo lugar a nivel nacional en cuanto a desapariciones, pues solo le supera el Estado de México, con 249 casos registrados en el mismo periodo de 2023.

Michoacán supera a Puebla con 30 casos y Tlaxcala con 22 reportes, entidades que están en el tercero y cuarto lugares, respectivamente.

En los primeros 45 días de este 2023, el número total de personas desaparecidas reportadas por las autoridades es de mil 056, lo que significan 207 casos menos de desapariciones en el territorio nacional; del 1 de enero al 14 de febrero de 2022, el total de desapariciones reportadas fue de mil 263.

DENUNCIAN 60 INDÍGENAS DESAPARECIDOS

Entre los desaparecidos que se cuentan por cientos en la entidad, hay integrantes de las comunidades adscritas al autonombrado Consejo Supremo Indígena de Michoacán (CSIM).

Sus representantes denunciaron durante los últimos días, que tienen registro de alrededor de 60 líderes activistas ambientalistas que han sido víctimas de desaparición o asesinato, en las últimas décadas, por defender sus recursos forestales, marítimos y minerales. 

Pável Uliánov Guzmán, vocero del CSIM, dijo que, desde la década de los años 70 a la fecha, las comunidades que integran su movimiento tienen identificados a 25 activistas indígenas que han sido víctimas de asesinato o desaparición.

​Los anuncios de dinero para seguridad se contrastan con el drama que crece sobre las desapariciones en Michoacán, y lo convierten en una de las tareas pendientes más comprometedoras para las autoridades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: