Tecnológico de Puruándiro desarrolla biogás a partir de nopal

  • Patricia Flores Anguiano destaca el potencial de Michoacán para colocarse a la vanguardia nacional e internacional en distintos campos del conocimiento.

Morelia, Michoacán, a 26 de marzo de 2016.- En seguimiento al compromiso institucional de identificar proyectos con vocación innovadora y colaborar para su fortalecimiento, la Secretaría de Innovación, Ciencia y Desarrollo Tecnológico (Sicdet) contribuye con la comunicación pública de los proyectos de vanguardia que realiza el Instituto Tecnológico Superior de Puruándiro (ITESP).

Entre sus proyectos de investigación y desarrollo destaca el relacionado con las energías alternativas, en su modalidad de obtención de biogás a partir de la fermentación de la biomasa del nopal, que a través de un proceso tecnificado de biodigestión permitirá subsanar necesidades energéticas del campus y, en etapas posteriores, contribuir a proveer de biocombustibles a vehículos y energía eléctrica a la localidad de Galeana, donde se encuentra el ITESP.

El director del ITESP, Jorge Zamora Magaña, señaló que la investigación considera dos vertientes en relación al nopal: por un lado, su potencial como biomasa para emplearse en biodigestores dirigidos a la obtención de gas natural, dado que se ha validado en campo y en laboratorio que el nopal resulta idóneo para este proceso y se cuenta ya con la validación de la especies y los estudios de laboratorio necesarios para implementarse en fase de planta piloto, proyecto que cuenta con el apoyo de la Secretaría de Energía (SENER) para ser escalado a un modelo productivo que contemplará hasta 100 hectáreas.

Por el otro lado, se considera que los productores puedan vender el nopal en fresco, además de en productos con valor agregado, como derivados cosméticos, dulces, botanas, suplementos alimenticios, tortillas y otros, dado que estos procesos se realizan a través de comercializadoras y agentes externos, no por los productores, a quienes se les compra muy barato el producto en fresco y los intermediarios son los que se quedan con las mayores ganancias, de ahí que transferir los paquetes tecnológicos a los productores es una vía idónea para empoderarlos y volver más rentable su cultivo.

Para contextualizar la capacidad productiva de una hectárea cultivada con nopal y equipada con los paquetes tecnológicos desarrollados, Zamora Magaña precisó que la parcela de pruebas del ITESP arroja datos como los siguientes: inversión de alrededor de 16 mil pesos para una productividad tras dos cortes de alrededor de 80 mil pesos, adicional a lo económico que resulta producir electricidad con base en biocombustibles, situando en 0.885 pesos el kilowatt-hora, contra 8.85 pesos por la misma medida en el caso de energía solar y 2.03 pesos generada a través de energía hidráulica por citar dos ejemplos.

Cabe precisar que el nopal no busca competir con otros cultivos, pues se fomenta su producción en tierras con escasez de agua, poco productivas o poco aptas para otra clase de cultivos, en regiones marginadas donde los productores puedan encontrar una vía adicional de ingresos fortaleciendo las economías locales y regionales.

La titular de la Sicdet, Patricia Flores Anguiano, resaltó que las instituciones de educación Superior en Michoacán son una de las principales fuentes de investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación, que aplicados a sectores productivos tienen una alta incidencia en el incremento de la competitividad.

Lo anterior, expuso, demuestra el alto potencial de Michoacán para colocarse a la vanguardia nacional e internacional en distintos campos del conocimiento, por lo que iniciativas como la desarrollada por el Tecnológico de Puruándiro merecen el mayor de los reconocimientos y el apoyo decidido del sector gubernamental, educativo e industrial, a fin de apuntalar las estrategias para consolidar un Michoacán innovador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *