Tensión en la Meseta Purépecha

– Piden seguridad ante amenaza de la violencia.

Por: Esteban Patricio M.

La zona de la Meseta Purépecha atraviesa momentos duros por la violencia y el crimen que le acecha, pero ha decidido levantar la voz: “Si no pueden renuncien”, dijeron a las autoridades estatales.

La violencia en la meseta purépecha se ha manifestado con vehículos de blindaje artesanal rondando sus carreteras, intentos de secuestro y la detención de varios sicarios, pero el homicidio de uno de los defensores de sus bosques ha sido la gota que derramó el vaso para que esta región de la entidad grite “basta”.

El Consejo Supremo Indigena de Michoacán recientemente emitió una carta, en la que reprochó a las corporaciones de seguridad que se han negado a enviar efectivos a esa zona para resguardarla, a pesar de los hechos violentos que han sucedido.

EL INTENTO DE SECUESTRO

La mañana del martes 15 de marzo, de este año, una noticia circuló incluso en medios nacionales: un presidente municipal fue víctima de un delito grave en la Meseta Purépecha.

Para ser más precisos, en la carretera que conecta a Cocucho con Ocumicho, ubiacadas en el municipio de Charapan.

Algunos lo manejaron como un asalto, que le habían quitado su camioneta con violencia al presidente municipal de Charapan, Carlos Morales Bonaparte.

Pero otros revelaron que en realidad fue un intento de secuestro, pero comuneros de la misma zona se enteraron y acudieron a ayudar al edil y sus captores huyeron en su camioneta.

No es novedad que los alcaldes sean blanco de delitos en Michoacán, como se expuso hace una semana en este mismo espacio de El Despertar, así que el de Charapan se sumó a la lista de casos, aunque afortunadamente no perdió la vida ni fue lesionado.


LAS AMENAZAS CRECIERON Y ENCONTRARON VEHÍCULOS BLINDADOS

El jueves 10 de noviembre la Ronda Comunitaria detuvo a 6 presuntos sicarios, en dos hechos distintos. Eso generó enojo en el grupo de crimen organizado que está en la zona y finalmente negociaron la liberación de los detenidos.

Pero, aun con la liberación, las amenazas a los comuneros se mantuvieron y con ello la zozobra entre la población.

Una semana después de esos hechos, un vehículo «monstruo» de blindaje artesanal fue localizado en un huerto de aguacate del municipio de Charapan, Michoacán, por elementos de la Guardia Nacional (GN).

El vehículo estaba en el tramo Carretero Ocumicho-Cocucho, a la altura de la comunidad de Ocumicho y tenia reporte de robo, aunque nunca encontraron a los posibles conductores..

LA GOTA QUE DERRAMÓ EL VASO

Pero, el sábado 10 de diciembre, lo peor sucedió en esta zona de Michoacán, otra vida fue cobrada por la violencia de los cárteles.

El defensor de los bosques y coordinador p’urhépecha de la Ronda Comunal de Ocumicho, Pedro Pascual Cruz, fue asesinado.

Los reportes que expusieron, señalaron que el defensor de los recursos naturales de Ocumicho y de las zonas arqueológicas de la región, fue asesinado a balazos por hombres armados.

El homicidio fue denunciado por el Consejo Supremo Indígena de Michoacán (CSIM) a través de una carta que emitieron ese mismo día, que, además, resultó que era cuando se conmemoraba el Día de los Derechos Humanos. 

“SI NO PUEDEN, RENUNCIEN”

“Exigimos enérgica y colectivamente al Estado mexicano, justicia para el compañero Pedro Pascual Cruz y seguridad para la comunidad de Ocumicho, donde por el contexto de violencia que se vive, incluso se han interrumpido las clases de todos los niveles educativos”, expuso la carta el DSIM).

Cuatro días después emitieron otro comunicado más enérgico aún, en el cual denunciaron que se les ha ignorado en su petición de seguridad.

“Diversas comunidades indígenas, organizaciones sociales y organismos no gubernamentales de derechos humanos, exigimos justicia y seguridad para la comunidad de Ocumicho”, menciona la carta.

“Sin embargo, la solicitud de otorgar seguridad en la región, a pesar de ser una demanda sentida, legal y justa, fue negada por la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y la Guardia Nacional (GN), a la fecha, ninguna institución de seguridad ha resguardado la zona, negándose sistemáticamente a establecer un destacamento en Ocumicho”.

“El día 12 de diciembre, del presente año, la SSP a través de la Comisaría de la Región de Uruapan, informaron vía electrónica a la comunidad de Ocumicho, que se encuentran imposibilitados de brindar apoyo, toda vez que el personal operativo se encuentra ‘gozando de su último periodo vacacional’, y que el territorio de Uruapan ‘ha tenido actos violentos, como es la quema de vehículos, homicidios, entre otros por mencionar”, por lo que se verían “afectados en el estado de fuerza’”.

De esta manera, las peticiones de los habitantes para su seguridad han sido ignoradas,  a pesar de los antecedentes graves en la zona.

Por eso sentenciaron: “A la SSP les manifestamos de manera categórica y pública, que si no pueden cumplir con su obligación constitucional de otorgar seguridad a una comunidad indígena, que renuncien”.

​La ola de inseguridad ahora asedia a la región purépecha y sus habitantes reclaman sentirse desprotegidos, hasta su presidente municipal es blanco de estos crímenes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: