URGENTE, REVISAR EL SISTEMA BANCARIO NACIONAL

*Por: Emiliano Martínez Coronel

El sistema bancario nacional en México es un gran negocio, así lo indican las cifras proporcionadas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

En marzo de 2017, según datos dados a conocer por la CNBV, los activos del sistema bancario representaban el 42 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Una cantidad que ni siquiera podemos imaginar la mayoría de los mexicanos. 47 instituciones bancarias participan en el sistema bancario con doce mil cuatrocientas noventa y dos sucursales y treinta y cinco mil doscientos veintinueve cajeros automáticos en todo el país, empleando a 121 mil doscientas noventa y seis personas. Toda una infraestructura y un ejército de empleados mal pagados y explotados por la oligarquía nacional y extranjera.

Los bancos son un mal necesario en toda sociedad, tenemos que recurrir a ellos, de una o de otra manera, en algún momento de nuestra vida de manera recurrente o esporádica tenemos que hacer usos de los servicios bancarios.

Hoy la banca goza de cabal salud, como lo señaló la CNBV en marzo pasado y, egoístas al fin, no voltean a ver las carencias de una sociedad con cada vez mayor necesidad. No he sabido de una buena obra promovida o realizada con estas ganancias que obtiene la banca que opera en el país; claro, promueven programas que se nutren de los donativos de los cuentahabientes, que seguramente van a parar a instituciones que les expiden facturas deducibles de impuestos, negocio redondo es lo que realiza la banca mexicana.

Primero nacionalizada, luego privatizada, la historia de la banca en México es la historia del dinero, de las ganancias de los más ricos y usureros, porque no se puede negar la existencia de bancos que trabajan en los estratos sociales más bajos, vendiendo productos a los mexicanos que con el paso del tiempo se vuelven impagables.

Desde la nacionalización, de 1982, decretada por el Presidente José López Portillo, hasta la privatización de la banca iniciada en el sexenio de Miguel de la Madrid Hurtado y concluida en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, se ha polemizado sobre las ventajas y desventajas de la participación privada en la banca y sobre todo del control extranjero que actualmente acontece.

El tema del sistema bancario puede dar para muchos debates y polémicas, es un tema de dinero y de control económico, por ello reviste la mayor importancia para el país y es necesario tenerle enfocada la mira, tanto de los políticos como de las instituciones que ejercen el control sobre los mismos; es decir, el Banco de México y la propia CNBV.

En la historia bancaria ha quedado asentado el oscuro rescate bancario en el sexenio de Ernesto Zedillo; los mexicanos desde esa fecha seguimos pagando los intereses generados por el rescate de bancos y banqueros, quizás no había más opciones que hacerlo de esa manera. Lo que si es cierto, es que ahora que la banca goza de cabal salud, es necesario que se revise para ver que efectivamente este pagando lo justo a las arcas nacionales.

No se me hace justo para los mexicanos, que, además de tener servicios bancarios que cobran comisiones por todo y de todo, tengamos que pagar por su excesiva voracidad, que derivaron en una cartera de crédito impagable y que el gobierno tuvo que comprarles para que siguieran operando.

Es tiempo de revisiones anticorrupción y de trasparencia, no podemos seguir pagando para que los banqueros en su mayoría extranjeros sigan teniendo grandes ganancias, que ya seguramente rebasan el 42% de Producto Interno Bruto.

Son varias generaciones que nacieron con la deuda bajo el brazo, con la obligación impostergable de pagar lo que los mexicanos, no gastamos. Un sistema bancario inequitativo e ineficiente como el que tenemos, necesariamente requieren atención.

Esta idea la concibo con más fuerza a partir de los fraudes de los que somos objetos muchos mexicanos con los datos bancarios que deberían estar celosamente guardados por la banca, voy al ejemplo.

Insistentemente me llaman para ofrecerme un crédito del banco español Bancomer, me dicen que he sido afortunado de tener un crédito preaprobado por un monto determinado, al consultar con el banco en efecto, tengo un crédito por el monto que me indica la persona que me llama, solo que el teléfono que usan no es de Bancomer. ¿Cómo han obtenido mis datos? Por supuesto, con la complicidad del banco, entonces la revisión se hace urgente ante un sistema de bancos que no puede garantizar el manejo de información personal. Los ejemplos se multiplican por todo el país, además, no resulta raro ser asaltado cuando se retira dinero en las sucursales bancarias, inclusive homicidios se cuentan por decenas.

Revisar el sistema bancario además de urgente, es impostergable y necesario, claro, para que se mantenga la buena salud del sistema bancario, todo en beneficio de la población.

 

emartineziv@hotmail.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: