Asisten peregrinos de Zitácuaro al Santuario de Nuestra Señora del Carmen

Tlalpujahua, Mich., a 16 de marzo de 2017.- Para celebrar el primer domingo de cuaresma (5 de marzo), proceso litúrgico que se inició con el Miércoles de Ceniza, cientos de feligreses asistieron al Santuario de Nuestra Señora del Carmen, en el pueblo mágico de Tlalpujahua, a través dos peregrinaciones: una de automovilistas y la otra de ciclistas, ambas provenientes de la ciudad de Zitácuaro.

La caravana ciclista inició su recorrido en Zitácuaro, luego pasó a San Felipe de los Alzati para tomar la desviación hacia Ocampo, Angangueo, El Llano de las Papas y finalmente Tlalpujahua. La peregrinación automovilística recorrió Tuxpan, Hidalgo, Maravatío, Senguio y concluyó en Tlalpujahua. Acudiendo los peregrinos a tomar sus alimentos en Tlalpujahuilla.

Luis Felipe Muñoz Guerrero ha participado en esta peregrinación por 17 años, en forma consecutiva, acompañando a los ciclistas hacia el Santuario de la Virgen del Carmen. Además se ha dado tiempo para conocer la amplia diversidad gastronómica y artesanal que ofrece Tlalpujahua. La primera vez que visitó el Santuario -explicó- eran sólo tres ciclistas, y en la actualidad participan más de 50 feligreses.

El pasado fin de semana El Despertar viajó a Tlalpujahua para conocer de cerca los atractivos que ofrece este pueblo mágico ubicado al oriente de Michoacán, en los límites con el Estado de México, y que es muy popular por la habilidad de sus artesanos para realizar esferas, así como con el arte plumario y la cantera.

Los visitantes, ya sea por motivos religiosos o meramente turísticos, pueden conocer muchos rincones de este pueblo histórico, que se caracteriza por sus calles empinadas y empedradas, lugar de antaño que recuerda los tiempos de la bonanza minera.

El majestuoso Santuario de Nuestra Señora del Carmen fue hecho por los franciscanos en el siglo XVIII y en el centro está colocada la imagen en piedra de la Virgen del Carmen. Se puede visitar también la casa museo de los hermanos López Rayón, lugar donde se exhibe una colección de 145 fotografías del interior, como exterior, de la mina llamada “Las Dos Estrellas”, donde también se hace referencia al insurgente Ignacio López Rayón, uno de los artífices de la Suprema Junta Nacional Americana.

También a escasos minutos podemos encontrar Tlalpujahuilla, un sitio místico y amante de las festividades religiosas de Semana Santa, lugar donde se encuentra un majestuoso santuario dedicado a la Virgen de San Juan de Los Lagos y que data del año 1936.

Cuentan los pobladores que un Obispo de Guadalajara, José Jesús Angulo y Navarro, fue quien tuvo la iniciativa de la creación de dicho santuario al traer la réplica de San Juan de Los Lagos, durante el tiempo de Los Cristeros. El inmueble, que originalmente era de adobe, se reconstruyó con cantera por los mismos habitantes de esta demarcación.

Otro lugar cercano para visitar es El Oro, Estado de México, donde se encuentra la presa Brockman, el Teatro Juárez y, por su supuesto, el restaurant “Vagón Express Minero”.

Después de su viaje a Tlalpujahua los turistas se habrán llevado una grata sensación de placer de haber estado en “el pueblo de la eterna Navidad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: