Denuncian abusos de policías ministeriales y supuesto médico legista

-En hechos ocurridos en Ciudad Hidalgo.

Zitácuaro, Mich. Dos jóvenes mujeres fueron detenidas el pasado fin de semana en el municipio de Hidalgo, policías ministeriales las trasladaron a las oficinas de la dependencia sin contar con una orden; además sustrajeron del negocio, que atiende una de las jóvenes, máquinas tragamonedas. Las victimas señalan que fueron golpeadas por los policías ministeriales y humilladas por el doctor que las revisó.

Este semanario tuvo conocimiento del caso de viva voz de las jóvenes, de quienes resguardamos su identidad, ya que la investigación continúa. Ambas afectadas narraron los momentos de angustia y miedo que pasaron, así como los golpes y humillaciones que sufrieron de parte de los policías ministeriales y el médico legista de la dependencia.

Una de las jóvenes atiende una cafetería en el municipio de Hidalgo, lugar hasta donde llegaron los elementos ministeriales o judiciales, como una de las victimas los identifica, a la cual detuvieron; ya que en el negocio se venden pastillas para los choferes de camiones, de inmediato la trasladaron a las oficinas de la dependencia, la joven por temor no opuso resistencia, procedió a cerrar el negocio y acompañó a los agentes.

En el trayecto -según su narración- algunos de los elementos recibieron la orden de regresar al negocio, mismo que abrieron por la fuerza y sustrajeron varias máquinas tragamonedas. En ese momento la otra joven que fue detenida arribaba al lugar y al preguntar por su amiga también fue requerida.

Ya en las instalaciones de la policía ministerial, ambas mujeres fueron golpeadas por los elementos, quienes les pedían 15 mil pesos a cambio de su libertad. Al enterarse familiares de las detenidas acudieron a la Comisión de Derechos Humanos de este municipio, situación de la que se enteraron los policías y con molestia le dijeron a una de ellas, “aunque tu hermana haya hecho un desmadre en Zitácuaro, no vas a  salir”, al momento que la golpeaban.

Las jóvenes sufrieron humillación por parte del médico legista que las revisó, a ambas el doctor las obligó a desnudarse la parte de inferior del cuerpo, “me dijo el doctor que me tenía que bajar los pantalones, que era parte de la revisión, yo no sabía y por miedo lo hice. Ese día traía unos leggins y me los bajé hasta arriba de la rodilla, pero el doctor me dijo que era hasta abajo y que me inclinara tantito, para revisarme mejor. La verdad me dio mucha vergüenza”.

Para la otra joven el trato fue similar, el médico la obligó también a desprenderse del pantalón e inclinarse “un poco”, lo que la joven calificó como humillante, ya que ese día andaba en su periodo y el doctor se burló de esa situación.

Las damas permanecieron detenidas desde el día viernes por la noche hasta el domingo fueron puestas en libertad. Al momento de firmar se percataron que los policías les habían sembrado marihuana, cuando en realidad fueron detenidas (una de ellas) por venta de pastillas. Así mismo explicaron  que tuvieron que dar una cantidad de dinero por su libertad; aunque no fue la que solicitaban los agentes ministeriales, a uno de ellos lo llamaban “el zapata” -mencionaron las jóvenes- quien además fue quien las golpeo.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *