Destitución y juicio político para alcalde de Ciudad Hidalgo

*Violento desalojo de comerciantes en Ciudad Hidalgo

Ciudad Hidalgo, Mich.- El alcalde de Ciudad Hidalgo, Rubén Padilla Soto, cometió abuso de autoridad y continúa con su política de represión, una vez que los comerciantes, que se encontraban plantados frente al palacio municipal, fueron desalojados en forma violenta.

Durante el desalojo, el cual no fue voluntario como se rumoró, se registraron daños a los puestos, además de que la mercancía también fue decomisada, pero principalmente se violentaron los derechos de los comerciantes.

Durante el operativo de desalojo participaron aproximadamente 600 uniformados, quienes destruyeron los puestos de aquellas familias que tenían hasta más 60 años.

Víctor Gaitán Reyes, líder del Movimiento Antorchista en la región, denunció que luego del desalojo los inconformes decidieron manifestarse, pero fueron recibidos con una valla de policías, quienes portaban armas largas y gas lacrimógeno.

“El presidente municipal, Rubén Padilla Soto, fue uno de los que encabezó las agresiones pasadas, y aunque ahora no estuvo físicamente, es él el que ha incitado a la ciudadanía a agredirnos y ahora manda a la policía a desalojar el plantón, que pacíficamente teníamos instalado”, señaló Gaitán Reyes.

Cabe señalar que el sábado, por la mañana, a unas horas de que habían sido desalojados los comerciantes, se buscó denunciar ante la opinión pública a través de una manifestación; no obstante, los antorchistas fueron recibidos por un fuerte dispositivo de seguridad. El grupo de policías portaba armas largas y utilizó gas lacrimógeno. El saldo fue 20 personas heridas, entre las que se encontraban varios niños. Fueron detenidos también tres integrantes del Movimiento Antorchista: Yahir Trejo, Antonio García y Alondra López.

Juan Manuel Celis Aguirre, líder del movimiento en Puebla, dijo que el alcalde de Ciudad Hidalgo, Michoacán, “debe ser destituido de inmediato y se le debe hacer un juicio político, debido a que golpea, amenaza e intimida a los ciudadanos que gobierna y que le piden soluciones a sus problemas”.

“Los antorchistas poblanos estamos enterados de la situación que se vive en Michoacán. Por ello, denunciamos y condenamos la actitud soberbia y criminal del acalde Rubén Padilla, y estamos prestos al llamado que hagan nuestros compañeros en Michoacán para apoyarlos”, añadió Celis Aguirre.

“El despliegue de hasta 600 elementos, estuvo integrado por el propio Rubén Padilla Soto en persona (a quien ya por la mañana se le vio todavía en la calle en completo estado de ebriedad), policías uniformados y peligrosas células de civiles armados, que trataban de confundirse entre ciudadanos y empleados menores del Ayuntamiento”, informó y denunció el portal MiMorelia el pasado 3 de agosto.

En el mes de febrero, del presente año, el Movimiento Antorchista acusó de que el vehículo de su dirigente había sido baleado, hasta con más de ochenta impactos de arma de fuego. Un grupo de personas abrieron fuego contra la camioneta Nissan, propiedad de Gaytán Reyes, misma unidad que estaba afueras de su casa.

Desde el mes de abril, los integrantes del Movimiento Antorchista se habían manifestado en la capital michoacana, portando cartulinas y pancartas en las que solicitaban la destitución de Padilla Soto. Bloquearon vialidades y se colocaron en valla frente a palacio de gobierno, palacio legislativo y crucero a la salida a Charo. Los comerciantes habían pedido la intervención del Estado y diputados.

Ahora los antorchistas han solicitado la intervención de la Secretaría de Gobernación para que interceda de manera inmediata y ante cualquier agresión o atentado responsabilizan al gobierno federal.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: