IEESSPP no paga becas a los cadetes

Morelia. – Cadetes adscritos al Instituto Estatal de Estudios Superiores en Seguridad y Profesionalización Policial (IEESSPP), denunciaron que desde su ingreso no han recibido la beca económica que les prometen cuando son reclutados. Además, los aspirantes a policías, son utilizados para realizar labores ajenas a las que se dieron de alta.

De acuerdo a la información obtenida, se sabe que existe inconformidad por parte de los cadetes del IEESSPP; ya que, aparte del maltrato físico del que son víctimas, los 3 mil pesos de la beca que les prometieron cuando ingresan al curso de formación policial no ha sido entregado.

La suspensión de este apoyo económico ha venido a “pegarles” en el sustento familiar -aseguran-, ya que muchos de ellos son casados y con familia. A tres meses de haber ingresado para formar parte de la policía estatal, ya los cadetes se encuentran desesperados ante la falta del cumplimiento, por parte de los directivos de esta institución.

El problema se ha agravado más con los aspirantes que son de otros municipios, lejanos de ciudad capital; ya que, cada fin de semana tienen que trasladarse hasta sus hogares con recursos propios y esto les ha dificultado poder estar con sus familias, por ello han estado exigiendo el pago de los 3 mil pesos que les fueron prometidos cada mes.

En ese contexto, aseguran que cuando se acercan a los instructores o a los mandos, sólo se hacen acreedores a sanciones y arrestos por exigir la prerrogativa, que afirman en los módulos de reclutamiento les van a dar. Otro problema que han tenido que enfrentar, son los malos tratos de las que son víctimas por parte de los instructores y mandos superiores.

Los quejosos denunciaron que ya en otras ocasiones han sido víctimas de maltratos, que han llegado a las lesiones por parte de los instructores. En septiembre pasado, los cadetes se pasaron gran parte del tiempo ensayando para el desfile y no recibieron capacitación policial; por lo que, ellos mismos aseguran no estar lo suficientemente preparados para salir a trabajar.

Así mismo, en cuanto a la alimentación, los estudiantes aseguran que los encargados del comedor han engañado al titular de IEESSPP, cuando le mandan fotografías de los platos bien servidos; no obstante, a los cadetes les dan raciones muy pequeñas y cuando piden un poco más, la comida les es negada, argumentando que no hay más; pero, afirman que han sido testigos de como las cocineras salen con bolsas llenas de comida que se llevan a sus casas.

Son decenas de aspirantes a la policía estatal que se han quejado de la discriminación que existe al interior del IEESSPP, tal como sucede con los de la 5ª sección. Estos cadetes son los de menor estatura; por lo tanto, no desfilan, pues le dicen que “dan una mala imagen al Instituto” y sólo son utilizados para realizar labores de albañilería y jardinería, o bien, como ayudantes de cocina, con muy poco descanso.

Aunque una de las partes que más preocupa a los estudiantes de este Instituto, es la cuestión médica. Los inconformes señalaron que recientemente, después de hacer acondicionamiento físico, una compañera se empezó a marear, por lo que la llevaron al médico interno. Este les dijo que se le había bajado la glucosa. Minutos después de estar en el servicio médico, la alumna se desmayó y comenzó a convulsionar, insistiendo el doctor que sólo era una «descompensación de azúcares» y con reposo se aliviaría.

Ante la presión e insistencia de los cadetes lograron que la llevaran a un hospital, donde estuvo dos días internada. A su regreso al IEESSPP, presenta dificultades para hablar, su cuerpo tiembla (principalmente las manos), además tiene problemas para recordar algunas palabras.

De acuerdo con los aspirantes, el maltrato físico y mental que sufren por parte de los instructores llega en cualquier momento, ya que al no haber lokers para guardar su ropa, la tienen que poner debajo de las literas, si algún uniforme está colgado sobre la litera o en otro lado, este es tirado al piso, tal y como sucedió un día antes del desfile, cuando en una revisión de dormitorios los encargados les tiraron la ropa en los baños y la mojaron, al día siguiente tenían que hacer valla, exigiéndoles que estuvieran listos para el evento.

Las sanciones en contra de los instructores no han llegado, a pesar de que existen pruebas de las lesiones que les dejan en el cuerpo, tal y como sucedió con una cadete de la octava generación, de la segunda sección, esta fue golpeada en la pierna por la monitora María Teresa Estrada, junto con la ayuda y presencia del Comandante Julio César Moreno Gómez, aunque se dijo que se les iba a sancionar, hasta el momento no ha sido así.

Los cadetes han exigido que se analicen las cosas dentro del IEESSPP, ya que son muchas las anomalías que se dan, además de que no les han entregado los 3 mil pesos mensuales a modo de remuneración, por ello la inconformidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *