UMSNH entre contradicciones

UMSNH entre contradicciones

Por: Esteban Patricio M.

Las problemáticas financieras de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) se han arrastrado por más de 7 años, y este 2021 no fue la excepción, sin embargo, en esta ocasión se marca una fuerte contradicción: mientras los maestros piden pagos, las autoridades presumen obras.

EL MAL CRÓNICO

Se debe recordar que entre uno de los mayores responsables de la complicación de las cuentas de la Universidad Michoacana, es Salvador Jara Guerrero, a quien se le acusó por manejos opacos en el otorgamiento de espacios a trabajadores de confianza, así como de los sueldos de estos y de los funcionarios nicolaitas, que, a decir de los trabajadores, son el motivo del creciente déficit financiero.

Su colaboración se hace evidente si se recuerda que al término de la rectoría de su antecesora Silvia Figueroa Zamudio, se tenía un déficit de 273 millones 283 mil pesos, y bajo el mando de Jara Guerrero este déficit aumentó hasta los mil 116 millones de pesos, es decir, la deuda creció 312% en su periodo.

Retomando el aspecto de los gastos en personal, donde se ha dado opacidad, se debe resaltar que el 85% del presupuesto de la UMSNH se va en salarios y sólo quince por ciento a gasto operativo.

Por eso cada año el pago de prestaciones, como aguinaldos y bonos, se convierten en el dolor de cabeza de la rectoría.

Las dificultades financieras de la máxima casa de estudios del estado no son nuevas y han llevado hasta las calles a alumnos, maestros y directivos.

El 6 de septiembre de 2019 alumnos, docentes, trabajadores y directivos de la Universidad Michoacana salieron a las calles de la capital del estado para marchar en exigencia de mayor presupuesto.

El entonces todavía rector, Medardo Serna González, refirió que solamente se cuenta con dinero para pagar al personal hasta la segunda quincena de septiembre.

“El hecho de hacer esta marcha es para visibilizar este problema, tenemos un presupuesto insuficiente, reitero: recibimos apoyos, pero los apoyos son insuficientes”, manifestó Serna González.

El Gobierno de México había suspendido 2019 apoyos para universidades, pero los diálogos con la federación se retomaron y hubo nuevamente asignación de recursos.

Sin embargo, a inicios de este mes de febrero la Auditoría Superior de Michoacán giró cuatro observaciones a la Rectoría sobre irregularidades detectadas en el presupuesto del 2019, relativas a la falta de comprobación de gastos e incluso desaseo en sus compromisos fiscales.

EL NUEVO EPISODIO

El pasado 9 de febrero se dio a conocer que, de acuerdo con los compromisos establecidos en los contratos colectivos de trabajo vigentes con los sindicatos de Profesores y único de Empleados (SPUM y SUEUM, respectivamente), desde el pasado 20 de diciembre la administración universitaria debió cubrir el pago del aguinaldo en su totalidad, y del cual sólo aportó un 25%, además de otras prestaciones no resueltas.

Esta situación llevó a que las manifestaciones se adaptaran a “la nueva normalidad” de la educación.

Este 8 de febrero, el seccional de Ingeniería en Tecnología de la Madera se pronunció por no reanudar las clases correspondientes al inicio del semestre, luego de las vacaciones decembrinas.

En esa misma situación, los docentes de la Escuela Preparatoria Melchor Ocampo se manifestaron por mantener los “micrófonos abiertos” en sus sesiones virtuales, pero sin impartir sus clases.

Desde la primera quincena de enero se debían reanudar actividades académicas en la Casa de Hidalgo, aunque no se hizo en todas sus áreas, las que fueron incorporándose a las actividades en la primera semana de febrero para concluir en su totalidad este lunes 15 de febrero.

El reclamo de los docentes al gobierno estatal parte del convenio establecido en diciembre del 2020, donde para acceder a recursos extraordinarios con la federación, el gobierno estatal se comprometió a aportar el 50% de recursos, y el porcentaje correspondiente a las autoridades federales fue entregado en diciembre mismo, con los que se cubrieron salarios pendientes y sólo el 25% del aguinaldo.

En cambio, la facultad de Derecho no ha retomado las actividades y anunciaron que lo harán hasta tener el pago completo de sus prestaciones.

A la par del problema financiero, hay facultades que han externado desconocimiento al Comité Ejecutivo General del Sindicato de Profesores de la Universidad Michoacana (SPUM), mismo que se encuentra impugnado y con un proceso jurídico para desconocerlo.

El pasado jueves 11 de febrero, el legislador Casimiro Méndez Ortiz, pidió el uso de la palabra en el Senado de la República para exigir que el gobernador de Michoacán cumpla con su obligación de pagar al sector educativo.

Recordó que la educación a distancia ya significa un reto para la planta de docentes y estudiantes michoacanos, muchos de ellos sin conexión a internet y en algunos casos de profesores sin el salario para costear los gastos que significan la contratación de una conexión.

EL CONTRASTE

Mientras los profesores implementan acciones para buscar que se les pague su trabajo, las autoridades presumen la realización de obras.

“Con una inversión de 48.3 millones de pesos, este lunes el gobernador Silvano Aureoles Conejo arrancó la construcción de la segunda etapa del edificio de Rectoría de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), obra que había sido abandonada desde hace más de 10 años”, se presumió en un boletín del gobierno del estado.

Se detalló que el proyecto contempla una tercera etapa que tendrá una inversión de 10 millones de pesos más para equipamiento y acabados.

En ese anuncio, con bombo y platillo, también estuvo presente el rector de la UMSNH, Raúl Cárdenas Navarro.

            Así la UMSNH sigue padeciendo de enfermedades crónicas que le afectan desde el interior, pero su “rostro” tendrá renovaciones y ampliaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *