José Sixto Verduzco. El Hombre que inscribió a Tuzantla en el libro glorioso de la Patria (I de III)

Por Pablo Rico Gallegos

Con admiración por el hijo adoptivo y predilecto de Tuzantla, preclaro apóstol de la  insurgencia mexicana…

El historiador y escritor  francés Robert Ambelain (1907-1997) afirmó que la Historia es para las personas adultas, mientras que los cuentos y las leyendas para aquellos que todavía no lo son. Y es que la Historia, para merecer el calificativo de “ciencia”,  debe apoyarse en documentos y datos que puedan probarse.

Por lo anterior, considero necesario aclarar que yo no soy historiador, ni de formación, ni de intención. Y acaso la única razón del atrevimiento por enfrentar esta pretendida crónica sea la convicción de la idea que mis maestros sembraron en mí, en el sentido de que es de nobleza obligada agradecer, conservar y honrar la memoria de aquellos que con sus acciones construyeron nuestro presente y que por ello es deber de cualquier persona bien nacida, transmitir a las nuevas generaciones la noticia de los hechos de los personajes que, arriesgando y ofrendando sus vidas, no han recibido más recompensa que la indiferencia y el olvido.

El texto que a continuación se presenta se sustenta en las fuentes bibliográficas que al final se consignan, por si acaso algún lector quisiera confirmar o ampliar algunos datos y/o pasajes específicos.

Entremos en materia.

La Guerra de Independencia de México no se concibe sin la decidida participación, para bien o para mal, de muchos sacerdotes cuya influencia entre la población hizo posible su inicio, desarrollo y consumación. Por ello, ha de aceptarse más allá de la metáfora, que en los campos de las batallas acaecidas entre 1810 y 1821, se respiraba un denso olor a pólvora… y a incienso.

Presento algunos destacados nombres de ellos, en orden alfabético, que no de importancia.

RELIGIOSOS INSURGENTES:

Antonio Labarrieta, Guanajuato, Gto.

Antonio Maclas, La Piedad, Mich.

Antonio María Uraga, Maravatío, Mich.

Francisco de la Parra, Dominico, Guadalajara

Francisco Javier Mina (1789-1817) fue seminarista en Pamplona, España

Francisco Lorenzo de Velasco, Canónigo de la Colegiata de Guadalupe, Oax.

Francisco Sánchez, Molango, Hgo.

Francisco Severo Maldonado, Mascota, Jal.

Fray Gregorio de la Concepción Melero y Piña, Carmelita ecónomo en S.L.P.

Fray Luis Herrera, Celaya, Gto.

Fray Vicente Santa María, Franciscano., Valladolid, Mich.

Ignacio María Ordoño, Diácono en Oaxaca

Joaquín de la Plaza y Castañeda, Otumba, Edo. de Méx.

José Ángel de la Sierra, Rector del Colegio de San Juan Bautista, Guadalajara

José Antonio Díaz, Almoloyan, Colima

José Antonio Magos García, párroco de Huichapan, Hgo.

José Antonio Talavera, Costa Grande, Gro.

José de Lugo, Franciscano, Toluca, Edo. de Méx.

José Ignacio Couto, Texmelucan, Pue.

José Julio García Torres, Cuitzeo del Porvenir, Mich.

José Manuel Correa,  cura de Nopala, Hgo., quien posteriormente combatiría al lado de Morelos.

José Manuel Herrera, Huamaostitlán, Gro.

José Manuel Santorio, Cd. de México

José María Cos y Pérez, Burgo de San Cosme, Zac.

José María Fernández del Campo, párroco de Huatusco, Ver.

José María Mercado de Luna, párroco de Ahualulco, Jal.

José María Morelos y Pavón, Carácuaro, Mich.

José Mariano de San Martín, Poblano, Secretario del cabildo de la catedral de Oax.

José Mariano Ibarra, Tepeji del Río, Hgo.

José Martínez, cura de Actopan, Hgo.

José Pablo Calvillo, párroco de Colotlán, Jal.

José Servando Teresa de Mier Noriega y Guerra, Dominico y después secularizado

Juan Bustamante, cura de Tianguistengo, Edo. de Méx.

Juan José Guerra y Larrea, Canónigo de Merced, Oax.

Juan Moctezuma Cortés,  Zongolica, Ver.

Luciano Farías, Cotija, Mich.

Manuel Anselmo Quintana, Canónigo, Oax.

Manuel de la Torre Lloreda, Pátzcuaro, Mich.

Manuel Sabino Crespo, Vicerrector del Seminario de la Santa Cruz de la ciudad de Oax.

Marcos Castellanos, Sahuayo, Mich.

Mariano Matamoros, Izúcar, Pue.

Mariano Patiño, Chilpancingo, Gro.

Mariano Salgado, Coahuayutla, Gro.

Mariano Vasconcelos, Canónigo, Oax.

Miguel Hidalgo y Costilla, cura de Dolores, Gto., iniciador del  movimiento libertador.

Miguel Ramos Arizpe, Monterrey, N.L.

Pedro Orcillés, Franciscano, Toluca, Edo. de Méx.

Sanjuanistas. Entre ellos, Vicente María Velázquez, (Capellán), Mariano Cicero, Pantaleón Cantón, Rafael Aguayo y Duarte, Pedro Almeida, estudiantes del Seminario Conciliar de Mérida, Sociedad de San Juan, Yuc.

Víctor Mañero, Canónigo, Oaxaca.

LOS ANTAGONISTAS: RELIGIOSOS QUE LUCHARON CONTRA LA INDEPENDENCIA

Antonio Bergosa y Jordán,  Obispo de Oax. y Arzobispo interino de México.

Antonio Joaquín Pérez Martínez, Obispo de Puebla, Pue.

Antonio Rodríguez, Presbítero de Oaxaca, Oax.

Antonio Tirado y Priego, Promotor Fiscal del Santo Oficio, Ciudad de México.

Bernardo del Espíritu Santo Martínez y Ocejo, Obispo de Sonora y Sinaloa.

Buenaventura Guareña, Presbítero de la Catedral de Guadalajara, Jal.

Diego Morales, Diácono  en la Catedral de Antequera, Oax.

Francisco Beye Cisneros, Abate del Convento de Guadalupe, Ciudad de México

Francisco Javier de Lizana y Beaumont, Arzobispo de Cd. de México.

Francisco Ramón Valentín Casaús Torres y la Plaza, Obispo auxiliar de Oax, Oax.

Fray Albino Ocaranza, religioso   Agustino de Oaxaca, Oax.

Fray Antonio del Niño Jesús, religioso Carmelita de Oaxaca, Oax.

Fray Diego Miguel Bringas, Canónigo del Colegio apostólico de San Fernando de México

Fray José Arbea, religioso Dominico de Oaxaca, Oax.

Fray José Jimeno, Presbítero en Zacatecas, procedente del Colegio de la Santa Cruz de Qro.

Fray Luis Carrasco, Capellán de Honor de Agustín de Iturbide.

Ignacio Morales, Diácono de Oaxaca, Oax.

Jacinto Moreno y Bazo, Canónigo magistral de Oaxaca, Oax.

Joaquín Goitia, Presbítero de Oaxaca, Oax.

José de la Pedreguera, Párroco de Jalapa, Ver.

José Francisco Álvarez, cura de Matehuala, S.L.P.

José María Hermosa, Canónigo de Villalta, Oax.

José María Sánchez, Prefecto de la Iglesia de Santa María de Guadalupe,  Qro.

José María Semper, Párroco en Real de 14, S.L.P.

José María Zenón y Mejía, párroco de Salamanca, Gto.

José Mariano Beristain de Souza, Canónigo de la Catedral de México.

Juan Bautista Díaz Calvillo, Director del Oratorio de San Felipe Neri en León, Gto.

Juan Cruz Ruiz de Cabañas y Crespo, Obispo de Guadalajara.

Juan de Dios Mantecón, Presbítero de Oaxaca, Oax.

Juan Francisco de Castañiza Larrea y González de Agüero, Obispo de Durango,  Rector del Colegio de San Ildefonso y de la Real Universidad de México.

Juan José Guerra Larrea, Canónigo de Oaxaca, Oax.

Luis Gonzaga Raz y Guzmán, sacerdote de Molango, Hgo.

Manuel Abad y Queipo, Obispo electo de Valladolid, Mich.

Manuel de la Torre, Presbítero en Lagos, Jalisco.
Manuel Díaz del Castillo, Lector y Predicador de la Orden de Santo Domingo, en México.

Manuel Ignacio del Campillo Gómez González, Obispo de Puebla, Pue.

Manuel Isid(o)ro Pérez Sánchez, Obispo de Oaxaca, Oax.

Mariano Gómez, religioso Agustino, Tulancingo, Hgo.

Mariano Iturribaría, Párroco de Tejupa, Oax.

Matías Monteagudo, Canónigo de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México.

Miguel González Lastiri, Sacerdote de Mérida, Yuc.

Nicolás García Jerez,  Obispo de León, Gto.

Pedro Agustín Estévez y Ugarte, Obispo de Yucatán.

Pedro Francisco Calvo Durán, franciscano de la provincia de Zacatecas.

Pedro José de Fonte Hernández y Miravete, Arzobispo de México.

Pedro Villaverde, religioso Franciscano, en Tancahuitz, S.L.P.

Primo Feliciano Marín de Porras, Cuarto Obispo de Linares, N.L.

A propósito he omitido de la primera lista al personaje más importante en la historia de Tuzantla, al Dr. José Sixto Verduzco, con la intención de abordar especialmente pasajes de su vida y de su obra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *