Sí hubo violencia física contra menor de Opopeo: Ombudsman michoacano

Morelia, Mich.- Viernes 13 de mayo de 2016.- Víctor Serrato Lozano, presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) dio un revés a la Procuraduría General de Justicia (PGJ), al afirmar ante la prensa que sí hubo violencia física contra el menor de Opopeo, Miguel Ángel, quien de acuerdo con diversas entrevistas hechas por esta agencia de noticias fue agredido por sus compañeras y un niño dentro de la Escuela Primaria Felipe Tzintzun, ubicada en dicha población, tras lo cual comenzó a sentirse mal y todo ello concluyó con su muerte.

Con relación al tema, Víctor Serrato declaró: “Mira, nosotros vamos muy avanzados, tenemos evidencias testimoniales y otros documentos que demuestran que sí hubo violencia física contra el menor, entonces no nos vamos a apartar de esa línea, vamos a seguirla agotando”.

Asimismo, mencionó que no contradice que Miguel Ángel haya fallecido por una broncoaspiración, pero subrayó que ésta pudo haberse dado a raíz de una violencia escolar: “He conocido ya, personalmente leí, analice la necropsia, coincido con la Procuraduría, creo que hizo un buen trabajo en ese peritaje de la necropsia, sí hubo una broncoaspiración, hasta ahí creo que la Procuraduría está bien, pero lo que la Comisión ha encontrado en ese caso es que esa broncoaspiración pudo ser resultado de bullying, de violencia escolar inmediata anterior al debilitamiento del menor, así que la Procuraduría creo que está acertada en su necropsia, sin embargo nosotros vamos por esa y por otra línea de que pudo haber sido sí broncoaspiración, pero como consecuencia de violencia escolar”.

Las contradicciones de la PGJ ¿Trabajo a medias?

En el asunto de Miguel Ángel existen diversas contradicciones de la misma Procuraduría de Michoacán, entre ellas está que el 27 de abril de 2016 la dependencia emitió una tarjeta informativa ante los medios de comunicación donde afirmaba que el menor estaba a las afueras de la Felipe Tzintzun cuando repentinamente “sufrió un desmayo” y fue trasladado al Hospital Civil de Pátzcuaro: “Durante el desarrollo de las investigaciones, se determinó que el menor SE ENCONTRABA A LAS AFUERAS DE UN PLANTEL EDUCATIVO ubicado en la comunidad de Opopeo, del municipio de Salvador Escalante, cuando sufrió un desmayo, por lo que fue trasladado al Hospital General Doctor Gabriel García, de esta ciudad, donde perdió la vida”.

Hace unos días, el área de prensa de la PGJ se puso en contacto con varios programas de radio para que Guadalupe Alfredo Becerril Almazán, subprocurador de Asuntos Especiales, hablara sobre el caso Opopeo, después de que el procurador del estado, José Martín Godoy Castro y el secretario de Gobierno, Adrián López Solís evitaran tocar el tema ante los reporteros, en esa ocasión irónicamente Becerril dijo ante los micrófonos que todo ocurrió AL INTERIOR DE LA ESCUELA: “No hubo golpes, hay un certificado de mecánica de lesiones que emiten nuestros peritos y determina que algunas de las lesiones que tiene el niño no corresponden a una violencia ejercida por sus compañeros, sino por EL DESVANECIMIENTO QUE TIENE EN LA ESCUELA”.

En la primer tarjeta enviada a la prensa la PGJ no menciona en ningún momento que el chico haya sido llevado a un médico particular, sin embargo después añade esto a través de Guadalupe Alfredo Becerril: “El niño había comido y tomado bastantes líquidos previo a este evento, él estaba jugando en la escuela con sus compañeros, se ha entrevistado a los menores, estaban jugando a ‘tú las traes’, andaban corriendo, esforzándose, se produce el primer desmayo del menor, es asistido por un maestro de la escuela, ES TRASLADO CON UN DOCTOR y después llevado al hospital. Traía un poquito de dolor de pecho y seguramente congestionamiento de las vías respiratorias”.

¿Versiones dejadas de lado?

Todo lo anterior aunado a que la Procuraduría no ha tomado en cuenta el testimonio de la abuela materna del niño, la señora Arcelia, a quien antes de morir Miguel Ángel le dijo: “ME VOY A MORIR ABUELITA, ME VOY A MORIR, PORQUE ME PEGARON BIEN FEO LAS NIÑAS”. La mujer añadió que su nieto le contó: “QUE ÉL ESTABA PARADO Y LLEGÓ UN CHIQUILLO Y LO QUERÍA AHORCAR Y LAS CHIQUILLAS LLEGARON Y LE DIERON BIEN FEO EN LAS COSTILLAS Y ACÁ EN LA ESPALDA”.

La dependencia estatal también afirmó que recabó 14 entrevistas, nueve de las cuales corresponden a menores de edad, compañeros de Miguel Ángel y refirió que en ninguna de ellas se advirtió que el niño hubiese sido agredido, por el contrario, que se confirmó que únicamente tuvo un desmayo: “En ninguno de los casos advirtieron agresión hacia el menor -los entrevistados-. Es de mencionar que el testimonio recabado a un menor de edad, familiar del hoy occiso, y que se obtuvo con la asistencia de  un representante de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, no aportó dato alguno que contradijera  las 13 versiones restantes; antes bien, fue coincidente y corroboró dichos, en el sentido de que el menor sufrió un desmayo mientras jugaba y que fue reanimado por personal docente y por familiares de Miguel Ángel, quienes lo canalizaron inicialmente con un médico de la localidad y posteriormente se dispuso su traslado a un nosocomio de Pátzcuaro, muriendo en el trayecto”.

En contraste con lo dicho por la institución estatal RED 113 obtuvo la versión de varios niños, también compañeros de escuela de Miguel Ángel, que presenciaron el hecho y ellos narraron en su momento: “LE ANDABAN PEGANDO LAS CHIQUILLAS, LO AVENTARON A LA PARED, LO ANDABAN APACHURRANDO, SE DESMAYÓ Y UN CHIQUILLO GRANDOTE QUE LE DICEN EL GEMELO LO LEVANTÓ DEL PESCUEZO. SALTABAN SOBRE ÉL, LE ESTABAN DANDO DE PATADONES, ASÍ COMO BULLYING”.

Los inimputables: Fiscal Especial en Delitos de Alto Impacto

Guadalupe Alfredo Becerril, Fiscal Especial en Delitos de Alto Impacto de la PGJ dijo en radio de manera tajante ante este caso: “Son menores de 12 años, -el fallecido- tenía una edad dentro de este rango, hay que decirlo con toda claridad: Tienen una condición de inimputables, cualquier menor de 12 años son formalmente inimputables ante la ley, a partir de los 12 a los 15 ya pueden ser sujetos a algún tratamiento en términos de la Ley de Justicia para Adolescentes y de los 15 a los 18 ya responder por sus actos, aquí estamos en principio en un tema de que son con toda la naturaleza de un menor de edad: A veces un tanto imprudentes, un tanto poco previsores de las cosas y bueno pues datos de que lo hayan golpeado no lo tenemos así”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *