LA CRECIENTE TENSIÓN ENTRE IRÁN Y ESTADOS UNIDOS; UN ANALISIS A LA PAZ MUNDIAL.

Lic. Hiram Vázquez Pérez

Cada día parece que nos acercamos más a un inminente conflicto bélico entre los países de Irán y Estados Unidos, los cuales desde hace mucho tiempo han tenido diversas disputas en varios ámbitos, que regularmente se han transformado en sanciones de índole comercial, situación que es el pan de cada día con el mandatario norteamericano. Parece que esta ocasión ha sido la punta de lanza o la gota que derramó el vaso para el gobierno iraní, dado que la última acción implementada por su similar occidental afecta directamente a la máxima figura ideológica, política y religiosa del país, el Ayatola. Recientemente el gobierno de Teherán mencionó que la diplomacia había llegado a su fin y que por ende no volverían a mantener ninguna mesa de diálogo con Washington.

Haciendo una pequeña remembranza de lo sucedido en las últimas semanas, empezaremos señalando que el incendio provocado a buques petroleros norteamericanos fue rápidamente achacado al gobierno iraní, quien negó dichas acusaciones y así mismo señalaba que tenía infinidad de pruebas a favor. Hace unos días un dron del gobierno de Trump fue interceptado y derribado por el ejército del Ayatola, argumentando que se encontraba invadiendo espacio aéreo de Irán, mientras que por su parte Washington denunciaba que había sido víctima de una ataque, dado que dicho artefacto de rastreo se  encontraba sobrevolando espacio aéreo internacional. Este último hecho detonó una serie de tuits por parte del gobernante de la Casa Blanca, donde incluso mencionaba que estuvo a 10 minutos de presionar el “famoso” botón rojo, pero “algo” lo detuvo, pretendiendo continuar con la paz y el dialogo, e instar a las instituciones internacionales en la materia a poner fin a dicho conflicto.

Todo hasta este momento nos hace pensar que realmente nuestro vecino del norte busca la paz, pero todo va acorde a una situación que domina el mundo actual, la economía. Como primer punto, cabe destacar que los Estados Unidos son un país que lucra con los conflictos bélicos, simplemente observemos que la principal industria de dicho país es armamentista, ¿a quién no le convendría una guerra?, pero nos encontramos con que el producto que más compra al extranjero y en especial al Medio Oriente es el oro negro.

Adentremos más en este tema, con el incendio de los buques petroleros estadounidenses el crudo tuvo una alza de 4%, por otra parte se rumora que ante el ataque que planeaba el señor del copete naranja hacia tierras iraníes iba a tener un precio económico muy alto, tan solo este simple actuar aumentaría hasta en un 40% el precio del petróleo, razón que argumentan los especialistas, detuvo el accionar de Donald Trump, así mismo una guerra contra el país del Ayatola le valdría un costo incalculable a Washington y a sus aliados, porque una de las posibles estrategias que realizaría el gobierno de Teherán, sería cerrar el estrecho de Ormuz, única salida marítima que existe en el Golfo Pérsico y por donde transita el 40% del crudo que se comercializa en los países industrializados.

A su vez recordar que irán no es Afganistán ni mucho menos Irak, su ejército se encuentra entre los mejores catorce de todo el planeta, sin mencionar que es uno de los países que cuentan con un programa nuclear, que aun con todas estas características se ve inferior al poderío militar norteamericano, pero es importante recalcar que los primeros embates de defensa por parte del gobierno iraní serían hacia los aliados de la Casa Blanca, léase Israel, Arabia Saudita, entre otros.

Lejos de pensar en la paz que tanto manejan los gobiernos internacionales y sobre todo ese discurso que manejan hacia los ciudadanos de todo el mundo, nos damos cuenta que los intereses son muy distintos en el actuar, la ambigüedad dentro de las políticas de diplomacia o de acuerdos solo quedan en el papel, todo se traduce a disputas comerciales que frenan en seco hasta los arrebatos más infantiles del niño Trump. Así las cosas en la actualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *