Ansiedad y depresión son trastornos emocionales complejos

En entrevista para El Despertar, la psicóloga y terapeuta Marlen Hernández Graciano nos habla acerca de cómo enfrentarnos estas emociones que no entendemos y que cada día se presentan de manera recurrente en la sociedad.

El confinamiento propiciado por el Covid-19 nos ha removido por dentro. Hay quienes han experimentado ansiedad por primera vez, quienes han tenido que enfrentarse de manera poco habitual a un siempre difícil duelo, y quienes, aunque ya vivamos en la llamada «nueva normalidad» todavía no saben muy bien cómo gestionar todo lo que sienten, lo que han vivido, que implica también problemas en pensamientos y conductas.

Aunque son distintos, presentan ciertas similitudes que pueden ocasionar confusión al intentar distinguirlos.

La ansiedad es un sistema de alerta que se activa en previsión de un peligro o amenaza futura. Las personas con trastornos de ansiedad enfrentan sentimientos intensos e incontrolables de ansiedad, temor, preocupación o pánico. Además, es común que la actividad fisiológica se manifieste también a nivel psicológico, produciéndose un mayor número de distracciones, hipervigilancia, aprensión, irritabilidad, inseguridad, etc. Los pensamientos están relacionados con la amenaza, la sobrevaloración del riesgo y la minusvaloración de los propios recursos. Estos sentimientos pueden interferir con las actividades diarias y pueden durar por bastante tiempo.

La depresión es más que solo sentirse triste o tener un mal día. Cuando la tristeza dura bastante tiempo e interfiere con las actividades normales diarias, usted podría estar deprimido. El estado de ánimo deprimido, o depresión, se activa ante eventos pasados que implican pérdida, degradación o fallos, produciéndose quietud, disminución o lentificación de los movimientos y una tristeza profunda.

La causa exacta de la depresión se desconoce. Puede ser causada por una combinación de factores genéticos, biológicos, ambientales y sicológicos.

Aspectos diferenciales

Además, en los trastornos de ansiedad hay otra serie de características diferenciales respecto de la depresión. No hay variación a lo largo del día (salvo en algunos casos con fuertes componentes anticipatorios, que suelen sentirse peor al despertarse y primeras horas del día), ni en las diferentes estaciones del año. Por otro lado, la ansiedad no implica perdida de la capacidad de disfrute y obtención de placer, como sucede en la depresión.

Resumen de las características definitorias de la Ansiedad

· Sistema de alerta

· Eventos de daño o amenaza

· Pensamientos de daño o amenaza

· Aumento de la activación y conductas de ataque, lucha o huida.

· Tensión

· Aspectos específicos de los trastornos de ansiedad (rituales, flashbacks, miedo al miedo…)

· El tratamiento reduce la activación y demuestra la no relación entre los estímulos o situaciones y una amenaza real y altamente probable.

Resumen de las características definitorias de la Depresión

· Sistema conservación/regulación de energía

· Pensamientos de fallo, pérdida o degradación

· Disminución de la actividad física y social (retraimiento y enlentecimiento de los movimientos)

· Tristeza y dificultad para sentir placer

· Culpa inapropiada

· Baja autoestima y sentimientos de inferioridad

· Tener malestar, dolores, dolores de cabeza o problemas estomacales que no se mejoran con tratamiento.

· Sentirte culpable, que no vale nada o desamparado.

· Pensar en el suicidio o en hacerse daño.

Tratamiento para la depresión

Hay muchos tratamientos útiles para la depresión. El tratamiento para la depresión puede ayudar a reducir los síntomas y acortar la duración de la depresión. El tratamiento puede incluir recibir terapia o tomar medicamentos. Su médico o profesional de salud mental calificado puede ayudarlo a determinar cuál tratamiento es mejor para usted.

Si usted cree que está deprimido, hable con su médico o un profesional de salud mental inmediatamente. Esto es especialmente importante si sus síntomas empeoran o están afectando sus actividades diarias.

Tratamiento para la Ansiedad

Para diagnosticar un trastorno de ansiedad, tu proveedor de salud mental puede:

Realizarte un examen psicológico. Esto implica hablar sobre tus pensamientos, sentimientos y comportamientos para ayudar a identificar un diagnóstico y detectar las complicaciones relacionadas. Los trastornos de ansiedad a menudo se producen junto con otros problemas de salud mental, como la depresión o el abuso de sustancias, lo que puede complicar la determinación del diagnóstico.

Los médicos psiquiatras utilizan los criterios del Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, DSM-5), publicado por American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría), para diagnosticar un trastorno de ansiedad.

Tratamiento

Los dos tratamientos principales para los trastornos de ansiedad son la psicoterapia y los medicamentos. Es posible que obtengas los mayores beneficios con una combinación de ambos. Puede que sea necesario probar para descubrir cuáles tratamientos funcionan mejor para ti.

La gran mayoría de las personas que padecen trastornos de ansiedad pueden reducir o eliminar sus síntomas y regresar a una vida normal al cabo de varios meses de psicoterapia apropiada.

Los trastornos de ansiedad con frecuencia van de la mano de la depresión De tal modo que en determinadas personas es posible encontrar depresión con algunos de los rasgos enunciados para la ansiedad, y a la inversa, personas con ansiedad patológica que presentan características propias de la depresión.

Es posible que debas consultar a un especialista en salud mental si sufres ansiedad o depresión. Un psiquiatra es un médico que se especializa en el diagnóstico y el tratamiento de afecciones de la salud mental. Un psicólogo clínico puede diagnosticar al igual y brindar asesoramiento (psicoterapia).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *