Con mega operativo la policía “revienta” Francisco Serrato

Zitácuaro.- Desde temprana hora, del pasado jueves, un fuerte operativo se preparaba para ingresar a las tenencias de Francisco Serrato, Crescencio Morales y Donaciano Ojeda. Dicha reacción policiaca se ejecutaba un día después de que habitantes de dichas comunidades bloquearan las carreteras que conducen al Estado de México. Mismos que se manifestaron en contra de la detención de Víctor Hernández Martínez, jefe de tenencia de la comunidad arriba mencionada.
Poco después de las ocho de la mañana, la fuerte presencia policiaca llamó la atención de los ciudadanos que circulaban por el lugar, mientras a la entrada de la tenencia se mantuvo un retén, donde se hacían revisiones a los automovilistas que por ahí cruzaban. En la tenencia comenzaron a llegar los elementos policiacos a bordo de camionetas, camiones, un vehículo blindado y un helicóptero que sobrevolaba la zona.
Rápidamente las redes sociales se incendiaron con imágenes y denuncias de la población, que indicaban estar siendo víctimas de abusos por parte de la policía anti motín que llegó al lugar. Las imágenes mostraban los daños causados por los elementos policiacos.
Vidrios rotos, puertas forzadas y saqueo en los domicilios, así como la irrupción a las escuelas, eran sólo algunas de las denuncias públicas que hacían los pobladores de Francisco Serrato. Por medio de Facebook, pedían la presencia de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) para que diera cuenta de lo que estaba sucediendo.
En una primera información se decía que la policía buscaba a presuntos responsables del linchamiento de cuatro personas en Crescencio Morales, sin embargo la población revelaba que no respetaban los domicilios y se metían sin contar con una orden para hacerlo, violentando las puertas para poder ingresar y llevarse detenidos a algunos.
Los medios de comunicación también daban cuenta del operativo que en ése momento se llevaba a cabo en Francisco Serrato, compartiendo imágenes y videos que los mismos habitantes hacían llegar a los reporteros, o que simplemente eran tomados de la popular red para publicarlos en sus medios.
Los abusos eran confirmados gracias a las imágenes que la misma ciudadanía hacía llegar y que eran tomadas con sus teléfonos celulares, los cuales eran decomisados por la policía para evitar quedara prueba de lo que estaban haciendo.
Cerca de las tres de la tarde el operativo terminó, ante la molestia de la población, que dijeron temen una nueva incursión violenta por parte de la policía en sus comunidades, ya que aparte de haber entrado a los domicilios y las escuelas, los dejaron prácticamente incomunicados, al haber bloqueado el acceso a la zona mazahua.
Los afectados indicaron que los principales responsables de estos acontecimientos son las autoridades municipales y estatales, que bajo el pretexto de buscar a los culpables de los linchamientos aprovecharon para destruir sus pertenencias, amenazándolos que de no colaborar con ellos serían detenidos.

La población manifestó desconocer que o a quienes buscaban, ya que la policía no daba explicaciones, sólo se dedicaban a hacer destrozos y a callar a la gente que preguntaba qué era lo que buscaban. La inconformidad –explican-, es porque la policía estatal llegó a amedrentarlos con violencia, pateando puertas y rompiendo vidrios, asustando a los niños que estaban en la escuela tomando clases y golpeando a la gente que se encontraban a su paso.
Hasta el momento las autoridades han guardado silencio en cuanto al tema respecta, ignorando si es verdad que hubo detenidos en el operativo realizado el jueves.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *