Murió el mejor futbolista de Zitácuaro, “El Rorro”

Ezequiel Bárcenas se convirtió en ídolo de la afición futbolera.

Por: Gabriel Gómez Rodríguez

H. Zitácuaro, Mich. – Murió Ezequiel Bárcenas Mendoza, conocido popularmente como “El Rorro”, se convirtió en un ídolo, un jugador de época, considerado el mejor de todos los tiempos. Quienes lo conocieron, expresaron para “El Despertar” que Ezequiel Bárcenas era un “jugadorazo”, militó en el Deportivo Zitácuaro, en la Unión de Tablajeros, el Milán, entre otros.

Tenía una habilidad formidable y jugueteaba con la pelota al estilo de Diego Armando Maradona. Hacía dribles y se llevaba a cuanto jugador estaba a su paso. Cuando dominaba el balón en sus entrenamientos, quienes lo iban a ver jugar expresaban que el balón era parte de su cuerpo.

Tenía la habilidad y la inteligencia para derribar a sus contrincantes y aunque tenía la marca de dos o tres jugadores, sus extraordinarias cualidades lo hacían único en la cancha.

“El Rorro” llegó a pisar el terreno profesional de esa época y se fue a probar al Club Deportivo Toluca, equipo en el militó por poco tiempo, pero en cuestión de minutos dejóasombrado al respetable público.

Una de sus cualidades es que pateaba el balón con ambos pies, poseía un toque exquisito, además de que tenía una pegada tremenda al lanzar tiros de larga distancia.

Cuentan de Ezequiel que, hubo una ocasión que era tan fuerte un disparo de larga distancia, que incluso metió el balón con todo y portero.

Peleaba los balones siempre, al grado de que cuando estaba un balón a punto de salir del terreno de juego, iba yrecuperaba esa pelota. Luego mandaba certeros centros para que el rematador nada más empujara la pelota. 

Hacía la labor más difícil y los centros que enviaba los ponía prácticamente “con la mano”. Es decir, muy efectivos y fáciles para los rematadores. Se ganó la simpatía de los aficionados con su forma de ser y su estilo de jugar. 

Tenía ese carisma con el público, que los aficionados le brindaban aplausos desde las gradas y provocaba en los asistentes euforia.

Desde su niñez tuvo un encanto por el futbol y en el antiguo rastro municipal, en la calle de Hidalgo, ahí se divertía con sus amigos de esa época, jugando con las vejigas de los toros.

Además de jugador, también fue formador de talentos, no fue una persona que se guardara sus conocimientos, por ejemplo, enseñaba tanto a niños y jóvenes para que mejoraran su técnica.

Sin embargo, una de sus etapas fallidas como jugador fue haber caído en las garras del alcohol, lo que no le permitió el éxito futbolístico. De no ser por ello, “El Rorro” hubiera podido llegar a ser seleccionado nacional y representar a México en mundiales.

En la presente semana se dio a conocer su fallecimiento, muchos todavía lo recuerdan como un excelente futbolista y como una persona de calidad humana.

Ezequiel Bárcenas Mendoza nació en Zitácuaro, Michoacán,el 10 de abril de 1932, partió físicamente a la edad de 90 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: