Cárceles michoacanas en la mediocridad


-CNDH las evaluó.
Por: Esteban Patricio M.
Cuando se detiene a un delincuente, la expectativa de la sociedad es que su reclusión lo
aleje de la sociedad y que quizá eso le pueda ayudar a reformarse. Pero en Michoacán esa
posibilidad es aún lejana, sus centros penitenciarios están entre los más conflictivos de
México y sus calificaciones son mediocres.
LA REVISIÓN
Recientemente la Comisión Nacional de Derechos Humanos publicó su Diagnóstico
Nacional de Supervisión Penitenciaria (DNSP), una evaluación que examina la situación
que impera en el sistema penitenciario nacional, por medio de evaluaciones de cada uno de
los centros que se supervisan.
En ella se verifican las condiciones de estancia e internamiento de las personas procesadas
y sentenciadas, ponderando ante todo el respeto y la observancia a los Derechos Humanos.
La evaluación se hace desde el 2006 y es una atribución conferida en el artículo 6°, fracción
XII de la Ley de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.
LOS RESULTADOS
En sus resultados la CNDH indicó que se detectó un generalizado abandono institucional
por parte de las autoridades penitenciarias, gobiernos estatales, municipales y
corresponsables en la materia inobservando lo mandatado en la Ley Nacional de Ejecución
Penal.
También destacó que “las personas privadas de la libertad indicaron durante las
supervisiones que tampoco habían sido frecuentadas, ni asistidas, durante años por
personal de los Organismos Protectores de Derechos Humanos locales para la observancia,
protección y defensa de sus derechos humanos”.
LA SITUACIÓN EN MICHOACÁN
Los resultados en este estudio para los 12 centros penitenciarios que hay en Michoacán,
pueden calificarse como “mediocres” , la calificación general es de 6.14 en la escala del 1 al
10.
Basta mencionar que de estos de sus 11 centros penitenciarios estatales sólo uno está
certificado por la Asociación de Correccionales de América (ACA), la cual tiene como
objetivo la dignificación y mejora de la vida de las personas privadas de su libertad,
mediante el mejoramiento de la infraestructura de las instituciones penitenciarias y el
reforzamiento en los controles de seguridad, con base en los estándares internacionales en

la materia, esto sin dejar de mencionar que no significa que con la acreditación no se
presenten violaciones a los derechos humanos de las personas privadas de la libertad.
Un aspecto importante, pero que en Michoacán salió reprobado, fue reinserción
social de las personas privadas de la libertad.
SISTEMA PENITENCIARIO MICHOACANO MAL PARADO A NIVEL NACIONAL
También se puede destacar que Michoacán está entre los cinco estados que tienen más
incidentes en sus cárceles, con 71 sucesos. Sólo es rebasado por Baja California que
registró 112 hechos, Nuevo León con 143, Estado de México con 147 y Ciudad de México
con 348.
También es la entidad donde hubo más intentos de suicidio entre sus reos, pues en 2020
resgistró sólo 3, mientras que en 2021 fueron 14, el incremento es de poco más de 300%.
Pero además hubo 5 suicidios que sí se concretaron.
Otro aspecto en el que Michoacán lamentablemente destaca, es la violencia dentro de las
cárceles; pues es el tercer estado con más incidencia de riñas, con 63 durante 2021, solo
hubo más en el Estado de México (142) y Nuevo León (116).
Además, Michoacán se ubica entre los siete estados de la república donde hubo fugas de
reos, fue uno el que logró escapar durante 2021.
También está entre los nueve estados donde se registraron motines de los reos, con un
evento de este tipo.
EL MEJOR Y EL PEOR CALIFICADO
En esta evaluación, el centro penitenciario michoacano que salió mejor evaluado, fue
Centro De Reinserción Social Tacámbaro, donde se detectaron: inadecuada clasificación de
las personas privadas de la libertad, insuficiencia o inexistencia de actividades deportivas;
además de Insuficiencia o inexistencia de actividades laborales y de capacitación.
También a este sitio se le indicó que tiene insuficiencia en los programas para la prevención
de adicciones y desintoxicación voluntaria.
En contraparte, la peor evaluación fue el Centro Penitenciario De Alta Seguridad
Para Delitos De Alto Impacto No. 1 , mejor conocido como Mil Cumbres, en la capital del
estado.
En este se determinó que hay deficiencias en los servicios de salud, deficiente separación
entre hombres y mujeres, falta de prevención de violaciones a derechos humanos y de
atención en caso de detección, hacinamiento, además de insuficiencia de programas para la
prevención y atención de incidentes violentos.

Incluso hay deficiencias en la alimentación, inexistencia o deficientes condiciones materiales
e higiene de instalaciones para la comunicación con el exterior, presencia de actividades
ilícitas, falta de capacitación del personal penitenciario y deficiente integración del
expediente técnico-jurídico.
Entre la inseguridad y violencia que asedia al estado, la expectativa de un castigo o
una posible readaptación de quienes cometen los ilícitos parece ser una opción poco
probable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *